Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 PRIMER PLANO España recupera poder en la ONU El frente diplomático DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es ABC Los retos en el Consejo de Seguridad Dos años marcados por la guerra Además del terrorismo, Ucrania, Irán o el ébola definirán el aterrizaje español al frente de la diplomacia internacional EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON El mundo en guerra Ucrania Coordinación europea La presencia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sitúa a España en la primera línea de la diplomacia multilateral en el bienio 2015- 2016. Durante esos dos años, en los que a España le corresponderá la presidencia rotatoria del organismo en dos ocasiones, la guerra contra los terroristas del Estado Islámico (EI) será probablemente la cuestión dominante de la agenda internacional. Las crisis internacionales son con frecuencia impredecibles. Hace un año nadie hubiera pronosticado que Rusia iba a arrebatar Crimea a Ucrania, ni que la acción militar estadounidense iba a volver a Irak. Al margen de nuevas situaciones críticas que puedan aparecer, España tendrá que participar activamente en decisiones que el Consejo de Seguridad de la ONU aborde en asuntos que ya están sobre la mesa, como la guerra civil en Siria o las negociaciones nucleares que se mantienen con Irán. Vladimir Putin ya ha dado varias sorpresas y es difícil adivinar sus pasos en relación a Ucrania. Lo más probable es que siga la presión sobre el este de ese país, de manera que la tensión directa con la UE se mantendrá. En esto España se mueve con la diplomacia de la UE y está comprometida con las sanciones impuestas a Moscú. La no dependencia española de los suministros de gas rusos da a España un mayor margen de maniobra. En cualquier caso, sobre Ucrania debería haber una coordinación con Reino Unido y Francia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad. REUTERS Afganistán Un militar estadounidense llega al lugar escenario de un atentado suicida esta semana en Kabul, capital de Afganistán Irán Crisis en el horizonte Estado Islámico Consenso solo de momento La guerra en Irak y Siria contra el Estado Islámico va a durar varios años, como ya advertido Estados Unidos, así que muy probablemente esa crisis se mantendrá todo el tiempo en que España ocupe el puesto en el Consejo de Seguridad. Hasta ahora ha habido relativo consenso en ese organismo sobre el peligro internacional que supone el yihadismo del EI. Así, ningún miembro ha cuestionado que Estados Unidos invada espacio aéreo de Siria y bombardee sobre ese país sin permiso de las autoridades de Damasco. A Rusia le interesa la condena de la violencia islamista y el control de los viajes de jóvenes radicalizados, pues le ayuda en su lucha contra el islamismo del Cáucaso, pero no puede descartarse que, si la situación en Siria perjudica al presidente Bashar al Assad, Moscú ponga impedimentos en el Consejo de Seguridad a la campaña militar que lidera Estados Unidos. Esta ha sido denunciada hasta ahora por Venezuela, que también ocupará un puesto en 2015- 2016. España actuará de estrecho aliado de Washington. Mientras sigan las negociaciones entre Irán y el grupo P 5+ 1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania) el problema del programa iraní de energía nuclear quedará fuera de la agenda formal del órgano duro de la ONU. Si no se alcanza un acuerdo, la posibilidad de que Teherán llegue a tener la bomba atómica volverá al primer plano de la política internacional, con riesgo de ataque de Israel para destruir instalaciones iraníes, con la ayuda de EE. UU. o sin ella. En una crisis de ese tipo, el voto de España sería especialmente valioso. REUTERS Ucrania Un tanque del Ejército ucraniano en Debaltseve, en el este del país, donde desde hace meses combaten a los rebeldes prorrusos Siria Condenas sin efecto La guerra civil siria es una de las cuestiones más envenenadas a las que se enfrentará España. Hasta ahora las condenas contra el régimen de Bashar al Assad impulsadas por Estados Unidos han sido rechazadas por Rusia, en ocasiones del brazo de China, o bien suavizadas para evitar el veto de Moscú y Pekín. El nuevo uso de armas químicas por parte del presidente Al Assad, documentado por algunas fuentes en varios casos aislados, podría llevar a un nuevo intento de condena, al que lógicamente se sumaría España. Ébola Esfuerzo contra el virus Si el contagio en España, Estados Unidos u otros países fuera de Africa queda eliminado en breve, cuando en enero se ocupe el asiento del Consejo de Seguridad la urgencia se habrá centrado en su foco de origen, básicamente en Liberia y Sierra Leona. La experiencia de los casos registrados en España y la conveniencia de ser cabeza de puente de los transportes estadounidenses de ayuda hacen de España una inestimable voz en la lucha contra el virus.