Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es deportes ABCdelDEPORTE 39 Jornada 10 Liga BBVA LEVANTE ALMERÍA Lucha cruenta en San Mamés La intensidad y garra del Athletic frena a un buen Sevilla al que le falló la traca final el Sevilla también porque se lesionó Aduriz, que es un peligro permanente para cualquier defensa, y eso obturó un tanto la ofensiva bilbaína. En la segunda parte pasó todo lo que esperaba Emery. Todo menos el gol del empate. El Sevilla pasó primero a nivelar el choque, luego a dominarlo y finalmente a ser una máquina trituradora en el que fallaron las cuchillas finales, todas ellas oxidadas. Bacca o no llegaba o se pasaba de frenada y el Athletic, viendo el triunfo cerca, cerró filas con el sacrificio y solidaridad de todos (excelente Etxeita) con el empuje de la grada y con la visión de juego de Valverde, que quitó a Muniain del campo para meter a Gurpegi y cerrar los caminos a Iraizoz. El partido se puso tenso, bronco, duro y a cara de perro, pero en ese escenario el Athletic se movió algo mejor que el conjunto sevillano que, sin embargo, dejó una gran impresión. 2 1 El Levante recupera su estilo R. COSÍN 1 ATHLETIC Iraizoz Iraola Etxeita Laporte Balenziaga Iturraspe M. Rico Susaeta (61) De Marcos Muniaín (82) Aduriz (28) Guillermo (28) Aketxe (61) Gurpegi (82) GOLES 1- 0, m. 12: Aduriz. 0 SEVILLA Beto Coke N. Pareja Carriço Tremoulinas Krychowiak M Bia (46) A. Vidal D. Suárez Vitolo (46) Bacca (70) Banega (46) Gameiro (46) I. Aspas (70) EL ÁRBITRO Estrada Fernández. (Comité catalán) Amonestó a los locales Aduriz, Iturraspe, Etxeita y Guillermo, y a los visitantes Pareja, M Bia y Bacca. El Levante utilizó un manual de juego práctico y efectivo para vencer al Almería. Sin secretos y básico: solvencia atrás, líneas juntas, sacrificio global y el contragolpe como arma ofensiva. Así firmó Lucas Alcaraz su primera victoria desde que hace dos semanas sustituyera a Mendilibar en el banquillo. Los andaluces asumieron el control del balón en muchos momentos, pero los azulgrana minimizaron espacios y resolvieron con los goles de Barral y Víctor Casadesús. Un triunfo a modo de inyección moral. Tras el gol de Barral en el primer acto, el Almería se fue apagando, pero se recuperó tras el descanso y Zongo igualó en un saque de esquina. Pero el Levante golpeó de nuevo. Gavilán sacó un libre directo, que se fue al palo, y Víctor remachó para redondear el triunfo. LEVANTE Mariño, Vyntra, Navarro, Juanfran, Nikos; Camarasa (Sissoko, m. 72) Diop, Rubén (Morales, m. 78) Ivanschitz (Gavilán, m. 65) Casadesús y Barral. ALMERÍA Rubén, Ximo Navarro, Dos Santos, Trujillo, Dubarbier; Corona (Hemed, m. 57) Verza, Edgar Mendez (Soriano, m. 65) Thomas, Zongo y Thievy (Wellington, m. 65) GOLES 1- 0, m. 26: Barral. 1- 1, m. 69: Zongo. 2- 1, m. 75: Víctor. EL ÁRBITRO Prieto iglesias (Colegio navarro) Amonestó por el Levante a Navarro, Nikos y Diop, y por el Almería a Méndez y Dubarbier. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID Hierve el Bocho. Se huele partido grande, de esos en los que luego hay comilona, café, puro más risas si gana el de casa y maldiciones sin fin si pierde. Además viene el Sevilla, un Sevilla grande, con posibilidades de ser líder si gana el partido. No hay mejor escenario para un equipo como el de los leones, que se calientan con choques de este calibre. Se presentó pues el Athletic en San Mamés con las garras afiladas y el ánimo dispuesto. Con mucho músculo en la medular porque ya sabía Valverde que al equilibrio y buen hacer del Sevilla en todas las líneas tendría que meter presión, fuelle y agresividad, todo a doscientos por hora. Así que el partido arrancó como un terremoto. El grupo de Valverde arremetiendo como una locomotora, tanto que al minuto 12 Aduriz empalmó una volea tremenda al borde del área pequeña que venció la resistencia de Beto. El Sevilla, que había comenzado entero, se tambaleó, casi al borde del K. O. A pesar de que es un equipo íntegro, de mucho juego y serenidad, acusó el golpe, sobre todo porque el Athletic olió sangre y se fue a por el partido con todo. Fue justo entonces cuando se vio la valía de los andaluces. Agruparon líneas bajo la supervisión de Emery, taparon huecos y buscaron el fútbol que les podía dar Denis Suárez, Vitolo o Tremoulinas, que son palabras mayores cuando hablamos de futbolistas. Intuía Emery, e intuía bien, que lo peor estaba pasando en ese momento porque tanto derroche físico de los leones tendría que bajar sí o sí en la segunda mitad. Si aguantaban el chaparrón tendrían opciones. Tuvo suerte Un doblete de Jonathas da aire al Elche X. HERNÁNDEZ El Español apareció como agua de mayo en el Martínez Valero. Visitaban los de Sergio a un Elche que arrancaba la jornada compartiendo el farolillo rojo y acabaron sumando otro partido sin ganar. El brasileño Jonathas, autor de dos goles, fue la figura más destacada del choque. Batió a Casilla en dos momentos clave. Primero aprovechó un error del portero en un balón centrado y luego, después del descanso, recogió una buena combinación en ataque. Los ilicitanos, que acabaron con nueve, pidieron la hora en un último tramo en que Stuani puso emoción a través de un gol de penalti. Igual que hace una semana ante el Depor, los pericos pagaron su falta de acierto. Saben cómo crear peligro, pero acumulan dos jornadas con problemas para concretar. Les faltó precisamente lo que le sobró a Jonathas, máximo goleador del Elche en lo que va de Liga con cinco tantos. En el mi- 2 ELCHE Tyton Damián Enzo Roco Lombán D. Cisma Pasalic Mosquera Víctor (89) Rodrigues C. Herrera Jonathas Coro (73) José Ángel (80) Albácar (89) 1 ESPAÑOL Casilla J. López Colotto Álvaro Fuentes Cañas Álex L. Vázquez Montañés S. García Stuani Jordán (58) Caicedo (58) Salva Sevilla (76) GOLES 1- 0, m. 19: Jonathas. 2- 0, m. 52: Jonathas. 2- 1, m. 86: Stuani (p) EL ÁRBITRO Teixeira Vitienes (cántabro) Amonestó a Pasalic, Cañas, Cisma (2) Álvaro y Rodrigues (2) Jonathas celebra uno de sus goles EFE nuto 19, el espigado punta se anticipó a Casilla para rematar a puerta vacía un servicio desde la banda derecha. Pudo empatar el Español, pero no hubo manera. Tras el descanso, el mismo protagonista anotó la sentencia. Celebró con rabia la afición franjiverde, necesitada de alegrías.