Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN POSTALES LUNES, 13 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es opinion ABC JOSÉ MARÍA CARRASCAL A los cuatro vientos La foto de Teresa Romero CORRUPCIÓN SISTÉMICA Son los usos, no los abusos, lo que hay que arrancar, ya que, en otro caso, las ramas podridas seguirán brotando Conjugar dos derechos desde el respeto La publicación ayer en varios periódicos entre ellos ABC de las fotografías de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola llevó al Hospital Universitario La Paz- Carlos III a emitir un comunicado en el que lamentaba la decisión. En el texto, se refería además a la necesidad de alcanzar un equilibrio entre dos importantes derechos constitucionales: el derecho a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión y el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen En el proceso de la toma de decisión de publicar las imágenes, ABC tuvo siempre presente el mencionado equilibrio. Las fotografías tienen un evidente valor informativo: en ellas se aprecia a la paciente incorporada por sus propios medios después de informaciones confusas anteriores que apuntaban a que había sufrido un fallo multiorgánico. La información contenida en las tomas tiene especial valor en un asunto que ha generado gran inquietud entre la población. D E repente, los partidos se han puesto a dictar códigos de conducta para sus miembros. Un poco tarde, ¿verdad? Bueno, mejor tarde que nunca. El problema es que los códigos, las normas, las leyes, en España, no se cumplen. Ahí tienen ustedes las tarjetas negras auténticas patentes de corso de los privilegiados, o el reparto desvergonzado del dinero para los parados, que venían funcionando desde hace años sin que nadie moviera un dedo, pues estaban todos envueltos: PP, PSOE, IU, sindicatos, empresarios y algún otro que pasaba por allí. Lo que quiero decir es que con códigos de conducta no se soluciona nada si no se ataca el mal en su raíz, el sistema mismo. Son los usos, no los abusos, lo que hay que arrancar, ya que, en otro caso, las ramas podridas seguirán brotando. Y ahora voy a decir algo escandaloso: La clase dirigente que emergió de la Transición vino a hacer lo mismo que hizo la que emergió de la Guerra Civil: considerar que España le pertenecía por haber ganado la contienda, la una, y las elecciones, la otra, lo que les daba derecho de dictar las normas a su favor. Invirtiendo en el segundo de los casos el propio sistema en que se asentaban, ya que en el primero se trataba de un derecho de conquista: media España sobre la otra media. Pero en democracia la clase dirigente no es la propietaria de la soberanía nacional, es el pueblo, que delega en ella el poder para que lo ejerza en su nombre y de cuyo ejercicio tiene que dar cuenta. En pocas palabras: son simples servidores de la ciudadanía. Pero han venido actuando como si fueran los dueños de todo lo público, empezando por el dinero, como anunció en frase histórica una ministra y han puesto en práctica las elites rectoras de la sociedad española en sus tres niveles, municipal, autonómico y estatal. Con las consecuencias que estamos viendo: una corrupción que afecta a la misma médula del sistema. Espero con verdaderas ansias una tesis doctoral sobre los privilegios que leyes y disposiciones emanadas de la Constitución del 78 otorgan a los partidos, a los sindicatos, a las organizaciones empresariales, al cuerpo judicial y demás aparato del Estado sobre el resto de los ciudadanos. El día que salga a la luz nos echaremos las manos a la cabeza, al comprobar que hemos creado una nueva clase no muy distinta a la del régimen anterior y bastante parecida a la que Djilas diseccionó en los países comunistas, aunque arropada aquí por el manto de la democracia, en sueldos, pensiones, impuestos, cobertura jurídica, horarios de trabajo y prácticamente todos los aspectos de la vida. El caso más escandaloso es el de los altos cargos que al abandonarlos van directamente a otros cargos estatales ¡cobrando sustanciosos honorarios junto con la jubilación, mientras a los demás nos la quitan si seguimos practicando otras actividades! Casta los llaman los de Podemos. Para el resto de los españoles son vulgar caspa. Diego Costa pelea por un balón ayer Diego Costa rompe el gafe El internacional español marca al séptimo intento Diego Costa por fin encontró el esperado gol que tanto buscaba con España. Lo celebró anoche en el triunfo ante la débil Luxemburgo (0- 4) aunque, antes de ser abrazado por sus compañeros, se volvió a desesperar al desperdiciar sucesivamente ocasiones ante la portería rival. El tanto supuso un bálsamo para el internacional, que en su séptimo encuentro con la selección dio una alegría a los aficionados y también a Vicente del Bosque. El seleccionador ha confiado en él pese a las dudas generadas por el delantero, que ahora jugará con menos presión. No puede acomodarse porque en la selección tiene mucha competencia. Teresa Romero, en su habitación OSCAR DEL POZO CARTAS AL DIRECTOR El Barça, perfecto referente moral El Barça acaba de declarar su apoyo oficial a la consulta del 9 N. Sí, se trata del mismo Barça que, por 15 millones de euros, hace propaganda de Qatar. Y se trata también de ese 9- N que defiende el derecho a decidir de solo la minoría secesionista que mediante dos preguntas trampa pretende aplastar, si alcanza a reunir un 25 por ciento de votantes en esa farsa, a la gran mayoría no independentista de los catalanes. Está claro, pues, que actuando como haría un club deportivo cualquiera la directiva del Barça no abusa de sus socios Un peldaño más cerca de la paz El mundo necesita proyectos nobles y más gente con fuerza para conseguir que se hagan realidad. Cuando dos personas, aun perteneciendo a países enfrentados, se unen para lograr vencer problemas tan graves como el abuso infantil o la falta de derechos en el sistema educativo, deben ser recompensadas por sus acciones. Es por eso por lo que la joven Malala Yousafzai, de origen paquistaní, y el activista hindú Kailash Satyarthi han recibido el premio Nobel de la Paz. Ella, con tan solo 17 años, se ha convertido en portavoz de todas esas niñas que no conocen el derecho a la educación; y Kailash, gracias a la ONG que fundó, ha conseguido rescatar de la esclavitud infantil a 83.000 niños en un país donde los traficantes se aprovechan de su pobreza y su casta. Dos maestros de la lucha a quienes deberíamos tomar como referentes. Porque la unión hace la fuerza, y, si no lo hacemos hoy, quién sabe dónde estaremos mañana. OLGA RABASSA SOLER BARCELONA