Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 DEPORTES MARTES, 28 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es deportes ABC La Liga más apretada de Europa Hacía nueve años que la diferencia entre el primer y el quinto clasificado no era de tan solo dos puntos JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID stamos en la jornada 9 de la Liga BBVA. En el paquete de cabeza cinco equipos con una sola diferencia de dos puntos. Es algo que no sucedía a esta altura de temporada desde hace nueve años, tal era el dominio de la cabeza bicéfala en la Liga. Fue en la campaña 2005- 06, cuando en la jornada 9 se dio esta clasificación: Osasuna 18, Getafe 17, Barcelona, Celta y Real Sociedad con 16. De hecho, de las cinco Ligas europeas más importantes, la española es, de largo, la más igualada, algo que no había sucedido en las últimas temporadas, donde el dominio del Real Madrid y del Barça ha sido generalizado. Algo está pasando para que esto cambie. De hecho, es contradictorio que en la Premier inglesa, donde el reparto televisivo es más igualitario (y por lo tanto más abundante) las diferencias sean mayores, lo mismo que en Italia y Alemania. Solo los franceses mantienen una cierta igualdad. Puede ser debido a que a pesar de la igualdad británica en cuanto a emolumentos, el dinero que cobra un equipo de medio pelo en Inglaterra sea mayor que el tercero de España. De hecho, la Premier obtiene más de mil millones de euros más que cualquier otra Liga europea por mor de su negociación colectiva, una asignatura pendiente en España y que no acaba de fructificar por la lentitud de la puesta en marcha de la nueva Ley del Deporte. Por ejemplo, el peor equipo británico cobra más que el 90 por ciento del resto de los equipos europeos, luego su capacidad para fichar es mejor que la del resto de equipos continentales. E del cual se encuentran los tres que están en el paquete de cabeza: Atlético, Sevilla y Valencia son los siguientes en la tabla salarial, pero con una brecha de 220 millones respecto a los grandes. Tras ellos, muy lejos ya, equipos como el Athletic de Bilbao. Los últimos, el Almería, Elche y Éibar. A pesar de esto, conviene no engañarse. Lo más probable es que a mitad de campaña dos o tres de estos cinco se hayan descolgado. La temporada pasada todo el mundo esperaba que el Atlético se desinflase, algo que no hizo hasta ganar la Liga, pero es evidente que no es lo normal, que lo lógico es que a final de campaña sean los dos grandes los que se disputen el título a pesar de que los otros tres, en un momento u otro, les hayan hecho Liga. Con todo, hay que reconocer el mérito de equipos como el Sevilla y el Valencia. Al Atlético ya se le reconoce, aunque es falso eso de que sea un equipo pobre, de escaso presupuesto. Los rojiblancos, con 105 millones, están muy por encima en la tabla salarial del Sevilla (78,6) y Valencia (73) En el caso de los andaluces resulta evidente que su continuo roce con la cabeza no es tanto cuestión de dinero como de trabajo bien hecho. Y concretamente, aparte de la buena labor de Monchi, del excelente trabajo realizado por Unai Emery, un técnico de gran valía muy a tener en cuenta. Gastos en fichajes A pesar de que los tres grandes, Madrid, Barcelona y Atlético, realizaron un desembolso muy importante este verano, he aquí que no han conseguido despegarse de equipos como el Sevilla y el Valencia. Los tres grandes gastaron 118 millones más que la temporada pasada. El Madrid desembolsó unos 115 millones de euros en fichajes, si bien recaudó una cifra mayor en traspasos. Los blancos gastaron algo más que el Atlético, que llegó a los 95. El Barcelona también rompió la hucha: 157 millones para una reestructuración más que necesaria. Los tres están muy por encima de Sevilla y Valencia, aunque este último haya dispuesto de Peter Lim. Los andaluces se gastaron unos 20 millones mientras que los levantinos alcanzaron los 30 millones. JESUS SPINOLA Sevilla Lo que diga (y haga) Monchi El director deportivo ha sido capaz de crear, de nuevo, un equipo competitivo R. ARROCHA SEVILLA Un trabajo bien hecho En la presente campaña los cinco de arriba son los peces gordos del panorama futbolístico español: Barcelona y Sevilla, con 22 puntos; Real Madrid, con 21, y Atlético y Valencia, con 20. Curiosamente, o no tanto, estos cinco equipos son los que comandan la clasificación de la tabla salarial, una tabla comandada por el Barcelona, con 20 millones de euros de ventaja sobre el Madrid. Los azulgrana exhiben un poderío de 347,9 millones de euros para fichar, mientras que los blancos se quedan en 328. Ambos tienen una gran salud financiera. No quiere decir que no tengan deudas, pero su activo es tan bueno que se pueden permitir estos presupuestos superiores. Y a partir de ahí un abismo al final Monchi, el as en la manga El Sevilla tiene un triunfo oculto en la manga: se trata de la red de ojeadores de su director deportivo, Monchi El Sevilla se reinventa cada temporada. Es la acción, casi endémica, que realiza su director deportivo, Monchi, año tras año para tratar de encontrar en las fuertes ventas y en las contrataciones de jugadores prácticamente desconocidos la fórmula del éxito. Este verano se marcharon Rakitic, Alberto Moreno y Fazio por un monto en torno a los 50 millones y llegaron jugadores de un perfil medio- bajo que han permitido que el Sevilla se coloque tras nueve jornadas en lo más alto de la tabla, solo igualado con el Barcelona. Con Emery como fiel escudero, el de San Fernando, una vez más, ha sido capaz de hacer un equipo competitivo y preparado para hacer disfrutar a sus afi- cionados. Es el fruto del trabajo bien hecho, de rastrear el mercado hasta puntos insospechados y de ser capaz de darle a futbolistas con hambre un escenario ideal para crecer. El año pasado ganaron la Liga Europa y quedaron a un paso de ocupar la cuarta plaza, la que da acceso a jugar la Champions League, y en esta se persigue dicho objetivo. Jugar la máxima competición continental es el sueño de Monchi, sabedor de que solo así podrá la entidad respirar algo más tranquila y, por ende, él fichar con menos recortes económicos. En las dos últimas temporadas han llegado 25 jugadores, una cifra que en cualquier otro club hubiese supuesto una tragedia, y que en el Sevilla, sin embargo, ha servido para crear, de nuevo, un equipo competitivo.