Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es españa ABC Nuevo escándalo de la Asamblea Nacional Catalana La ANC contrata el merchandising a empresas vinculadas a su extesorero Oriol Sallas llevó las cuentas de la Asamblea Nacional Catalana entre junio de 2013 y mayo de 2014 Los productos independentistas podrían estar fabricados en China JUAN FERNÁNDEZ- MIRANDA MADRID El negocio del independentismo La venta de todo tipo de productos en favor de la independencia es para la ANC una importante fuente de financiación L a Asamblea Nacional Catalana, principal organización del movimiento soberanista, cuenta con un importante negocio en la venta de productos de merchandising vinculados a la Cataluña independiente. Solo en 2013 supuso unos ingresos para la ANC de 1,1 millones de euros, lo que convierte esta partida en una de sus principales fuentes de financiación. El volumen de venta de este tipo de productos gorras, camisetas, mecheros, pulseras, toallas, banderas de distintos tamaños y hasta cava 1714 es tal que la ANC decidió externalizar al menos una parte a empresas ajenas, principalmente dedicadas a la fabricación, montaje y comercialización de objetos de decoración, personal o doméstico. Según ha podido saber ABC, al menos cinco de las empresas que podrían estar participando en ese negocio están vinculadas a Josep Oriol Sallas Campmany, quien fuera tesorero de la organización entre junio de 2013 y mayo de 2014. Oriol Sallas figura como administrador único de tres sociedades del sector cuyo objeto social es, precisamente, la fabricación, montaje y la comercialización de objetos de decoración, personal o doméstico Boibe S. L. Madness Article S. L. y Madness Esport S. L. Made in China Los productos del merchandising independentista podrían estar fabricados en China, ya que a través de Madness Esport S. L. se habrían realizado envíos de dinero a una empresa con negocio en aquel país, de manera que esas remesas se destinaran a la compra de materia prima para la venta del merchandising del movimiento independentista catalán. Además, Sallas es directivo de Madness S. A. (sin objeto social especificado) y SBO Llicencies S. L. que se dedica a la distribución, importación, exportación, fabricación y comercio de productos textiles, de cuero, objetos de regalo, de adorno, personal o doméstico, y complementos para el vestido. Una vez que Sallas dejó el puesto de tesorero en mayo de 2014, que sería ocupado por Nuri Guillaumes, desaparecía la relación directa y el posible conflicto de intereses existente. Pero a tenor del vínculo empresarial existente entre la organización y las sociedades relacionadas con Sallas, la influencia sobre la tesorería parece no haber desaparecido. Oriol Sallas asumió el cargo de tesorero en sustitución de Llorenç SoTorres en junio de 2013. Unos meses después, en concreto el 15 de febrero de 2014, aseguró en una reunión del Secretariado Nacional de la ANC que la contabilidad que llevaba su antecesor no era la correcta: Respecto a la anterior gestión, en el traspaso de Llorenç Sotorras éste reconoció que exclusivamente se dedicaba a llevar la contabilidad de la ANC Central. Ahora ha reconocido que no se hacía bien Como desveló ABC el pasado 1 de septiembre, aquella reunión de la Asamblea Nacional Catalana fue la primera en la que se admitió el ingreso sin justificar de 1,5 millones de euros, lo que podría suponer la comisión de un delito fiscal del ejercicio anterior, el 2013. Quedaba claro, por los testimonios de los propios miembros de la organización, que existía un descontrol en las cuentas. Buena prueba de ello fue el acto de constitución de la ANC, que tuvo lugar en el Palau Sant Jordi, en Barcelona, el 10 de marzo de 2012. Asistieron 7.000 personas, que corearon proclamas independentistas y que compraron numerosos productos proindependencia. Lo que no sabían los asistentes es que en ese acto se produjeron una serie de irregularidades que desembocaron en una auditoria externa, y todo a cuenta del merchandising Pese a que el presupuesto inicial era de 3.000 euros al final se gastaron más de 14.000, lo que supuso un desfase del 400 por ciento. Pero no solo eso, además se contrató a una empresa que el día en que se celebró el acto no existía