Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 15 CAMBIO DE GUARDIA Desafío al Estado El soberanismo y el desacato institucional A falta de seis días para la pseudoconsulta del 9- N, el Gobierno de Cataluña intensifica su ofensiva mediática. El Gobierno se dispone a impugnar ante el TC el plan B de Artur Mas, que en un claro desafío al Estado de Derecho, y empujado por ERC hasta el borde del abismo, incrementa el ritmo de su desacato institucional. Sede del TC A. NAVARRETE Serias dudas sobre su legalidad Impuesto catalán a los pisos vacíos: un ataque a la propiedad privada La Asociación Española de la Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) consideran inconstitucional el impuesto a los pisos vacíos que está tramitando el Parlamento catalán a través de una ley que pretende gravar las viviendas que permanezcan desocupadas durante más de dos años sin causa justificada. El impuesto a los pisos vacíos prevé que la Administración catalana cobre entre 500 y 1.650 euros anuales por vivienda vacía, todo ello para recaudar un máximo de 25 millones de euros. La imaginativa ley catalana recaudar a toda costa ante la evidente falta de liquidez de un Gobierno que ha abandonado la gestión pública para entregarse en cuerpo y alma al proceso soberanista constituye un ataque en toda regla a la propiedad privada. un poco en lo físico al Papa Francisco y, preguntado sobre ello en una de sus primeras apariciones ante los medios de información, ha manifestado sonriente que lo que desea es parecerse al Santo Padre en el aspecto espiritual y de seguirle de cerca, en comunión con él. Su discurso rezuma mansedumbre al reconocer que tiene fallos, como cualquiera, y se le ve en la expresión de su cara que es hombre de fiar, persona dispuesta a vivir con el ejemplo las virtudes de las que hace referencia, como son la unidad, la fraternidad y la misericordia. Pedir oraciones, como ha hecho, para que Dios le dé fuerzas en el desempeño de las tareas pastorales encomendadas es otro detalle que le honra por mostrarse humildemente necesitado ante las dificultades que, sin duda, aparecerán en sus tareas. Estoy convencido de que don Carlos ha caído muy bien a los millones de católicos madrileños y de que van a ser muy bienvenidas cuantas orientaciones y consejos espirituales tenga que darnos como fiel representante y guía de la Iglesia en esta nuestra demarcación. Los mejores deseos para monseñor Osoro. JOSÉ MARÍA LÓPEZ MADRID GABRIEL ALBIAC BERLÍN, SENTIDO ÚNICO Cuando llegué a Berlín, a inicios de noviembre de 1989, el muro aún no había caído. No del todo. Pero era ya arqueología L siglo XX terminó hace 25 años. Un 9 de noviembre. En un malentendido. Una trivial rueda de prensa. Un alto funcionario que, tal vez, se equivoca. Tal vez, no: eso no está muy claro. Berlín Este, 18 h. 57 m. Günter Schabowski, secretario para la información del Comité Central, lee en tono menor un comunicado gubernamental que habla de atenuar trámites para viajar al extranjero. En realidad, no es aún más que un proyecto, pero o bien el portavoz no se ha enterado o ha decidido no enterarse o alguien ha decidido que haga como que no se entera. La comparecencia es transmitida en directo por la televisión de Honecker. Un periodista pregunta: ¿Cuándo entra esto en vigor? Sin el menor énfasis, casi displicente, Schabowski responde: Que yo sepa, de inmediato De inmediato, decenas de miles de berlineses orientales se abalanzan hacia los pasos fronterizos. No hay puertas suficientes para esa marea. Entonces, nuevas puertas son abiertas en el muro. A golpe de pico y maza. Tuve el asombroso privilegio de ver eso. Esta semana va a hacer 25 años. Cuando acabó el siglo XX. Siglo corto y mortífero, escribió Hobsbawn, el más perspicaz de sus historiadores. Ese siglo que, en el vértigo que va de 1914 a 1989, mató más, oprimió más, envileció más que los largos milenios que lo