Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL Agentes de la Fiscalía de México, durante la detención de 27 policías de Iguala presuntamente implicados en el caso DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es internacional ABC Golpe policial en México al cártel que hizo desaparecer a 43 estudiantes La detención del líder de Guerreros Unidos puede arrojar luz sobre su paradero, y sobre los vínculos de policías y políticos con el crimen YAIZA SANTOS CORRESPONSAL EN CIUDAD DE MÉXICO omás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República de México (PGR) anunció en rueda de prensa que la Policía Federal detuvo al líder máximo de la organización Guerreros Unidos Sidronio Casarrubias Salgado, en la carretera México- Toluca, en la frontera entre el Estado de México y el Distrito Federal. La banda está involucrada en los ataques a los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala el pasado 26 de septiembre, que se saldó con seis muertos y 43 desaparecidos. De ahí que el procurador general (fiscal) de la República, Jesús Murillo Karam, dijera en la rueda de prensa que esta detención abre una nueva ruta para llegar a la verdad en la de- T saparición de los normalistas Sin embargo, Murillo puntualizó que el presunto capo niega haber dado la orden: Tampoco se opuso, lo reconoce en su declaración, pero no dice que lo hubiera ordenado; dice que fue una situación casual. Y no les doy más datos porque afectaría la averiguación Según las autoridades federales, Casarrubias asumió el liderazgo de Guerreros Unidos este año, después de la detención del anterior jefe. Murillo Karam también aclaró que Casarrubias no es El Chuky del que habló el fiscal general de Guerrero, Iñaky Blanco, en la rueda de prensa que concedió hace dos semanas, tras el hallazgo de las primeras fosas cerca de Iguala, donde se encontraron 28 cadáveres. Blanco dijo entonces que, según las declaraciones de los detenidos, los policías municipales habían entregado a los estudiantes a los Guerreros Unidos y el líder de la organización, identificado como El Chucky dio la or- den de matarlos. Aún se investiga por qué los policías de Iguala entregaron a los estudiantes al cártel, y por qué este tendría interés en asesinar a los estudiantes que se disponían a preparar una protesta política. Hasta ahora, las fuerzas de seguridad han detenido a 36 agentes, 22 de Iguala y 14 del municipio de Cocula, y a 17 presuntos integrantes del grupo criminal, entre ellos Salomón Pineda, El Molón cuñado del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, huido con su mujer. A Abarca, del partido opositor de izquierdas PRD, se le puede acusar de relación con el crimen organizado desde que el Congreso de Guerrero lo desposeyera de su cargo y, por tanto, de su fuero, en la noche del pasado jueves. El martes pasado se suicidó además el líder de la organización criminal en la zona de Morelos, Benjamín Mondragón Pereda, alias El Benjamón al verse rodeado por la Policía Federal, con la que mantuvo un tiroteo a las puertas de su casa, en Jiutepec, cerca de Cuernavaca. En esa operación también fueron detenidos dos sobrinos suyos, Samuel Antonio Mondragón y Antonio Morales Mondragón, como presuntos miembros de la banda criminal. Fosas comunes Mientras tanto, se siguen analizando los cuerpos encontrados en las fosas comunes de los alrededores de Iguala. El fiscal general anunció esta semana que los primeros cuerpos no pertenecen a los estudiantes, pero los peritos argentinos que colaboran con la PGR en la tarea piden prudencia, porque aún no se han completado las pruebas de ADN. Desde la desaparición de los estudiantes, familiares, compañeros, universidades y organizaciones civiles y de derechos humanos claman por su búsqueda y localización, y han realizado protestas en distintas ciudades del país. La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y estudiantes de la Escuela Nor- Movilizaciones El gobierno acelera la investigación para evitar que la protesta se extienda por todo México Autoridades en fuga El alcalde de Iguala y su mujer siguen en paradero desconocido, mientras se abren otros expedientes