Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 73 Papa Francisco: La Iglesia no tiene miedo de comer con prostitutas y publicanos Emocionados al borde de las lágrimas, los 253 participantes en el Sínodo de la Familia aplaudieron en pie durante cuatro minutos el discurso final de un sucesor de Pedro que había ejercido su autoridad precisamente dándoles la palabra a ellos y ordenando que se hiciese público inmediatamente no sólo el documento final entero sino también la avalancha de votos recibidos por cada uno de los 62 párrafos, incluidos los tres que no llegaron a la mayoría cualificada de dos tercios por el miedo de algunos a las palabras homosexual o divorciados casados El Papa que les invitó hace dos semanas a hablar con valentía y escuchar con humildad les despidió ayer enumerando las tentaciones sufridas en los debates, desde la rigidez hostil de los escrupulosos y tradicionalistas hasta el buenismo destructivo de los temerosos y los progresistas Desde la tentación de descuidar la fe hasta la de descuidar la realidad, ABC utilizando un lenguaje de bizantinismos que no dice nada Con claridad absoluta, Francisco les dijo que la Iglesia no tiene miedo de arremangarse para verter aceite y vino sobre las heridas de los hombres. No mira a la humanidad desde un castillo de cristal para juzgar y clasificar a las personas Poniendo ante sus ojos la actitud de Jesús, les recordó que la Iglesia no tiene miedo de comer y beber con las prostitutas y los publicanos. ¡La Iglesia tiene las puertas abiertas para recibir a los arrepentidos, y no solo a los que se creen perfectos! La Iglesia, les dijo, no se avergüenza del hermano caído y no finge no verlo. Al contrario, se siente afectada y casi obligada a levantarlo y a animarlo... Quienes habían tenido miedo de las reacciones en sus países a la decisión de salir al encuentro de los pecadores con los brazos abiertos y la sonrisa en los labios, se daban ahora cuenta de su error. El Papa quiere para todos el valor y el amor de Jesucristo.