Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 19 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 17 HACIENDO AMIGOS der por qué el mundo pobre acaba de pasar repentinamente de la convergencia a la divergencia. La explicación más probable es que el periodo de emergencia rápida, 2000- 2009, fue una feliz excepción, pero no una norma histórica de larga duración. Al renunciar al socialismo, China, India y Brasil han liberado el espíritu de empresa, han importado técnicas de producción y capital occidental, han desplazado a millones de campesinos hacia las fábricas, y se han beneficiado de la repentina apertura del comercio internacional y de la rapidez de las comunicaciones por internet y de los transportes por contenedores. Nunca en la historia económica se han dado tantos elementos favorables a los países emergentes. Pero esta euforia ha terminado porque estos países emergentes no han sabido crear las condiciones duraderas para una prosperidad que no dependiese sobre todo de la innovación científica y del consumo concentrados en el mundo ya desarrollado. Los países emergentes creyeron que les bastaría con explotar indefinidamente su mano de obra barata y sus recursos naturales, pero no se prepararon para la revolución tecnológica que permite la reindustrialización de los países ricos. Podemos ilustrar este error de los países emergentes con un antiguo enigma matemático, el de la carrera de Aquiles y la tortuga. Si la tortuga sale primero, Aquiles no la alcanzará jamás: para alcanzarla, tendría que cruzar la línea mediana que le separa de la tortuga. Cuanto más avanza Aquiles, más disminuye la línea mediana, pero no desaparece nunca. Dejo al lector sumido en la perplejidad y vuelvo a la economía. La línea mediana que separa a los emergentes inmergentes de los que ya han emergido se llama innovación, ciencia, propiedad intelectual y Estado de Derecho. Los dragones de Asia Japón, Corea del Sur, Taiwán y Singapur han recuperado el retraso con el mundo occidental en una generación o dos por haberlo entendido y por no haberse dejado intoxicar por los beneficios inmediatos de la globalización. Estos países, los dragones asiáticos, invirtieron sus beneficios en las infraestructuras políticas y educativas de un desarrollo duradero. Comprendemos entonces por qué, hoy en día, algunos países divergen en vez de converger. Por ejemplo, Argentina destruye el Estado de Derecho; China cierra su mercado interior y copia más de lo que innova; India se niega a exponer a sus agricultores a la competencia; en África, los estados se disgregan; y en Egipto el Gobierno vuelve a nacionalizar la economía. La economía es realmente una ciencia ingrata porque la mayoría de las veces favorece a la tortuga por el simple hecho de haber salido la primera y de que casi nunca se desvía de su camino. IÑAKI EZKERRA LO DE SOSA WAGNER El lío de UPyD sirve para que lo que se anunció como el final del bipartidismo sea el comienzo del final del bisagrismo D Dilma Rousseff hace campaña en Curitiba EFE en mi encabezamiento dice el lector, que, parafraseando a nuestro colaborador, titula su carta Una parte excesiva de España está gravemente enferma Hermann y Carlos Herrera sigue completaban el pasado viernes 10 de octubre en ABC el cuadro pesimista de esa parte de España tan enferma. Como no puedo mejorar a ninguno de estos tres, me limito a recomendar la lectura de sus columnas, para mí inmejorables y dignas de españoles cultos, comprometidos y valientes La democracia en Bolivia No está muy conforme la embajadora del Estado Plurinacional de Bolivia en España con la línea editorial de ABC respecto al país que preside Evo Morales. MARÍA DEL CARMEN ALMENDRAS expresa su malestar por la cobertura informativa de las elecciones generales bolivianas, en la que se queja la embajadora su medio llega a calificar de autocracia al Gobierno de nuestro país He de enfatizar continúa que Bolivia cuenta con un sistema democrático consolidado, con altos índices