Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 3 DE NOVIEMBRE DE 2014 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos Encuestas que echan humo ¿PUEDE PODEMOS? Lástima que sean demasiado jóvenes o demasiado poco leídos para no saber lo que este tipo de movilizaciones pueden destruir Retratos de una España en caliente Las últimas encuestas publicadas este fin de semana tienen un valor relativo, que habría que matizar para no dejarse llevar por ese estado de irritación colectiva que lo contamina todo y que a algunos les conviene propagar. El ascenso de Podemos que certifican los sondeos viene catapultado por un grado de indignación social que desvirtúa, en parte, el resultado de las encuestas, porque fueron realizadas en caliente, en un momento de gran excitación. Ante los escándalos de corrupción, la opinión pública reacciona, como es natural, de manera airada. Las encuestas echan humo; tal vez haya que dejarlas enfriar para que el retrato se parezca al de la España real. Juan Manuel Santos D E confirmarse los rumores que circulan sobre la última encuesta del CIS a publicar hoy, Podemos sobrepasa al PP y al PSOE en intención de voto. Pocas veces se habrá dado en el mundo democrático un vuelco tan explosivo y rápido. Algo que solo podría explicarse porque, o bien el sistema político español está más averiado de lo que nadie pensaba, o bien los españoles somos más alocados de lo que tenemos fama, que es mucho. Que Podemos se ha montado en la ola de indignación que barre el país a causa de la crisis económica, los casos de corrupción que se acumulan, la falta de reflejos de la clase política y, por último, aunque no en último lugar, por nuestra tendencia a echar la culpa a los demás de las desgracias que nos afligen lo demuestra que continuamos viviendo en la burbuja inmobiliaria bastante más allá de que la crisis hubiera explotado, con lo que solo conseguimos hacer más difícil la recuperación. Llegar tarde es una marca de nuestro carácter. Tan tarde que, con Podemos, acabamos de descubrir de una tacada la Comuna parisina de 1871, el golpe de estado bolchevique de 1917 y el chavismo venezolano de reciente factura. Podemos es todo eso, con ese toque tan español de desgarro, pendencia y dogmatismo que nos chifla. Como, además, ofrece soluciones muy simples a problemas muy complejos, algo que encaja perfectamente con otra de nuestras tendencias hacer las cosas en un plis, plas no debe extrañar lo más mínimo el éxito que está teniendo. Las consecuencias que ese éxito electoral tendría de llegar a materializarse no se las ha planteado casi nadie, y a los que se la han planteado no parecen preocuparles demasiado. Su primer objetivo fastidiar a los que hasta ahora han estado en el machito estaría alcanzado. Luego, está la posibilidad que podrían acercase a la pomada con el cambio de situación. El resto les importa aún menos, incluido lo que significaría en pérdida de libertad, base de la democracia, que solo despierta entre nosotros un entusiasmo de boquilla al ir unida a responsabilidad. Pero responsabilidad, individual y colectiva, es una de esas palabras que no figuran en las proclamas de Podemos. ¿Para qué, si aseguran tener la solución de todos los problemas y lo único que exigen es obediencia ciega? Sus primeros pasos como causa, asociación, partido o lo que sean son los de todo movimiento asambleario: muchos reunidos, pero una sola cabeza, que basta para pensar y decidir. La audiencia tiene bastante con escuchar y aplaudir. Tampoco pide más, ya que no se ha molestado en buscar en otras fuentes que las del resentimiento y el ajuste de cuentas. Lástima que sean demasiado jóvenes o demasiado poco leídos para no saber lo que este tipo de movilizaciones, aparentemente comunitarias, pueden destruir y costar en opresión, derechos y sufrimientos colectivos. LUCA ZANETTI Al oído Eco de la entrevista a Santos EL OLVIDO DE SHAKIRA Está la comunidad colombiana en España muy preocupada con Shakira. O, por mejor decir, con la ausencia de Shakira. Así como otros compatriotas como James defienden con orgullo los colores patrios y los valores de la colectividad de aquel país, la intérprete de Waka Waka se ha olvidado de sus raíces. Nadie diría que nació en Barranquilla, la puerta de oro de Colombia. Dicen los malpensados o no si no será ese olvido producto de su convivencia con el nacionalismo catalán, maestro en despreciar el sentimiento de sus compatriotas. España y Colombia, más que una relación fraternal La entrevista realizada por el director de ABC al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que hoy abre en España su gira europea, ha tenido una amplia repercusión internacional, especialmente en algunos de los más prestigiosos rotativos de Iberoamérica. Santos, que puso a nuestro país como ejemplo de modernidad, hizo un repaso prolijo de la situación de Colombia: el combate del Estado contra el terrorismo de las FARC, la situación económica o la lacra del narcotráfico, aspectos nucleares en una nación que, de la mano de Santos, atraviesa una situación de estabilidad que es la mejor garantía de progreso. CARTAS AL DIRECTOR Artur Mas, a las puertas del fracaso Con una visión limpia de prejuicios negativos, partiendo de la experiencia personal en situaciones nada fáciles, la opinión que merecen los catalanes, una vez que se les trata de cerca, permite destacar su incapacidad para romper una negociación por difícil que sea. Semejante cualidad, poco frecuente como se comprueba cada día en innumerables ocasiones, va unida a la amabilidad en el trato, la cortesía y una defensa férrea de sus intereses, aspectos todos ellos que se descuidan en muchos lugares disfrazándolos de franqueza y Yo quiero una fiesta Durante la semana pasada pudimos disfrutar de la fiesta del cine Más de dos millones de espectadores asistieron a alguno de los 361 cines que participaban en el evento. Sin lugar a dudas, una gran iniciativa para fomentar la cultura cinematográfica, pero ¿qué pasa con otras ramas de la cultura, como el teatro, la ópera o la danza? Las entradas a este tipo de espectáculos son mucho más caras que el precio de una entrada de cine, por lo cual son muchas menos las personas que pueden acceder a estas funciones. En cambio, en relación al cine, además de iniciativas como la de la citada fiesta, encontramos el día del espectador u otras promociones que permiten con mayor facilidad que la gente asista a las salas. Así pues, ¿no seria hora de fomentar la asistencia a los teatros? Ir al cine pagando una entrada de 2,90 euros está muy bien, pero para mucha gente también sería estupendo poder ir a ver musicales, obras de teatro, operas y ballets sin tener que pagar entradas, casi siempre, inasequibles. CRISTINA LÓPEZ SÁNCHEZ MADRID