Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 31 pos que han de hacer uso de los mismos. Como ejemplos, se emplea a menudo el hawala (no hay movimientos físicos de fondos, se basa en la confianza) correos humanos, banca islámica, ONGs, inversiones en paraísos fiscales, inversión en oro y diamantes, ingeniería financiera, mezquitas... Por lo general, los grupos yihadistas van modificando los métodos para entorpecer las investigaciones policiales. Así pues, tras las numerosas operaciones llevadas a cabo en España contra el terrorismo de corte islamista, las Fuerzas de Seguridad consideran acreditada la vinculación entre esas redes yihadistas y el crimen organizado. Las células islamistas instaladas en España se dedican en los últimos años al reclutamiento de combatientes con destino a zonas en conflicto. Pero para ello necesitan de un sistema complejo que incluye, además de las citadas vías de financiación, varias actividades con componentes criminales: obtención de documentos falsos (acceso a determinado material) adquisición de armas y explosivos (en el mercado negro) su transporte y ocultación; desplazamientos y cruce de fronteras (recurren a contrabandistas experimentados) Cinco recomendaciones de los expertos Potenciar Unidades de Inteligencia Especializadas en identificar las relaciones entre el crimen organizado y el terrorismo yihadista. Y, a nivel operativo, impulsar el trabajo conjunto de las unidades policiales dedicadas a la lucha contra ambas amenazas. Interrelacionar las bases de datos de delincuencia común y terrorismo. Diseñar políticas multidisciplinares Dirigidas a la población musulmana en general para prevenir e impedir la radicalización de determinados sectores de la sociedad. Prestar especial atención a la comunidad paquistaní y establecer planes concretos contra la proliferación de la doctrina yihadista y sus nexos con la delincuencia común. Uno de los detenidos el pasado mes de mayo en Melilla AFP y delincuentes utilizan como paraísos fiscales. Factores demográficos El número de extranjeros residentes en España es de aproximadamente 5,7 millones, de los cuales el 30 por ciento proceden de países que profesan el culto al Islam. Hay empadronados en torno a 792.000 marroquíes y de ellos el 30 por ciento están asentados en Cataluña. En 2012, el 26 por ciento de los grupos relacionados con el crimen organizado detectados en España estaban integrados por algún ciudadano de origen marroquí. Y se dedicaban especialmente al tráfico de hachís y cocaína. Asimismo, en nuestro país figuran como empadronados alrededor de 64.000 argelinos, de los que el 34 por ciento residen en la Comunidad Valenciana. Además, hay registrados unos 81.300 paquistaníes. A todo ello hay que sumar los ciudadanos que habiendo nacido en España han sido educados en la religión y costumbres de los países musulmanes de los que proceden sus padres o abuelos. Como dominan el idioma español y nuestras costumbres, es más difícil detectarlos en el supuesto de que se radicalicen. El caso es que en las sociedades oc- Colaboración de los bancos Continuar desarrollando el trabajo de colaboración con el sector privado, especialmente el financiero, de cara a prevenir e identificar operaciones sospechosas de financiación del crimen organizado y del terrorismo yihadista. Intentar mejorar la cooperación con aquellos países que terroristas Mantener la vigilancia en prisión Incidir en programas y actuaciones que permitan evitar las conexiones habidas en centros penitenciarios entre grupos que se mueven en el ámbito del crimen organizado y yihadistas. La actualización del Programa contra la radicalización en las cárceles aprobada recientemente por el Gobierno va en esa dirección. Atención al uso de internet y televisión Tanto el yihadismo como el crimen organizado utilizan cada vez en mayor medida las redes sociales. Deben ser objeto de atención también determinadas cadenas de tv que divulgan mensajes yihadistas. Los expertos recomiendan incidir en la adopción de acuerdos bilaterales en materia de lucha contra el crimen y el terrorismo con países del Magreb y del Sahel. cidentales, y por tanto en España, se percibe cierto fracaso en la integración de inmigrantes de origen musulmán. Lejos de estigmatizar la procedencia o la religión que profesan, lo cierto es que la creación de guetos, la existencia de desigualdades entre musulmanes y no musulmanes en aspectos como la formación escolar, o el acceso al mercado laboral, constituyen un factor de riesgo y caldo de cultivo para la radicalización. Según los informes de los Servicios de Inteligencia, la distribución geográfica de las redes yihadistas desarticuladas hasta el momento coincide en gran medida con las zonas de España donde se concentra mayoritariamente la inmigración de origen musulmán. Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid son las zonas donde se ha practicado más detenciones de yiha- distas. Y según estas mismas fuentes, el ámbito de actuación de los grupos de crimen organizado con integrantes marroquíes y argelinos se centra principalmente en Andalucía, además de Cataluña, Valencia y Madrid. Asimismo, los informes alertan de la amenaza emergente que supone la fuerte presencia de paquistaníes en La Rioja, que puede convertirse en un escenario de confluencia entre yihadistas y delincuentes.