Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 28 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es economia ECONOMÍA 43 Caixabank -3,98 BANCOS ESPAÑOLES Banco Sabadell La debilidad de la banca italiana, un reflejo de la economía del país Las entidades alemanas y españolas han recibido ayudas multimillonarias, se defiende en Italia ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA -3,05 Liberbank -2,91 Banco Santander -2,49 BBVA -1,93 ABC -0,91 Solo el Popular aguantó y subió un tímido 0,14 El Gobierno parece restar importancia a estos episodios de volatilidad e incluso, según avanzó ayer el ministro de Economía, el FROB estudiará ahora alternativas para vender un nuevo paquete de acciones de Bankia y avanzar en su reprivatización y en el retorno de las ayudas que se concedieron a esa entidad. El Ejecutivo, según explicó Luis de Guindos, había fijado un periodo de impasse hasta la publicación de las pruebas Hace dos años y medio el principal riesgo para la economía española era el riesgo bancario; había un estigma que los resultados de este test han eliminado definitivamente dijo ayer el ministro, garantizando que ahora el sistema financiero español está en condiciones de contribuir a la recuperación No existe recuperación sin un sistema financiero solvente insistió. Precisamente las suspicacias sobre la fortaleza de la recuperación económica de la Eurozona y el temor a una tercera recesión se vieron alimentados al conocerse la nueva caída mensual de la confianza empresarial en Alemania, la sexta consecutiva, hasta el nivel más bajo desde diciembre de 2012, según el indicador del Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) La caída señala un débil PIB en el cuarto trimestre en Alemania avisa el economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer. Quizá por eso desde un banco español consultado consideran que la volatilidad de los mercados ayer no se debió sobre todo a que los inversores están empezando a presionar al BCE, que ha comprado 1.704 millones en bonos garantizados durante la primera semana de este programa, para que se decida de una vez por todas a hacer una compra masiva de títulos al estilo de la Reserva Federal de EE. UU. para apoyar la salida de la crisis. Con cierta sorpresa, Italia, la tercera economía de la Eurozona, se ve como el farolillo rojo de Europa en el sistema bancario y ayer la Bolsa de Milán ratificaba la delicada situación italiana, situándose a la cabeza de las pérdidas europeas -2,40 Para los italianos ha sido un fin de semana dramático, porque han recibido dos noticias inesperadas: por una parte, nueve de los 25 bancos suspendidos en las pruebas de resistencia del Banco Central Europeo (BCE) son italianos, aunque por efecto de las operaciones efectuadas en los últimos meses, los suspensos se reducen a cuatro: Monte dei Paschi di Siena, el genovés Carige, Banca Popolare di Vicenza y Banca Popolare di Milano. Era la confirmación de la debilidad de la economía italiana, que durante los últimos seis años se ha mantenido prácticamente cinco en recesión. La segunda noticia, ligada a esta crisis, procedía del primer ministro, Matteo Renzi, empeñado en una urgente reforma laboral para reparar los enormes desperfectos de la recesión con claros efectos sobre los bancos: El puesto de trabajo fijo ya no existe les gritó Renzi a los sindicatos, empeñados en impedir, incluso con amenaza de huelga general, la flexibilidad laboral que contiene la reforma del Gobierno. Sede del banco Monte dei Paschi en la ciudad de Siena (Italia) REUTERS Francia e Italia ceden ante la UE y harán más ajustes Francia e Italia, hasta ahora reticentes a enderezar el rumbo de sus arcas públicas, han cedido finalmente ante las exigencias de Bruselas. Los Gobiernos de ambos países anunciaron ayer que revisarán sus presupuestos de 2015 para incluir recortes adicionales con los que evitar que la Comisión Europea rechace esas cuentas por incumplir las reglas presupuestarias comunitarias. París hará ajustes adicionales por 3.700 millones de euros, y Roma por 4.500. Así responden a las advertencias por carta del Ejecutivo comunitario, que la semana pasada les avisó de que sus cuentas para el año próximo incumplen los objetivos del déficit comprometidos. La Comisión Europea tiene ahora de plazo hasta mañana para decidir si rechaza o no los presupuestos de esos dos países. Además, ha advertido en la misma línea a Eslovenia, Austria y Malta. Reacciones Los gobernantes italianos y dirigentes de los bancos han asegurado, desde que estalló la crisis, que el sistema bancario era el más robusto y seguro de Europa. ¿Cómo se explica que el BCE haya hecho ahora un retrato que refleja un nivel crítico? En realidad, Italia está siendo un país duramente golpeado por la crisis, fundamentalmente por falta de reformas y su estratosférica deuda pública (más de dos billones de euros, superando el 131 del PIB) La debilidad de los bancos sería reflejo de la debilidad de su economía. A la hora de justificar la escasa valoración recibida por la banca italiana, sus dirigentes ponen el acento en que, a pesar de todo, goza de buena salud y que no ha recibido ayudas públicas como otros países. A este respecto, el presidente de la Asociación Bancaria Italiana (ABI) Antonio Patuelli, manifiesta: La deuda pública Videoanálisis sobre la reacción de los mercados a los test de estrés italiana no ha favorecido a los bancos. Italia es un país con empresas pequeñas y subcapitalizadas. Las ayudas públicas a los bancos durante la crisis han sido destinadas generosamente a otros países, como los 40.000 millones de euros a Alemania o los 45.000 a España, pero no a Italia. Otra forma de no ayuda, los impuestos sectoriales, desde hace años superiores a todos los países europeos. Y no hablemos del banco malo, concepto que en italiano ni siquiera tiene traducción: para paliar las dificultades se utilizan operaciones de mercado, no con fondos públicos como en España, donde han saneado los bancos también gracias a los contribuyentes italianos Los bancos italianos desde el 20072008 han efectuado una recapitalización por 43.000 millones de euros y recibido ayudas públicas por casi 4.000 millones netos. Bankitalia (el banco central) ha presionado en los últimos meses para que los bancos se sanearan, logrando evitar así que los suspensos alcanzaran un nivel espectacular. En efecto, al 31 de diciembre del 2013, de 15 bancos italianos, 12 tenían carencias por casi 10.000 millones de euros, y eran todavía 4 a finales de septiembre con necesidad de 3.300 millones. Monte dei Paschi se desplomó un 21,5 y el Carige un 17,19 El primero, que necesita 2.000 millones de capital, está valorando una fusión, según su consejero delegado Fabrizio Viola.