Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 21 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 25 Cameron respondió al momento desde Essex, donde se encontraba de visita, con gesto muy serio y tono contundente: Tengo muy claro quién es mi jefe y si quieren que arregle algo y lo que dicen es razonable, lo voy a hacer. Mi jefe es el pueblo británico, no Bruselas Los conservadores han prometido varias veces que no entrarían al Reino Unido más de cien mil inmigrantes al año, pero en los doce meses anteriores a marzo llegaron 243.000. La prensa conservadora, curiosamente, critica la nueva vena eurófoba del primer ministro. Es partidaria de reformar el control de inmigrantes, pero alerta de los riesgos de granjearse la enemistad del resto de Europa y recuerda en sus editoriales que en España viven más de 700.000 británicos. DE LEJOS PEDRO RODRÍGUEZ DESUNIÓN JACK El problema de Gran Bretaña con Europa es tan peculiar como el revisionismo de banderas en sus ex colonias T El líder eurófobo británico, Nigel Farage REUTERS Videoanálisis sobre la disputa entre Cameron y Durao Barroso Un polaco revive al grupo de los euroescépticos UKIP, de Nigel Farage, vuelve a tener grupo en el Europarlamento ENRIQUE SERBETO ESTRASBURGO Durao Barroso y David Cameron hablan durante una cumbre europea ABC 2017 Si Cameron gana de nuevo otro mandato, convocará en 2017 un referéndum sobre la UE Haciendo gala de su flema británica, el nacionalista euroescéptico Nigel Farage anunció ayer su intención de restaurar el grupo parlamentario en la Cámara de Estrasburgo, gracias a la adscripción de un diputado polaco que figuraba entre los no inscritos. Los rumores sobre nuestro fallecimiento han sido ampliamente exagerados dijo Farage citando a Mark Twain en un comunicado en el que promete que el grupo Libertad y Democracia Directa (EFDD) será restaurado lo antes posible. El fichaje del polaco Robert Jaroslaw Iwaszkiewicz no podrá impedir, pese a todo, que en este pleno crucial en el que se despide José Manuel Barroso y se confirma el nombramiento de la nueva Comisión Europea de JeanClaude Juncker, el grupo de los eurófobos no tendrá existencia legal. El presidente del Parlamento, Martin anunció ayer formalmente al inicio de la sesión que constataba que el grupo EFDD había sido declarado como disuelto a causa de que no tenía un numero suficiente de países (al menos 7) representados y por el momento, esa es la realidad que prevalece. Iwaszkiewicz, del Congreso de la Nueva Derecha (KNP) ha hecho ya declaraciones dando por hecho que está feliz de sumarse a este proyecto político del que le atrae que defiende el libre mercado y se opone a la burocracia europea Los 17 italianos del movimiento populista Cinco Estrellas respiran aliviados porque sus intentos de recalar en el sector de los verdes han sido infructuosos. Margen de maniobra La diferencia entre tener o no un grupo parlamentario es abismal, sobre todo en términos de financiación pública y de influencia en los debates. Con la financiación que recuperan, es evidente que Farage logra un excelente margen de maniobra para convencer a su nuevo socio. Hasta ahora, los euroescépticos polacos se agrupaban sobre todo junto a los conservadores británicos, que a su vez son adversarios del UKIP de Farage en el Reino Unido. El anuncio de su resurrección política ha sido aderezado por Farage con todo tipo de alusiones a los pérfidos federalistas como llama a todos los que apoyan la idea de la construcción europea. ras doblar la esquina de esa gran resaca producida por el referéndum de independencia de Escocia, Londres sigue empeñado en producir bastante más incertidumbre política de la que puede digerir un país con fama de estoicismo. De ser reelegido, el primer ministro Cameron opera con un segundo compromiso plebiscitario: renegociar el estatus británico dentro de la Unión Europea y someterlo a votación popular para el 2017. El escepticismo del Reino Unido hacia Europa se mezcla ahora con el fenómeno de UKIP, una alternativa electoral que mezcla populismo, nacionalismo y las opiniones más casposas que algunos tabloides británicos son capaces de plasmar a diario en portadas. Sin un solo escaño en Westminster, la formación liderada por Nigel Farage ganó las últimas europeas con casi un 28 del voto popular. Todo un terremoto político, ya que por primera vez en la historia moderna británica tanto conservadores como laboristas perdían en una cita con las urnas. Parece que los británicos, por lo menos aquellos que se molestan en votar a Ukip, se están creyendo más que nunca su excepcionalismo. Y entre pinta de cerveza y taza de té, han empezado a contagiarse de ese deseo por otra parte, tan europeo que lleva a no querer pertenecer a nada. La cuestión resulta tan peculiar como el revisionismo en el que se han embarcado algunas de las ex colonias británicas que conservan la Union Jack como parte de sus respectivas banderas nacionales: Australia, Nueva Zelanda, las islas Cook, Fidji, Tuvalu... El líder de este pulso de vexilología, que tanto envidia el gran cambiazo que Canadá hizo con su insignia nacional en 1965, es el nuevo primer ministro de Nueva Zelanda. La idea de John Key, por su puesto, es organizar un referéndum para el año que viene. Y como alternativa propone utilizar el helecho plateado, símbolo muy neozelandés utilizado por el estelar equipo de rugby All Blacks. Cada uno a su estilo, parece que todo el mundo se empeña en buscar consuelo interpretando su propia haka maorí.