Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA Años 1995- 2003 2004- 2012 Total En porcentaje 23 DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es españa ABC El yihadismo en España Condenados por actividades relacionadas con el terrorismo yihadista Condenados según el lugar de radicalización 1995- 2003 2004- 2012 En porcentaje Total Entre 16 y 20 20 21 23 35 30 31 Dentro de España 35 33 23 Fuera de España Entre 21 y 25 47 47 47 Entre 26 y 30 Entre 31 y 35 0 Entre 36 y 40 0 0 0 41 y más 3 23 30 31 22 28 25 5 12 Redes sociales Los captadores detectan en las redes sociales a individuos que muestran curiosidad por la yihad, entran en contacto con ellos y acaban radicalizándolos Ambos supuestos 5 Cataluña Formas de captación Entorno de las mezquitas La concentración de fieles es aprovechada para reclutar a futuros yihadistas. En el entorno de los templos se mueven los ojeadores, que marcan a los posibles candidatos y que trasladan esa información a los captadores Zonas de a ctua ción Familias desestructuradas En ocasiones una familia rota sirve a los captadores para llegar hasta un joven en situación vulnerable y, por tanto, susceptible de ser radicalizado con más facilidad Es considerada en algunos sectores como el mayor punto de concentración del yihadismo en el mediterráneo 792.158 marroquíes Empadronados en España, un 30 de ellos en Cataluña Cataluña La Rioja 1 4 Madrid 3 Com. Valenciana Barriadas En Ceuta y Melilla hay barriadas en las que el entorno facilita la radicalización y captación de combatientes Amigos El entorno social también puede ayudar a la captación de yihadistas 2 Andalucía La Rioja Fuerte presencia de pakistaníes empadronados ABC Las redes yihadistas se financian con el tráfico de cocaína y heroína Los expertos advierten de que el nexo entre terroristas y delincuentes está mutando hacia un mayor grado de colaboración con el crimen organizado JAVIER PAGOLA PABLO MUÑOZ MADRID E l 20 por ciento de los yihadistas detenidos en España habían estado antes en prisión por otras actividades, como tráfico de drogas, robos, falsificación de documentos... Pero los Servicios de Inteligencia advierten de que las conexiones que este tipo de terrorismo tiene con la delincuencia común están mutando hacia grupos criminales más organizados y complejos. El Gobierno aprobó hace días la creación del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) precisamente para dar respues- ta a las nuevas amenazas que se ciernen contra la Seguridad Nacional. Según los informes que manejan los Servicios de Inteligencia a los que ha tenido acceso ABC, España es un país con altas posibilidades de que convivan las redes yihadistas con el crimen organizado. Y lo que es peor, que cada vez estrechen más esos vínculos de colaboración interesada. Una relación que consiste en que integrantes de una célula se dedican también a actividades delictivas, como traficar con droga para financiarse, o que los terroristas delegan algunas de sus necesidades logísticas en organizaciones que se mueven en el ámbito del crimen organizado. Aunque terroristas y delincuentes comunes tengan diferentes objetivos y modus operandi pueden converger con el fin de servir a los propósitos de los primeros, a cambio de contraprestaciones. Se da la circunstancia de que la Sharia (Ley musulmana) prohibe el delito, mancharse las manos con actividades criminales, excepto el contrabando de tabaco, que no lo considera pecado Pero, hipocresías de la vida, el botín de guerra procedente de cualquier actividad ilícita, sí está permitido si contribuye a materializar los objetivos. Financiación legal e ilegal Es probablemente en la financiación cuando más estrechos parecen ser las vinculaciones entre el yihadismo y el crimen organizado. Y más en la actual coyuntura. En efecto, la mayor presión Cambio de táctica El acoso policial obliga a las células yihadistas a delegar labores logísticas en delincuentes comunes policial sobre inversiones legales y negocios para prevenir la financiación encubierta del terrorismo y las dificultades para conseguir dinero suficiente mediante la delincuencia común, está obligando a las células yihadistas a acudir a delitos de mayor envergadura, como el tráfico de drogas a gran escala, también de armas y explosivos, además de secuestros de ciudadanos occidentales. Según recuerdan las fuentes antiterroristas consultadas por ABC, ese proceso de financiación suele tener dos fases. Una primera, referida a la captación de fondos. Puede ser a través de medios legales (locutorios, carnicerías halal, donaciones, colectas, incluso subvenciones) o ilegales (tráfico de drogas, armas, explosivos, robos, falsificación de documentos, estafas, delito fiscal... En cuanto al material estupefaciente, recurren por lo general al tráfico de cocaína, heroína y hachís. La segunda fase se basa en la utilización de procedimientos para conservar los recursos en algún lugar apropiado o transmitirlos a personas o gru-