Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 21 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es economia ECONOMÍA 33 El escándalo de las tarjetas B Rato pide la baja temporal de militancia en el PP y paraliza la investigación interna Rajoy dio ayer vía libre a su expulsión y Cospedal apuntó medidas en breve plazo aunque todo queda en suspenso PALOMA CERVILLA MADRID Hombre fuerte de Gobierno y 35 años con carné S. E. El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, cedió ayer a la presión y decidió pedir la suspensión temporal de militancia del Partido Popular. El mismo día en el que Mariano Rajoy dio vía libre a su expulsión del PP, Rato optó por resolver el conflicto interno que se había creado en el partido enviando una carta a la secretaria general, María Dolores de Cospedal. En su misiva, el exdirigente popular reiteró su firme convicción de haber actuado siempre dentro de la legalidad, en el convencimiento de que esas tarjetas emitidas, conocidas y controladas por la entidad, eran para uso personal y formaban parte de mi salario. Como tal, eran declaradas y contabilizadas Rato pide permanecer en esta situación hasta que los hechos queden esclarecidos y se pone a disposición del partido para todas las explicaciones que se me requieran ante los órganos pertinentes Aunque ya ha quedado fuera de la jurisdicción del PP, no se descarta que él, por voluntad propia, quiera aclarar algunas dudas ante el instructor del expediente informativo, aunque en su caso ya no tiene validez al dejar de ser militante. Esta es la predisposición de algunos de los afectados que han dejado la militancia, pero que se han ofrecido a dar explicaciones. La suspensión temporal de militancia conlleva la paralización de cuantas investigaciones internas pudiesen haberse emprendido. La petición de suspensión temporal de militancia en el PP de Rodrigo Rato pone fin, de momento temporalmente, a una pertenencia política que arrancó en 1979, en la entonces Alianza Popular. Ese mismo año, el economista y empresario madrileño fue elegido diputado por Cádiz. Su condición de político se prolongaría hasta 2004, cuando terminó su intenso paso por el Gobierno de José María Aznar, en el que compatibilizó la vicepresidencia del Gobierno con la cartera de Economía y Hacienda. Tras quedar fuera de la sucesión como candidato a la Presidencia del Gobierno por el PP, pese a que muchos apostaban por ella, la derrota de Rajoy en las elecciones de 2004 aleja a Rato definitivamente de la política. Paradójicamente, su nuevo cargo de director gerente del Fondo Monetario Internacional en Washington (2004- 2007) daría paso a una etapa mucho más discutida, sobre todo a raíz de su accidentada dimisión. Tras años de vida privada como consejero o asesor de Lazard, Criteria- Caixa y grupo Santander (2007- 2010) asumió la presidencia ejecutiva de Caja Madrid, en pleno proceso de integración con otras seis cajas y de reconversión de todo el grupo que pasaba por un momento crítico. Su paso por Caja Madrid fue el principio del fin de la tranquilidad de Rato, ya que fue la posterior creación de Bankia, su hundimiento y la Rodrigo Rato, tras su salida de la Audiencia Nacional inyección de más de 22.000 millones en ayudas públicas para rescatarla la que le ha llevado a la encrucijada actual. Antes, acabó presentando su renuncia como presidente de la entidad salpicado además por el escándalo de las preferentes. Ahora, se ha producido el descubrimiento de las tarjetas B con las que Rato y el resto de consejeros de Caja Madrid y Bankia se gastaron más de 15 mi- ÓSCAR DEL POZO llones de euros y cuyo escándalo social ha ido en paralelo a las investigaciones judiciales. La Audiencia Nacional ha establecido una fianza civil de tres millones de euros a Rato, que tiene hasta mañana para depositarla si no quiere ser embargado, acusándole tanto a él como a Miguel Blesa de consentir y propiciar el uso de las tarjetas black Rodrigo Rato gastó 54.837 euros con su tarjeta opaca. Mal trago para Rajoy La decisión de Rato viene a relajar la tensión interna que existía entre los dirigentes del PP. Antes de conocerse la petición de Rato, fuentes populares consultadas por ABC criticaron su actitud de no renunciar a la militancia y evitar así tener que pasar el mal trago de expulsarlo. El principal beneficiado de esta decisión es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que había optado por la prudencia a la hora de juzgar públicamente a Rato. Estas mismas fuentes apuntaban que para el presidente, que es el que tomará la decisión, no es una cosa fácil. Han compartido muchos años de Gobierno El desencadenante de esta situación podrían haber sido las dos intervenciones de ayer por la mañana ante el Comité Ejecutivo Nacional del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la secretaria general, María Dolo- res de Cospedal. Dos semanas después de estallar la polémica, la situación de Rato entró ayer de lleno en esta reunión. El estupor y la indignación que existe en el PP se reflejó primero en las palabras de la secretaria general, María Dolores de Cospedal. La número dos del partido fue la primera en intervenir y defendió el derecho de Rato a ser escuchado, pero dejó claro que los miembros de este organismo tienen absoluta libertad para tomar sus decisiones en cumplimiento de los estatutos. Con estas palabras, Cospedal dejaba abierta la posibilidad de expulsar a Rodrigo Rato. La estela abierta por la secretaria general fue seguida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que en la última parte de su intervención hizo referencia a esta cuestión. Primero sacó pecho por la actitud del Gobierno, que ha permitido que salieran a relucir estos gastos mi- llonarios Posteriormente secundó las palabras de la secretaria general sobre la libertad del Comité de Garantías para adoptar las medidas que estime convenientes y precisó que intentaremos resolverlo de la manera más justa posible Sin embargo, la decisión de Rato de pedir la suspensión temporal de militancia paraliza cualquier decisión que pueda tomar el PP. Cospedal apuntó ayer, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección nacional, que el partido quiere tomar una decisión en el plazo más breve posible y no descartó una suspensión cautelar de la militancia, si Comparecencia Rato habló ayer por la mañana con el instructor de su expediente para verse esta semana se estima que hay que adoptarla, se adoptará y admitió que se sienten escandalizados, indignados y sorprendidos con este asunto Ni Cospedal ni el Comité de Garantías del PP podrán suspender a Rato de militancia tras la decisión de este de anticiparse. La número dos defendió el derecho de Rato a ser escuchado, asegurando que tiene que obrar conforme a la legalidad. Si hay que hacer algo se hará cargado de razón En este sentido, subrayó que la contundencia no está reñida con la legalidad Antes de tomar su decisión, Rato había hablado a lo largo de la mañana de ayer con el instructor de su expediente informativo, Francisco Molinero, con el que quedó en verse esta misma semana, según ha podido saber ABC. Molinero ha sido su único interlocutor en el PP, junto con Juan Carlos Vera, con el que ha mantenido dos conversaciones.