precedieron. Viajé hasta allí. Fue un azar: no había ningún otro a mano en el periódico para el cual yo escribía. Yo no sabía entonces una palabra de periodismo. Pero había pasado un curso de verano estudiando alemán en Berlín Oriental diez años antes. Poco tiempo: un mes apenas. Lo bastante, sin embargo, para reconocer lo que había leído en el 1984 de Orwell: la sociedad transparente, donde todo se consuma ante la vista del Estado. Después de aquel verano del 79, mi interés por la política decayó mucho. Ver cada día en cada espacio de cada lugar, público o privado, supermercado o biblioteca, cafetería o hall de hotel, la misma foto retocada de Erich Honecker sonriendo en colorines, es algo que te cura las últimas ensoñaciones de égloga socialista. Aquello era el infierno y punto. Yo, que había sido clandestino del antifranquismo desde crío, estaba en condiciones de poder decirlo. Nadie quiso escucharme. En 1979, el mundo era fantasiosamente dual. Y fantasiosamente milenarista. Y austeramente idiota. Cuando llegué a Berlín, a inicios de noviembre de 1989, el muro aún no había caído. No del todo. Pero era ya arqueología. Agujereado por sorpresa, bastaron unas horas para mutar el paredón invulnerable que yo conocí en parque temático. Los primeros avispados empezaban a llevarse cachos lo bastante estéticos para venderlos a razonable precio a los turistas. Yo, con un pedrusco, arranqué unos cuantos pedacitos para repartir entre los amigos a mi vuelta. Pero, a falta del instrumental de zapa adecuado, aquello se deshacía al romperlo en una arena gris de grueso grano sucio. Se deshacía. En grano sucio y gris. Igual que nuestro mundo. Igual que, en él, nosotros. No he retornado luego. E ¿Se acerca el invierno? ¿Es noviembre ya? ¿Seguro? Nadie lo diría. Es increíble que hasta hace unos días hayamos estado en tirantes. El tiempo está loco dicen algunos. Pero no, no es eso; se trata del temido cambio climático. Pero parece que este es un problema que tendremos dentro de muchos años. Yo creo, sin embargo, que debería preocuparnos. Pero como no se habla de ello, los políticos lo ignoran y ni aparece en las noticias, ni nos enteramos. MARTA VILALTA RIERA BARCELONA desinterés. Este carácter, que generalizo sabiendo que no puede extenderse a la generalidad, sale a la superficie sin ninguna dificultad y por lo tanto se aprecia con rapidez si no se está al acecho de pequeñeces que dinamitan cualquier reunión. La tranquilidad que otorga saber que el interlocutor tiene tanto interés como tú en llegar a un acuerdo, porque ambos conocen los límites y hasta ellos se pretende llegar, es el resultado de una actitud ante la vida y de una educación en la que el respeto juega un papel decisivo. El presidente de Cataluña se ha convertido, si no lo era todavía, en un personaje bronco y desagradable, en las antípodas de sus paisanos. Una soberbia sin sentido le acompaña, sin dejar que un momento de lucidez deje ver en él a un catalán más, una persona seria, fiable y con las ideas claras, que conoce dónde está el precipicio y se aleja de él, aunque, en su caso, ya siempre acompañado del deshonor. EDURDO ZARAZAGA FERNÁNDEZ MADRID FE DE ERRORES En una información publicada el pasado viernes en páginas de Cultura, titulada Los arqueólogos, a las puertas de las tumbas reales de Teotihuacán se decía por error que el hallazgo de un gran ajuar funerario se produjo bajo la piramide de Nezahualcóyotl, cuando en realidad es la pirámide de Quetzalcóatl Monseñor Osoro Mi enhorabuena al nuevo arzobispo de Madrid, monseñor Osoro, quien nada más poner el pie en su archidiócesis se ha ganado a los diocesanos con palabras llenas de sencillez y bondad, mostrando el talante de querer hacerse servidor de todos desde el cargo de pastor de almas que acaba de estrenar en Madrid, procedente de Valencia. Es cierto que se parece Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.