Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ABCdelDEPORTE MotoGP Márquez, bicampeón del mundo LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es deportes ABC Marc Márquez, exultante tras bajar de la moto en el GP de Japón AFP Segundo capítulo de gloria Ganó Jorge Lorenzo, pero fue Marc Márquez el piloto más feliz en Japón, al proclamarse bicampeón del mundo de MotoGP tras superar a Rossi y Pedrosa LAURA MARTA S i su sonrisa siempre es la más brillante de los circuitos, ayer iluminó al país del sol naciente. En Japón, en Motegi, en el circuito de los jefes de Honda, Marc Márquez levantó dos dedos: fue segundo en la carrera detrás de Jorge Lorenzo, suficiente para coronarse en MotoGP por segunda vez en su carrera. Dos temporadas, dos títulos, un cien por cien de efectividad que el ilerdense celebró con su equipo, su padre y su afición, que lo siguen allá adonde va y que han aumentado su cariño desde que aterrizó en el Mundial de motociclismo en 2008. En Japón comenzó a forjar una le- yenda a pesar de sus 21 años y 237 días. Una edad tempranísima que augura todavía tiempos mejores. El protagonista del día también: He cometido errores este año que me servirán para el que viene. Pero es difícil mantener el nivel. Yo lo he hecho dos años, pero nunca se sabe Es consciente de la dificultad de su hazaña, de que se ha batido en duelo con pilotos con muchos grandes títulos en sus zurrones: Jorge Lorenzo, al que acaba de igualar con dos, o Valentino Rossi, con siete mundiales. Pero sigue siendo una esponja y acumula lecciones que pone en práctica de una carrera a otra, de un curso para el siguiente. Japón no fue una excepción. Atenazado por aquella bandera negra de Phi- llip Island que retrasó su primer alirón hasta Valencia en 2013, por las últimas caídas y por la presencia de todos los jefazos de Honda en su garaje, Márquez templó nervios para pilotar con la cabeza, no con el corazón. No podía cometer más errores, no aquí. Los de Misano y Aragón me metieron presión, por eso no piloté como siempre. Me costaba adelantar confesaba el de Cervera. Tenía muchas opciones para coronarse y eligió la de la inteligencia, la de la madurez: esperar su momento, acercarse a los de cabeza, a un Lorenzo desatado y a un Rossi con hambre, y cruzar la meta por delante del italiano tercero y Pedrosa cuarto Campeón con la calculadora. A Lorenzo le cedió el placer de ce-