Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL Elecciones en EE. UU. LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es internacional ABC Los Estados clave Texas, inalcanzable para los demócratas El mayor intento para acabar con 20 años de dominio republicano apunta al fracaso EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON La despenalización de la marihuana y la caza del oso, entre los 146 referéndums Como es habitual en casi todo proceso electoral de Estados Unidos, las legislativas de mañana van acompañadas de numerosos referéndums en municipios y estados. El políticamente más seguido, del total de 146 consultas populares, es el que tendrá lugar en Oregón, Alaska y la ciudad de Washington sobre la despenalización del consumo y venta de marihuana. Una iniciativa semejante ya se aprobó hace dos años en sendas consultas celebras en el estado de Washington y en Colorado. Sus partidarios creen que una aprobación en más lugares podría llevar a una ola de liberalización de las leyes en otras partes del país. Los residentes de Maine están llamados a pronunciarse sobre una ley que limita los procedimientos de la caza del oso. WENDY DAVIS CANDIDATA DEMÓCRATA Estuvo hablando más de 12 horas en el Senado de Texas para frenar una ley que limita el aborto GREG ABBOT CANDIDATO REPUBLICANO Desde que el año pasado Wendy Davis se calzó sus deportivas rosas y salió a la palestra del Senado estatal de Texas, donde habló más de doce horas seguidas para impedir la tramitación de una ley que restringía el aborto promovida por los republicanos, la rubia política texana era una esperanza entre los demócratas de Estados Unidos. Por fin parecía haber surgido alguien capaz de comenzar a darle la vuelta a veinte años de absoluto dominio republicano en Texas. Davis se presenta a gobernadora en las elecciones de este martes en EE. UU. Su contrincante es el republicano Greg Abbott, hasta ahora fiscal general de Texas. Si la demócrata arrancó con fuerza, en estos momentos las encuestas llegan a dar a Abbott una ventaja de hasta 16 puntos. La duda ya no es si Texas cambiará de color, sino si Davis continuará intentando el giro, confiando en el constante aumento de la población hispana, o si habrá acabado su carrera política como otros candidatos previos. Uno de los puntos de inflexión de la campaña fue el spot publicitario lanzado por Davis en el que acusaba a Abbott de hipócrita por cuestionar la facilidad con la que los ciudadanos plantean demandas, mientras él mismo presentó una en 1984 por habérsele caído un árbol encima cuando había salido a correr. Abbot recibió 10,7 millones de dólares de compensación por haber quedado condenado a una silla de ruedas. El anuncio fue considerado de mal gusto a ambos lados del espectro político. Texas es el territorio de EE. UU. en el que por más tiempo los demócratas han quedado fuera de Favorito a gobernador de Texas, ha sabido utilizar un traspiés de Wendy Davis, que le acusó de manipular su condición de paralítico tras un accidente los cargos electos de ámbito estatal. Desde que en 1998 terminó el mandato del último gobernador demócrata, cediendo el puesto a George W. Bush, todos los electos han sido republicanos. Además, está el hecho de que desde 1980 en el estado de la estrella solitaria siempre ha ganado el candidato republicano a la Casa Blanca. En las presidenciales, Texas tiene 38 votos electorales, solo por detrás de la demócrata California, que cuenta con 55. Si los demócratas rompieran la adscripción política de Texas, podrían bloquear el acceso de los republicanos a la Casa Blanca por un cierto tiempo. Una bandera de Texas ondea en un partido de béisbol Para eso, los demócratas confían en el crecimiento de la población hispana, más inclinada hacia ellos. De los 26,4 millones de habitantes que tiene Texas, el 38,4 por ciento unos diez millones son hispanos. Se calcula que hacia 2023, los latinos serán el grupo étnico mayoritario del estado. Pero al cambio demográfico no le está siguiendo el político. Porque entre los hispanos hay muchos ilegales, un bajo porcentaje se registra para votar y existe un fuerte componente de población menor de 18 años. Además, en estas elecciones se constata un desencanto de los hispanos con el presidente Barack Obama por no haber sacado adelanta la reforma migratoria. Un sondeo publicado ayer por la cadena ABC y The Washington Post indica que el descenso del apoyo al presidente ha sido mayor 19 puntos entre los hispanos: ahora le ve de modo favorable el 50 por ciento, y desfavorablemente el 43 por ciento, cuando en enero esas cifras eran 69- 28, respectivamente. EFE