Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 28 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es ABC ISABEL PERMUY Arriba, Javier Limón, antes de la rueda de prensa que convocó ayer en Madrid Alta general en el Carlos III Las secuelas del virus Solo Teresa Romero permanece ya en el Carlos III. Fue la primera en ingresar y, si no hay novedad, también será la última en abandonarlo. Ayer fueron dados de alta todos los pacientes que seguían en observación por contacto con la auxiliar. Por orden cronológico, el marido de Romero, dos médicos que la trataron en Alcorcón, un celador, cuatro enfermeras, otros dos especialistas que la atendieron y un paciente que fue trasladado en la misma ambulancia que utilizó la auxiliar de Enfermería abandonaron un centro en el que solo convalece Teresa, curada de un mal que desaparece del mapa sanitario de España, pero que muta en controversia política y judicial. A las puertas del Carlos III, solo dos médicos hicieron declaraciones. Habrá tiempo de olvidarse. La situación se ha arreglado y estamos todos bien dijo uno de los doctores de Alcorcón que trataron a Teresa. Menos condescendiente fue el marido de la auxiliar, que convocó a la prensa para exigir el cese del consejero madrileño de Sanidad y, entre otros cosas, reactivar el duelo por el sacrificio ejecución, según sus palabras de su perro Excalibur No acepto el perdón del consejero dijo Limón porque han matado a nuestro perro y casi matan a mi mujer SOCIEDAD Juan Manuel Parra, médico de Urgencias que atendió a Teresa Romero en el hospital de Alcorcón, ayer, a su salida del Carlos III EFE