Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 1.10.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.070 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14403 8 424499 000013 EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Secretos en el Downton Abbey de Manhattan Ricos y poderosos viven en el bloque de apartamentos más lujoso de Nueva York. El servicio ha destapado parte de sus vergüenzas JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK IGNACIO RUIZ- QUINTANO CAUDILLOS Creen que con hacerle ver a Mas que tendrá que hacerse cargo de las minutas de los abogados el caso de la consulta está ganado n su América, Sociedad Anónima dice Gabriel Halevi que lo primero que hizo Ronald Reagan nada más nombrar a Edward Meese secretario de Justicia fue contarle un chiste de abogados: ¿Sabes por qué se emplean abogados en vez de ratones para la experimentación en laboratorio? Por tres motivos: porque hay muchos abogados, casi tantos como ratones; porque es imposible que un científico se encariñe con ellos; y, el más importante, porque hay cosas que los ratones se niegan a hacer. Era la forma de desplegar su carisma que tenía Reagan. ¿Se imaginan a Rajoy desplegando el suyo en la toma de posesión de Rafael Catalá con el chiste de Tom Hanks en Philadelphia Ocurre que desde Tocqueville los abogados juegan en América el papel de la nobleza en Europa, mientras que en España, con la nobleza dedicada a las artes (Siruela) o al fútbol (Del Bosque) los abogados constituyen la única force de frappe contra los decisionistas periféricos. En Madrid se cree que sólo con hacerle ver a Mas que tendrá que hacerse cargo de las minutas el caso de la consulta está ganado, aunque también hay gente en Madrid que cree que Boyer fue un sabio. Un decisionista es un caudillejo (herencia árabe) o sea el hombre que está más allá de la ley (crea la ley) atado a su paisaje (nacionalismo aislante) y muy celoso de cualquier disminución de su autoridad. Popper, que llegó racionalmente a la conclusión de que el liderazgo político es una estupidez, estaba enamorado de una cosa muy bonita y muy simple que en una ocasión dijo el inglés H. G. Wells: Grown men do not need leaders. Las personas adultas no necesitan caudillos. A Popper se le recuerda por el atizador con que lo amenazó Wittgenstein y por su teoría de los tres mundos, ninguno de los cuales, por cierto, explica la infantilización de este mundo nuestro en que los padres aspiran a llevar el pantalón corto de los niños, en vez de aspirar los niños a llevar el pantalón largo de sus padres. E iete recepcionistas, seis porteros, ocho conserjes y un ejército de empleados de mantenimiento y limpieza. Entre ellos están quien o quienes, al más puro estilo Downton Abbey han abierto las tripas de 15 Central Park West, el mayor nido de poderosos y multimillonarios en Nueva York. Este bloque de apartamentos de lujo está en un lugar privilegiado de Nueva York: a una manzana de Columbus Circle, casi en la esquina suroeste de Central Park. Lo forman dos torres una de 35 pisos y otra de 19 que recuerdan a los edificios art- déco de principios de siglo que jalonan el parque. Se construyó en 2008, sobre los escombros del hotel Mayflower. Arthur y William Zeckendorf, dos halcones inmobiliarios neoyorquinos, lo compraron en 2004 por 401 millones de dólares por llones de dólares uno de los codiciay se gastaron casi dos áticos. Este reotros mil milloducto de privacidad nes en construir y lujo no contaba el fastuoso comcon un factor humaplejo residencial. no: la curiosidad por Los Zeckensaber lo que ocurre dorf idearon el dentro de esos muedificio más exros y la lengua larga clusivo de la ciude parte del servicio. dad, con piscina Michael Gross, uno cubierta, un resde los mejores crotaurante con sernistas de las clases vicio a los apartaaltas neoyorquinas, mentos, miniciha registrado las inne para 25 trigas palaciegas del personas, una edificio en su libro Exclusivo sala con 30 cáma House of outraEl edificio está situado en 15 ras climatizadas geous fortune: FifCentral Park West, cerca de para las coleccioteen Central Park Columbus Circle nes de vino de los Gross cuenta propietarios y cómo Cameron Diaz una entrada privada para coches. era una visitante frecuente en la época Los multimillonarios se lanzaron a en la que salía con el jugador de los Yancomprar las unidades, que van desde kees Álex Rodríguez, vecino del edifilos 1,8 millones de dólares para el apar- cio. El servicio recuerda a un Rodríguez tamento más pequeño hasta los 88 mi- engreído y maleducado que hacía subir S ABC a prostitutas a su apartamento poco después de despedir a Diaz. Entre los propietarios hay personalidades como Denzel Washington, Sting o Lloyd Blankfein, consejero delegado de Goldman Sachs y una importante personalidad de las finanzas neoyorquinas. Blankfein se mueve siempre con su propio equipo de seguridad dentro del edificio y no permite que el servicio lo llame por su nombre. Modelos como Naomi Campbell y Gisele Bündchen han sido también habituales en el edificio. Cuenta Gross que hubo una semana con especial movimiento: primero llegaron Alec Baldwin, Bill Clinton y Al Gore para un evento benéfico para el Partido Demócrata, y pocos días después cruzaron la puerta del edificio Robert De Niro, Lady Gaga, Tom Hanks, Bruce Springsteen y Jake Gyllenhaal. Iban al cumpleaños de Sting. Con tanto dinero en movimiento, los conserjes y porteros también salen bien parados: sus aguinaldos navideños pueden llegar a los 100.000 dólares. Parece que, en algún caso, eso no fue suficiente para contar con su silencio.