Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es cultura CULTURA 67 Sara Baras: Yo bailo lo que me echen, hasta un referéndum La artista gaditana cierra en Madrid, tras más de dos años, la gira de La Pepa JULIO BRAVO MADRID Lasa y Zabala (2014) Pablo Malo narra con Unax Ugalde el doble crimen del GAL. no a víctimas y victimarios Joseba Arregi, exconsejero de Cultura con el PNV y voz crítica contra el nacionalismo totalitario, relativiza la influencia directa del cine- las películas no garantizan un relato pero rechaza un enfoque cómico para abordar la violencia. Personalmente, a mí no me gusta. No ha pasado suficiente tiempo ¿Hay riesgo de banalizar el mal? El peligro no es tanto la banalizacion como la indiferencia ante el mal. La obsesión por cerrar el capítulo de ETA lo antes posible terminará haciéndonos creer que ETA no existió. No solo hay que reclamar la memoria de las víctimas, sino recordar al verdugo. Si se nos presenta en su vida normal sin decirnos qué hizo, las víctimas pierden su significado. Con o sin películas, la sociedad desea en este momento olvidar. Prefiere no recordar qué pasó y qué hizo cada uno. Es mucho más cómodo incide Arregi. La fuerza del verdugo El catedrático de la Universidad del País Vasco Santiago de Pablo, quien ha estudiado a fondo la relación entre el cine y la historia, explica por qué se ha preferido retratar a los victimarios y sus historias personales antes que a las víctimas. El verdugo suele tener mayor atractivo por su fuerza dramática, el dilema y la psicología oscura del personaje. Las víctimas en cambio siempre sufren; en eso son más planas señala. Hay nuevas películas en marcha como Lejos del mar de Imanol Uribe, sobre el enamoramiento de un etarra hacia la hija de una de sus víctimas. O Fuego de Luis Marías, que cuenta la venganza de un policía nacional (José Coronado) al que ETA mató a su mujer y mutiló a su hija. Justo un enfoque- el vengativoque nunca ha existido en la realidad. ¿Cómo se baila políticamente? se preguntaba hace años Sara Baras tras una indicación de Lluís Pasqual durante el montaje de Mariana Pineda Nadie supo responderle. No podía suponer la bailaora gaditana que, tiempo después, volvería a enfrentarse con esta cuestión, en el personaje más singular que le ha tocado encarnar: la Constitución de Cádiz de 1812. El 19 de marzo de 2012, la artista estrenó en su ciudad natal La Pepa un espectáculo al que va a poner fin en el teatro Compac Gran Vía deMadrid, donde estará desde este miércoles hasta el 23 de noviembre. Entre ambas fechas, una gira con más de doscientas funciones, que han visto unos doscientos cincuenta mil espectadores. Ha sido una gira muy larga, centrada sobre todo en España dice Sara Hemos paseado a La Pepa en circunstancias muy distintas teatros, auditorios al aire libre, festivales de verano... De momento, Sara Baras va a guardar a La Pepa en el baúl, junto a Juana la Loca, Mariana Pineda o Medusa, el más reciente de sus personajes, que estrenó en julio en Mérida. Solo iba a ser para unas pocas plazas en Verano, pero ha sido tanto su éxito que la recuperaremos en 2015 Antes, en diciembre, estrenará en el teatro de los Campos Elíseos de París donde es habitual que pase las Navidades y Fín de Año su nuevo trabajo: Voces Será un espectáculo basado en las voces flamencas que más han influido en mi carrera y en mi baile Sara Baras, la semana pasada IGNACIO GIL Madurez A cada uno nos llega en un momento distinto. Yo ahora no dejo nada al azar. Si llega el duende, que me pille trabajando Baile Hay que bailar más. Si lo hiciéramos, veríamos las cosas de otra manera feréndum; si bailáramos más, se verían las cosas de otra manera. La danza es de las cosas más bonitas que hay en la vida. No me refiero al baile, digamos, académico o profesional. Hay que dejarse llevar por lo que uno escucha, siente, y poner a tu cuerpo a moverse, que es algo muy sano. Así que sí, yo lo bailaría todo; hay cosas, además, que las diría mejor bailando La maternidad, reconoce Sara Baras, ha sido un punto y aparte tanto en su vida como en su arte. Soy otra Enriquecimiento Pero, dice la bailaora, creo que nunca voy a colgar del todo a La Pepa; tiene un componente muy personal: por un lado mi tierra; la energía del Sur, de Cádiz, su naturalidad, están muy presentes en la forma de bailar. Fue además mi primer espectáculo después de ser madre, y eso, como es lógico, me cambió completamente. Esa alegría y esa energía positiva que transmite me han enriquecido mucho personalmente, y no lo voy a soltar nunca No es la de Cádiz, pero la Constitución española está ahora en boca de todos. ¿Se atrevería Sara Baras a bailarla, como hace con la de 1812? Yo bailo lo que me echen, lo bailo todo responde segura hasta un re- persona, mi madurez es diferente. Siempre me he considerado una mujer valiente, y por eso creé una compañía propia cuando no sabía ni como hacerlo, por ejemplo. Pero la madurez nos llega a cada uno en un momento determinado. Yo no dejo ahora nada al azar ni a la inspiración. Siempre he trabajado mucho, pero ahora más. Antes podía llegar a una actuación apenas sin ensayo y arriesgarme a que saliera o no, y cuando era que no irme llorando. Ahora he cambiado. Si algo me sale, que sea porque me paso muchas horas en el estudio, frente al espejo, trabajando. Cuido mucho más mi alimentación, trato de dormir lo suficiente. Y estar preparada para que cuando tenga que llegar ese momento que llaman duende te pille con todas las de la ley. Que los momentos bonitos, que el arte, nazcan del sudor y los años de trabajo Y ahora, concluye la artista, disfruto del baile, lo saboreo, de otra manera; me sigo dando una paliza cada vez que salgo a un escenario, pero siento más, y las valoro más, la música, el silencio, el teatro... La magia