de participación y con rigurosos mecanismos de control social, rasgos que permiten al pueblo boliviano expresar su voluntad, decidiendo sobre su propio destino y delimitando el poder de sus representantes. Las elecciones suponen la manifestación de esa potestad decisoria, una fiesta democrática en la que las y los ciudadanos eligieron por una amplia mayoría dar continuidad al proyecto inclusivo y redistributivo del Gobierno de Evo Morales Menos cúpulas... A modo de cierre, una oportuna corrección de ANTONIO HERNÁNDEZ- BRIZ. A la vista de la foto de la página 68 del ABC del 16 de octubre, lo que hay en el hotel NH Eurobuilding es una bóveda, no una cúpula. Las cúpulas son bóvedas hemiesféricas, y lo que hay en ese hotel no tiene nada de semiesférico. Ruego a ABC que tenga más cuidado con este tipo de confusiones. Lo mismo les da decir bóveda que cúpula, o teleférico que funicular, y así se confunde a la gente, que pretende ilustrarse leyendo el ABC Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. E todo el triste capítulo de las desavenencias entre la dirección de UPyD y Sosa Wagner, que se han saldado de la peor forma posible, se me ha quedado grabada una frase que éste dijo hace unas semanas y que apelaba a lo básico en todo debate bien sea ideológico, teológico o gastronómico: Por favor, dejen de insultarme Eso es lo que me queda de ese cristo sin entrar en consideraciones políticas; esa terrible costumbre que se ha impuesto en la vida pública española, en los partidos y en el asociacionismo civil de usar contra quien estorba al propio interés personal descalificaciones gruesas y acusaciones miserables. Porque Sosa Wagner estaba utilizando elegantemente un eufemismo cuando llamaba insultos a eso, a unas acusaciones no por ridículas menos insidiosas. Las más leves han sido las que trataban de pintarlo como el intelectual encerrado en sí mismo e incapaz de bajar a la tierra de un partido. Pero eso tampoco cuela. No cuela porque Sosa Wagner es la persona más afable que existe, la más presta al entendimiento, y porque tiene algo, aparte de educación, que le distancia tanto del autoritarismo como de sus adversarios: sentido del humor. Quienes no se entienden con Sosa Wagner es que no se pueden entender con nadie. De hecho no se entienden y antes o después acabarán a tortas entre ellos. No cuela, en fin, el cliché del perro verde intelectual porque se puede ser perro verde sin haber leído un libro y porque conocemos bien ese prejuicio. Es el de Dolores Ibárruri al Jorge Semprún que proponía una superación del estalinismo en el PCE de los años sesenta: ¡Intelectuales, cabezas de chorlito! Una década después, cuando ya era un poco tarde, Carrillo (ése sí que era un perro verde) comprendería que los chorlitos tenían más cabeza que él. Sí. No hace falta entrar en consideraciones políticas para valorar la honestidad y dignidad de Sosa Wagner. Pero, entrando en ellas, hay que decir que la desmesurada reacción de los barandas de UPyD contra alguien que proponía lo sensato (unirse a Ciudadanos) sólo ha servido para que lo que se anunció como el final del bipartidismo sea el comienzo del final del bisagrismo La misma cita que tuvo Rosa Díez con Pedro Sánchez el 18 de septiembre para coincidir ambos en la reforma federal de la Constitución estuvo cargada de significado. Era un portazo a la unión de UPyD con el partido de Rivera y a la tesis de Sosa Wagner de que no es posible la vía federal con socios desleales como los nacionalistas. De Sosa Wagner sabemos lo que piensa por sus artículos, por sus libros y por él, que es un libro abierto. Lo que no sabemos es adónde van quienes le han insultado y acusado. Corrupto, vendido, traidor... ¿Cuándo se empezó a manejar ese lenguaje entre compañeros de causa? ¿De qué me suena a mí todo eso? Me suena de los inicios del Movimiento Cívico Vasco; de los líos, de las divisiones y de una lejana reunión que terminó con un grito divertido y profético: ¡Gorriarán pero no convencerán!