Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 PRIMER PLANO Redada contra la corrupción La trama de Madrid MARTES, 28 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es ABC Dos conseguidores un intermediario y una decena de políticos bajo sospecha Los alcaldes otorgaron contratos de obras y alumbrado a los empresarios detenidos MIGUEL OLIVER MADRID Francisco Granados Ex secretario general PP de Madrid La trama relacionada con la operación Púnica adjudicó contratos a empresarios relacionados con el alumbrado y la recogida de basuras en varios municipios. Valdemoro, Parla, Collado Villalba, Casarrubuelos, Serranillos del Valle y Torrejón de Velasco son las localidades madrileñas señaladas por la justicia, además de León y Murcia. De ellas, cuatro están gobernadas por el PP, una por el PSOE y otra por Unión Democrática Madrileña, partido independiente de Serranillos. Todos estos ayuntamientos, según fuentes de la investigación, habrían tenido relación con Cofely GDF Suez, compañía que presuntamente habría ofrecido comisiones ilegales a cambio de adjudicaciones de contratos públicos. Con esta empresa colaborarían Alejandro de Pedro Llorca y David Marjaliza, los dos empresarios detenidos. Se da la circunstancia, además, de que en esta compañía también trabaja desde hace casi dos años el exvicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, que tuvo que abandonar el Ayuntamiento de la capital a raíz del caso Madrid Arena. El hombre de Aguirre que cayó en desgracia PERFIL El exsenador y exdiputado regional ponía en contacto a los empresarios con los alcaldes a cambio de recibir suculentas comisiones M. O. MADRID Pinto y Móstoles La investigación apunta que sería Francisco Granados quien ponía en contacto a estos dos empresarios con los diferentes ayuntamientos involucrados en la operación Púnica para lograr la concesión de diferentes contratos relacionados, según ha podido saber ABC, con el alumbrado, obras y servicios. En Parla, por ejemplo, se le adjudicó un contrato a esta compañía con el único fin de elaborar un estudio para reducir el consumo del alumbrado eléctrico de la localidad. Además de en estas seis localidades, la Guardia Civil también visitó por la mañana los ayuntamientos de Móstoles y Pinto. El alcalde mostoleño, Daniel Ortiz, emitió un comunicado en el que apuntaba que no iba a tolerar el más mínimo caso de corrupción y que su corporación estaba dispuesta a colaborar con la justicia en todo lo necesario Las investigaciones en Pinto, al parecer, apuntarían a la época de gobierno del socialista Antonio Fernández y una serie de operaciones urbanísticas relacionadas con el proyecto del Espacio del Motor y con la permuta y posterior recalificación de una parcela municipal que, tras su venta al padre de un edil, cambió de uso para poder construir viviendas. Francisco Granados, según las investigaciones, jugaba el papel del conseguidor e intermediario entre las dos partes. Sus contactos políticos le permitieron relacionar a los dos empresarios detenidos con diferentes alcaldes de la Comunidad de Madrid para lograr la adjudicación de contratos a cambio de suculentas comisiones. Desde hace tres años, el exsecretario general del PP de Madrid y uno de los hombres fuerte del Gobierno de Esperanza Aguirre había caído en desgracia. La expresidenta de la Comunidad de Madrid dejó de confiar en él en 2011 cuando empezaron a llegarle comentarios de que su número dos en el partido estaba maniobrando en el PP nacional y en diferentes medios de comunicación para acabar con la carrera política de Ignacio González, auténtico delfín y hombre de confianza de Aguirre. En cuanto le llegaron las primeras sospechas, la dirigente madrileña no dudó ni un instante. Antes de comenzar un comité regional del partido le llamó a su despacho y lo cesó como secretario general: Paco- -le dijo la presidenta- ya no confío en ti. Voy a relevarte como número dos del partido Granados, que unos meses antes ya había sido apartado del Gobierno madrileño, no tuvo más remedio que recoger sus cosas y desaparecer de la escena política madrileña donde durante ocho años había sido una de las cabezas visibles del Ejecutivo madrileño. Durante dos años Granados quedó marginado a un escaño en la Asamblea de Madrid donde pública- mente no dudaba en afirmar que se sentía poco aprovechado y que estaba muy cansado de solo darle a un botoncito durante el pleno de los jueves. Pero la vida del exsecretario general y exconsejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid sufrió un vuelco tremendo hace ocho meses cuando se conoció que tenía abierta una cuenta millonaria en Suiza, al menos, entre 1996 y 2000. Concretamente fue el pasado 19 de febrero cuando se supo que la Justicia de este país había comunicado de oficio a la española la existencia de una cuenta, que habría acumulado al menos 1,5 millones de euros en un depósito que comenzó a operar en 1999. Aquel mismo día, el entonces diputado madrileño y senador hizo público un comunicado en el que aseguraba que era rotundamente falso que tuviera abierta una cuenta bancaria fuera de España durante sus años de actividad política, si bien admitió que sí tuvo una antes, entre los años 1996 y 2000. Añadió que todos sus ingresos y patrimonio estaban declarados a Hacienda y publicados en la página web del Senado. Linchamiento Sin embargo, al día siguiente comunicó al PP que dimitía y dejaba la política porque se sentía víctima de un linchamiento e incidió en que el dinero de esa cuenta en Suiza procedía de su actividad privada y en que era absolutamente limpio También dijo que no había incurrido en ningún delito porque los fondos estaban declarados. La renuncia, presentada con efectos inmediatos se oficializó el día 21 de febrero. Ayer fue detenido a primera hora de la mañana en su vivienda de Valdemoro. Hasta la hora de comer permaneció en su domicilio mientras los agentes hacían acopio de toda la documentación que iban encontrando. Por la tarde fue conducido hasta la comisaría de Las Rozas donde prestó declaración. BIOGRAFÍA Nació en Valdemoro el 23 de enero de 1964. Está casado y tiene dos hijas. Fue alcalde de su municipio desde 1999 (donde logró mayoría absoluta) hasta el año 2003, cuando dejó el Consistorio para formar parte del primer Gobierno de Esperanza Aguirre. En la Comunidad de Madrid fue consejero de Transportes en la primera legislatura, aunque poco después fue elegido consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Ejecutivo madrileño en sustitución de Alfredo Prada. ÁNGEL DE ANTONIO