Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 CULTURA MARTES, 21 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es cultura ABC Francisco Ibáñez Seguiré con Mortadelo hasta que el lápiz aguante en la mano El Círculo de Bellas Artes de Madrid se rinde al mago del humor con una exposición, que hoy se presenta DAVID MORÁN BARCELONA Asegura entre risas, siempre entre risas, que no le dejan jubilarse, pero a Francisco Ibáñez (Barcelona, 1936) cuesta imaginárselo haciendo otra cosa que no sea poniendo a prueba ese matrimonio que forman sus nalgas y su taburete y afilando una vez más el lápiz para convertir a Mortadelo, el más mimado de sus personajes, en infalible catalizador de risa y carcajadas. Una fórmula que el historietista barcelonés ha perfeccionado durante más de medio siglo y a la que se rinde ahora el Círculo de Bellas Artes de Madrid con una exposición que, hasta el 18 de enero, presenta a Ibáñez como lo que realmente es: un auténtico mago del humor. ¿Cómo se lleva eso de verse convertido en carne de exposición? Sencillamente se ve que ya hay muchos años encima. Esto hace cuarenta años no pasaba, pero es una satisfacción pensar que lo que has estado haciendo durante cincuenta años todavía goza del favor del público. No sé si en todo este tiempo ha pensado alguna vez que lo suyo podría acabar siendo arte. No exactamente. Piense que hace sesenta años estaba sentado delante de un tablero haciendo unos bocetos y me salió un muñeco: Mortadelo. A ver si me dura un añito y luego ya pensamos otra cosa que dure más me dije. Ese era el primer pensamiento. Y ese añito se va a convertir en cerca de sesenta. Y los que van a seguir. Porque, claro, no me dejan parar. A veces digo en la editorial: Oye mira, que estoy cansado, que me quiero jubi... y no me dejan ni acabar. Y en esas estamos: trabajando. El día que por fin le dejen jubilarse, ¿se imagina a Mortadelo y Filemón en la cola del paro o en manos de otro dibujante? Mire, yo no soy como aquel hindú que dice: El día que yo muera, pues la viuda conmigo a la hoguera Mortadelo, que siga. Y puede seguir perfectamente, porque aquí en nuestro país hay dibujantes de primera línea. Otra cosa es el guión, que igual cuesta más. Pero, si hace falta uno que haga el guión y otro el dibujo, el personaje puede tirar muchos años. Pero al final no depende de los futuros genios que lo hagan, sino de que a la gente le toque. Todo depende del lector. Siempre ha dicho que como dibujante no era muy bueno, pero algo tendrá para haber llegado hasta aquí. Es unir las dos cosas, claro. Un historietista no es solo un dibujante: es un tío que dibuja y además tiene unas ciertas ideas. Siempre he dicho que si algo me hubiera gustado en esta vida es saber dibujar. Algún día lo conseguiré. Pero al unir el dibujo y el guión surge la historieta, y ahí sí que puedo defenderme un poco. ¿El gran secreto de la longevidad de Mortadelo es el saber reinterpretar la actualidad o incluso adelantarse a ella, como en el caso de los espías? Todo esto empezó como la clásica historieta de una página, con el guardia persiguiendo al caco. Eso, con el tiempo, vi que iba a ser un aburrimiento, y empecé a meter las Olimpiadas, los Mundiales de Fútbol... Y luego algunas figuras políticas, deportivas... Figuras de toda clase. El último grito, vamos. La actualidad es como la lechuguita fresca que encuentra el lector. ¿Hace mucho caso a lo que le dicen los lectores? Afortunadamente, son de una amabilidad tremenda. Ibáñez asegura que aún no le dejan jubilarse EFE La inmensa mayoría eran críos, pero con el tiempo ha ido gustando más a los adultos. O quizá son esos mismos críos que se han vuelto adultos. Gente que ha crecido con usted, vamos. ¡Es que no hay ningún personaje de cómic que haya durado tanto! Y lo que te rondaré, morena. Viendo como crecen en edad sus lectores, ¿no le tienta acercarse aún más a la actualidad y tratar temas de un perfil más político? Cuando yo saco personajes de la política no es para hacer una crítica; es una cuestión de actualidad. Para dotar de humor los asuntos políticos ya están los chisteros de los periódicos. Si yo pretendiera hacer eso... El álbum tardaría seis meses en salir y la gente diría: Pero, ¿en qué mundo vives? ¿En la prehistoria? Además, los chisteros de los diarios lo hacen la mar de bien. Cada uno en su terrenito. Últimamente le hemos visto lamentarse por la crisis del tebeo y la historieta en España. Es que es algo que veo hasta con mis propios nietos. Hace años, en cualquier quiosco veías cientos de tebeos, uno al lado del otro. El Capitán Tormenta, el Capitán Trueno, el Capitán Relámpago... Cualquier fenómeno atmosférico tenía su capitán. Y los críos los cogían,