Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ABCdelDEPORTE Fútbol Eurocopa, fase de clasificación ASÍ JUGARON DE GEA, cómodo En un partido tranquilo, se mostró atento cuando el rival le exigió LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es deportes ABC CARVAJAL, constante Rápido, cumplió en defensa. El segundo gol llegó por su banda PIQUÉ, lento Sin chispa, mostró buena sintonía con Bartra. Sufrió cuando fue encarado BARTRA, acoplado Buen partido. Mostró ganas, velocidad y criterio en la salida de la pelota J. ALBA, rápido Puso el punto de velocidad en una selección lenta. Seguro en defensa SILVA, desatascó Enseñó que el gol también puede llegar con un tiro lejano. Hábil entre líneas España mejora ante Luxemburgo y Diego Costa rompe su maleficio La selección, en rombo, ofreció un juego alegre ante un flojo rival Marcaron también Silva, otra vez Alcácer y el debutante Bernat trella. Se mueve en el frente de ataque como el chaval de la gorra de las hamburgueserías, frenético (pero risueño) entre las patatas y el Big Mac. España ya no puede renunciar a su alegría. El primer gol llegó en el veintiséis con un rechace que cazó Silva al borde del área. Apareció allí con los brazos abiertos como un ave carroñera, controló con el interior de la zurda y con el exterior la fue alejando del portero y acercando al palo. Silva estaba muy vivo justo detrás de los delanteros y además tenía la ayuda de Iniesta, que saliendo del primer rival con un dribling o con su media vuelta, invadía la zona del mediapunta. Muy bien Bartra, elegantísimo en el toque y en el corte, y estupendo Carvajal, más que Alba, ilimitado por un carril sin oposición. El segundo gol, el de Alcácer, vino por allí, con intermedio de Silva. Dos o tres llegadas muy tímidas tuvo Luxemburgo en los últimos minutos de la primera parte que nos permitieron ver las maneras por alto de De Gea. La primera parte resolvía el partido con buen juego y dejaba sólo el interrogante de Diego Costa, cuya falta de acierto rozaba la gafancia y le daba un aire de ansiedad al semblante numismático de Del Bosque. HUGHES LUXEMBURGO Joubert Chanot Janisch Jans Philipps Gerson Martins (60) Mutsch (86) Holter Da Mota (74) Bensi Turpel (60) Payal (74) Deville (86) 0 ESPAÑA De Gea Carvajal Piqué Bartra J. Alba Silva (69) Busquets Koke Iniesta (69) Alcácer D. Costa (81) Pedro (69) Bernat (69) Rodrigo (81) 4 T odos los doce de octubre deberían acabar con un partido así. El Luxemburgo- España tuvo algo de prolongación del desfile. Exhibición entre el simulacro y el fogueo que bien le viene a la selección antes de despedirse, porque además aparecieron los jóvenes. Sin grandes decapitaciones, sin revoluciones, España terminó con un ataque nuevo. Un cambio generacional así sería la apoteosis delbosquista. De hecho, parece que eso espera con Casillas: que, como en ese vídeo de los Aerosmith, mute progresivamente en De Gea sin que nadie advierta el cambio. España salió con un 4- 4- 2 en rombo. Esto puede parecer una mera cuestión táctica, pero significaba algo más. Primero, variedad. Segundo, salida de la maraña de centrocampismo difuso en el que algunas veces se enreda el tiquicata. Tercero, y principal, era una forma de meter en el equipo a Alcácer sin sacrificar a Diego Costa. El de Lagarto empezó muy bien. Desmarques torrenciales, remates, asistencias, movilidad y entendimiento con los centrocampistas, pues Koke, Silva e Iniesta le adivinaban los desmarques. Es decir, goles aparte, Costa logró una mayor integración en el equipo. Alcácer participó menos, pero aún mejor, pues todo lo hizo bien. Una dejada a Costa sin tocar, luego otra al primer toque. Tuvo una ocasión clara que falló tras controlar con pie de colibrí, que diría García Márquez, y después, a la segunda, en el cuarenta y uno, el gol con perfecto remate. Con ese flequillo y esa animosidad optimista como de Bustamante, Alcácer va encajando en el equipo y haciéndose es- GOLES 0- 1, m. 26: Silva. 0- 2, m. 41: Alcácer. 0- 3, m. 69: Diego Costa. 0- 4, m. 87: Bernat. EL ÁRBITRO P. Gil. Amonestó a Holter, D. Costa y Piqué. LA FIGURA Silva Marcó un gol y generó el segundo. Se movió con calidad y buen entendimiento con Iniesta Estreno de Bernat y Rodrigo La reanudación prolongó el domini español, aunque con menos ocasiones. Diego Costa se iba deshaciendo persiguiendo rivales y balones y se le iba poniendo el ceño funesto, pero por fin, en un córner, consiguió su gol. Fue un córner absurdo validado por un jugador luxemburgués que rompía el fuero de juego. El delantero había soñado otra cosa y no lo celebró. Era un gol menor, pero cerraba un debate y aliviaba a Del Bosque. Su obstinada apuesta por Costa tuvo ayer su recompensa: asimilación en el orden ofensivo del equipo y, por fin, gol. Además de Silva, estuvo bien Koke, más visible en ataque, más mandón, ocupando parcelas crecientes del campo. A los veinte minutos de la reanudación, doble cambio. Debutaba Bernat, que doblaría la banda de Alba. Después se quedó una delantera formada LO MEJOR Iniciativa total de España. Destellos de Silva, Alcácer. Bartra se mostró firme LO PEOR Muy floja Luxemburgo en todas las líneas. A Costa le costó marcar. ESTADÍSTICAS Luxemburgo 2 77 53 2 276 4 16 27 Remates a portería Balones perdidos Balones recuperados Fueras de juego Pases correctos Saques de esquina Faltas cometidas Posesión España 7 75 57 4 728 6 8 73 Aparece la juventud En el cuarto gol participaron Alcácer y los debutantes. Caras nuevas para el optimismo español por Alcácer y Rodrigo. Trombones valencianos de alegría. Es decir, casi sin darnos cuenta y sin traumatismos, una esperanza generacional. En el ochenta y ocho protagonizaron una estupenda jugada. Desmarque de Alcácer (otro) Rodrigo aguanta la llegada de Bernat y el lateral, como una moto, bate al portero. Un gol novísimo y tan vertical que nos hizo soñar con otro fútbol. Todo lo anterior, claro, teniendo en cuenta la debilidad del rival. Luxemburgo es uno de esos exotismos europeos que perpetúan la visión que del continente tenían los Hermanos Marx. La Freedonia de Sopa de Ganso. Ante estas selecciones parece que sólo computa lo malo. Quedémonos, de ayer, con el gol ansiolítico de Costa y con el vislumbre de una nueva generación.