Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es economia ECONOMÍA 33 entraña una banca más segura, lo que significa que tendrá menos rentabilidad que antes de la crisis, pero menos riesgo. ¿Cómo se ve desde el FMI la actual situación económica? ¿Estamos ante una tercera recesión en Europa y ante un frenazo de la economía mundial? -Mantenemos nuestra previsión de que continúe la recuperación económica, con un crecimiento mundial del 3,3 para este año y del 3,8 para el próximo, pero estos ritmos de crecimiento son menores de los que preveíamos hace seis meses. Por tanto, la recuperación continúa pero es menos vigorosa de lo que a todos nos gustaría. En el caso de Europa, y en concreto de la zona euro, prevemos que se mantenga la recuperación, que la economía crezca ligeramente por debajo del 1 este año y unas décimas por encima del 1 el próximo. Pero es cierto que, en la zona euro, la recuperación es también más lenta de lo que habíamos previsto hace seis meses. ¿Pero descartan otra recesión? -Lo que vemos es que, siendo el escenario central de recuperación, existe un riesgo de recesión que nosotros ciframos ligeramente por encima del 30 Lo importante es que las autoridades europeas tomen las medidas que permitan, no solo evitar un recesión, sino que se supere el escenario central, aplicando políticas más vigorosas de las que hasta ahora se han implantado. Y dentro de ese tipo de políticas, las reformas estructurales son fundamentales porque hay que incrementar el bajo potencial de crecimiento que existe en Europa. Y al mismo tiempo, algunos países como Alemania, que tiene un superávit de balanza por cuenta corriente muy importante, podrían llevar a cabo mayores inversiones en infraestructuras, lo que sería bueno para Alemania e, indirectamente, favorecería la demanda en el resto de Europa. ¿Qué países tienen que hacer más reformas? -Prácticamente todos los países de la UE tienen reformas pendientes, pero fundamentalmente estamos hablando de países como Francia e Italia que aún tienen un gran camino por recorrer. ¿Y España? -Es verdad lo que se ha dicho de que en las asambleas anuales del Fondo de hace unas semanas España se utilizó como ejemplo de un país en el que las reformas, básicamente la del mercado de trabajo y la financiera, se han lleva- El Fondo adapta sus recetas a cada etapa económica ¿Se contradice el FMI al pedir austeridad unas veces y otras políticas expansivas? -Tratamos de dar el mejor consejo según la situación, y cuando esta cambia es lógico que cambie el consejo. En 2008, ante la inminencia de un colapso de la economía mundial que podría haber llevado a otra gran depresión, el Fondo propuso políticas macroeconómicas expansivas. Sin ellas la depresión hubiera venido, así que fue un consejo acertado. En 2010, al ver que algunos países tenían problemas de sostenibilidad de la deuda pública, no tanto por esas políticas fiscales expansivas sino por la fortísima caída de la actividad económica, el Fondo recomendó políticas de consolidación fiscal, advirtiendo que su pauta temporal debía adecuarse a la situación de cada país. Y ahora, cuando hemos visto que la economía global crece con menos vigor del deseable, planteamos que las políticas fiscales no impidan que actúen los estabilizadores automáticos en los países en los que la demanda sea débil. Nueva recesión En el FMI creemos que se mantedrá la recuperación; pero hay algo más de un 30 de posibilidades de una tercera recesión en Europa Reformas e inversión Alemania debe invertir más en infraestructuras, e Italia y Francia adoptar las reformas pendientes Política monetaria Nos parece muy bien lo que está haciendo el BCE ante los riesgos de la Eurozona gente en el que las reformas del nuevo Gobierno están mejorando las estructuras productivas del país, alimentando la confianza, la inversión, y esto se está traduciendo en más crecimiento. Como contrapunto tenemos el caso de Brasil, en el que el proceso de reformas ha sido muy débil en los últimos años y eso se ha reflejado en menores ritmos de crecimiento de lo deseable. ¿Y los riesgos para la economía española vienen de dentro corrupción, fragmentación política, auge del separatismo catalán o del frenazo europeo y mundial? -La economía española está integrada en Europa y en el entorno económico do a cabo con notable éxito y esto ha servido para mejorar la confianza y la situación económica. Luego España es un ejemplo claro de que las reformas no solo rinden dividendos en el largo plazo, sino que también repercuten positivamente en el corto plazo sobre la actividad económica. España es ahora mismo un país que está recogiendo los beneficios de las reformas en términos de mayor crecimiento. De hecho, es uno de los pocos países de la zona euro en donde hemos mejorado nuestra previsión de crecimiento en relación con la que teníamos hace seis meses. Fuera de España querría poner el ejemplo de México, como un país de economía emer- global. En la medida en que las decisiones que se adopten en nuestro país contribuyan a aumentar la confianza y el potencial productivo de la economía, será beneficioso. Pero, la marcha de la economía española no solo dependerá de lo que haga España sino de lo que haga Europa y el resto del mundo. Si Europa aprueba las reformas estructurales necesarias y la política monetaria del BCE tiene éxito, eso, sin duda, beneficiará a España. También es importante cómo evolucione la situación geopolítica en el conflicto Ucrania- Rusia y en Oriente Medio así como cual será el impacto de la reducción de los estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal, que dependerá de sí finalmente es un proceso suave o más abrupto de lo esperado. -La Reserva Federal de Estados Unidos acaba de poner fin a su programa de compra de bonos. ¿La posición del FMI es también la de volver a una política monetaria menos laxa? -La política monetaria en distintas áreas del mundo tiene que adaptarse a las circunstancias económicas de cada una. Y por tanto, es lógico que en economías que están yendo mejor como la de EE. UU. la Fed trate de normalizar su política monetaria. Es lógico también que en Japón, donde las cosas deberían ir mejor de lo que van, el banco central haya reforzado en estos días sus estímulos monetarios. Y ante el riesgo de que Europa quede atrapada en un entorno de muy baja inflación y muy bajo crecimiento, nos parece muy bien lo que está haciendo el BCE para alimentar la demanda. El BCE está haciendo su trabajo, pero necesita la colaboración de las políticas económicas, fundamentalmente de las reformas de los mercados de servicios, productos y trabajo, y de políticas de inversión en infraestructuras en aquellos países con margen de maniobra presupuestario y donde la demanda sea insuficiente y haya deficiencias en infraestructuras. ¿Esto último es una enmienda a la política de consolidación fiscal? -La política de consolidación fiscal es necesaria para restrablecer la confianza en las finanzas públicas. Cuando se pierde esa confianza las economías tienen problemas gravísimos. Pero la consolidación de las finanzas públicas debe ser un maratón y no un sprint, y debe acondicionarse en su ritmo a las condiciones de la situación fiscal de partida y a la evolución económica de cada país. hVSS J h SG ZJ SZK J gWDJJZPpKHMM vP J êêxVJYKHI IH J oSUR POJ XK IVJ FFF 4 J SG ZJ SZK J 4 OR r h oe vhy ovi h gWDJJZPpKHMM vP J