Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es cultura CULTURA 55 Total de ayudas en 2014: 4.335.360 euros -Instituto de España: 252.870 euros Salón de plenos de la Real Academia Española (RAE) -RAE: 1.618.910 euros -Bellas Artes de San Fernando: 671.790 euros -Historia: 390.780 euros -Ciencias Exactas, Físicas y Naturales: 269.000 euros -Ciencias Morales y Políticas: 366.490 euros -Medicina: 277.100 euros -Jurisprudencia y Legislación: 238.160 euros -Farmacia: 250.260 euros FOTOS: INSTITUTO DE ESPAÑA IGNACIO GIL das las academias 4.335.360 euros, apenas medio millón más de lo que la RAE recibió hace cinco años. Estos recortes han afectado fundamentalmente a los gastos corrientes, y algunas confiesan tener problemas para afrontar las nóminas de los trabajadores que velan por el patrimonio histórico, documental, científico o artístico que atesoran. Recursos y actualidad ¿Cómo obtienen sus recursos estas instituciones más allá de las subvenciones públicas? Principalmente, con patrocinios. Hacemos una intensa labor de búsqueda de mecenazgos y patrocinios. También es verdad que ser la institución cultural más antigua de España facilita las cosas dice Javier de Blas, coordinador de proyectos y relaciones institucionales de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La paradoja es que durante la crisis, la academia ha mantenido, incluso incrementado, las actividades culturales, realizadas gracias a estos patrocinios, pero ha tenido ciertas dificultades en cuanto a gastos corrientes Como también ocurre con el Prado o el Thyssen, la Academia de Bellas Artes ha cedido o compartido espacios para eventos no específicamente culturales. Del mismo modo opera la de Historia, que procura acrecentar el patrimonio que recibimos mediante, por ejemplo, el alquiler de locales aclara Barrios. Muchas de ellas aclaran que, a día 1 de enero, su presupuesto de actividades es cero, y que todo evento depende de su capacidad para encontrar quién lo financie. Y, finalmente, siguiendo el ejemplo de la RAE, está la edición de obras de referencia como forma adicional de fi- de Historia, como indica Barrios, posee una biblioteca cercana al medio millón de ejemplares y un importantísimo gabinete de antigüedades que dirige el profesor Almagro, nuestro Anticuario Perpetuo Además, muchas de ellas reciben un patrimonio procedente de herencias o donaciones, que en los últimos años se han visto obligadas a emplear a regañadientes. En 2009, los Presupuestos Generales del Estado destinaban al Instituto de España y sus ocho Reales Academias 10.519.260 euros, de los que un 37 fue a parar a la RAE. Dos recesiones después, los PGE de 2014 destinaban a to- Pleno de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas nanciación. Un ejemplo de esto es el Diccionario Biográfico de la RAH o un celebrado volumen lexicográfico de terminología médica editado por la Real Academia Nacional de Medicina. También estamos trabajando en un diccionario panhispánico de términos médicos que recoja incluso los modismos o el habla médica vulgar de todos los países en lengua española dice Poch. Pero el principal reto de estas instituciones no está sólo en cuadrar sus cuentas, sino en encontrar su lugar en la época que les ha tocado vivir. El objetivo fundamental de las Reales Academias es el ciudadano dice Blas, si no, no tienen ningún sentido Tiene que significar, esencialmente, un servicio a la sociedad opina el secretario de la RAH. Las academias se deben abrir, mostrar lo que hacemos, ser útiles Muchos echan, por ejemplo, en falta que la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas hubiese surgido como referencia en asuntos como el proceso catalán. Y lo desolador es que lo ha hecho. Estamos realizando grandes esfuerzos para transmitir conocimientos y experiencias a la opinión pública dice Oreja, a través de encuentros, seminarios o un ciclo de conferencias que se está realizando actualmente sobre La cuestión catalana en la que intervienen seis académicos Existe, por último, otro factor, acaso el único realmente anacrónico, que rodea a las Reales Academias en 2014. Fíjense, todas las voces de este reportaje son masculinas. Tenemos que abrirnos más a las mujeres, es una cuestión ética tanto como práctica dice Galindo, que, pese a todo, reconoce ciertos progresos en la Real Academia de Ciencias Exactas. Hace pocos años tenían cero académicas y ahora tienen seis.