Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 SOCIEDAD MARTES, 28 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es sociedad ABC Teresa se queda sola en el Carlos III Reciben el alta las últimas once personas que habían tenido contacto con la auxiliar. Ella sigue aislada, ni siquiera vio a su marido salir ALEJANDRO CARRA MADRID T eresa Romero se quedó ayer sola en el hospital Carlos III. Desde el día 6 de octubre está aislada en la sexta planta y las únicas personas con las que ha tenido contacto todos estos días han sido los sanitarios que la atendían; sus compañeros enfundados en unos trajes que despersonalizaban hasta la voz. Eso y el ruido procedente de las habitaciones de los ingresados en observación, le hacían algo de compañía. Pero ahora, la quinta planta se ha quedado en silencio. Desde primeras horas de la mañana, los once pacientes que hacían compañía a la auxiliar contagiada con ébola comenzaron a salir de sus habitaciones. Uno tras otro recibían el alta. Junto a Javier Limón, el marido de Teresa, que ayer dijo que no pudo siquiera ver a su mujer desde la ventana de la esclusa, fueron abandonando el centro todos los contactos de alto riesgo. Entre ellos se encontraban el médico de urgencias que atendió a Teresa en el hospital de Alcorcón, otros tres médicos del mismo centro, el Summa y el Carlos III; un celador y cuatro enfermeras. Horas después, el último de los pacientes que quedaba ingresado, el que utilizó la misma ambulancia que la trasladó a ella al hospital de Alcorcón, y en observación durante estos días por motivos que nada tenían que ver con el ébola, también era dado de alta. su habitación mostró haciendo el signo de la victoria un cartel con la medición de su temperatura corporal, 36,1 grados, mantuvo su tono positivo y afirmó que volvería a tratar a un infectado aunque el precio a pagar fueran tres semanas de aislamiento También mandó un mensaje de ánimo a Teresa, a la que espera ver en los próximos días fuera del centro. Ahora, con Teresa aún aislada, y a la espera de que no quede ni rastro del virus en ninguno de sus fluidos, comienza la verdadera cuenta atrás. Si el 2 de diciembre, 42 días después del cuarto negativo en las pruebas, ninguno de los miembros del equipo que la ha atendido en el hospital Carlos III muestra síntomas, esta pesadilla habrá acabado. Javier Solano MÉDICO RESIDENTE EN ALCORCÓN Juan Manuel Parra Ramírez MÉDICO DE URGENCIAS EN ALCORCÓN Volvería a tratar a un infectado aunque el precio a pagar fueran tres semanas de aislamiento ¿Si me quedaba corto el traje de protección cuando traté a Teresa? No le he dado muchas vueltas a eso. Tiempo habrá Abrazar a la familia La mayoría se fueron sin hablar con la prensa. Pero no todos. Juan Manuel Parra Ramírez, el médico que trató a Teresa Romero en la unidad de Urgencias del hospital de Alcorcón, dijo que se alegraba mucho por su mejoría y agradeció el trato que le ha dispensado el personal del Carlos III. Parra aseguró además que ahora solo quiere saludar a su familia, abrazar a sus amigos y pasear. Sobre la polémica que desató cuando afirmó que incluso el traje de protección le quedaba corto, no quiso insistir; tiempo habrá para verlo, concluyó. Otro de los protagonistas del aislamiento que también habló fue Javier Solano, uno de los médicos residentes del hospital de Alcorcón que trató a Teresa a las órdenes de Parra en Urgencias. Solano, cuya imagen se hizo conocida cuando desde la ventana de Javier Limón, el marido de Teresa Romero, a su llegada a la rueda de prensa convocada por sus abogados Rueda de prensa de Javier Limón No perdono porque han matado a mi perro y casi a mi mujer ALEJANDRO CARRA MADRID Nervioso y aturdido, así reconoció encontrarse Javier Limón. Y no era para menos. El despliegue de periodistas apabullaba y la batería de fogonazos que le recibió a su entrada habría calcinado los párpados de un cocodrilo. Ya sentado, el marido de Teresa Ro- mero comenzó a hablar. Lo primero, para pedir disculpas por si no me expreso bien. Solo soy un soldador muy nervioso después de 21 días de aislamientol Lo segundo para agradecer a los medios el haber puesto el foco en una historia plagada de errores, desaciertos y falta de control po- lítico También para reconocer la labor de esos héroes anónimos gracias a los que Tere está recuperándose. De la Sanidad hecha por personas, la mejor del mundo Acto seguido pasó a afirmar tajante que Teresa nunca ha sido culpable. Se ofreció como voluntaria para ayudar y nadie comprobó qué salió mal. Queremos que se depuren responsabilidades porque el consejero de Sanidad madrileño puso en su boca cosas que Teresa no dijo. Pero hoy es día de agradecer Y en este punto envió un mensaje muy personal a la religiosa