Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La Ley frena a Artur Mas La factura secesionista Carga financiera y balanza comercial MIÉRCOLES, 1 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es españa ABC 61.836 La deuda de la Generalitat alcanzó esta cifra en el segundo trimestre de 2014, equivalente al 32,1 de su PIB, cuatro veces más que en los últimos diez años. 145 PIB 17.445 A su propia carga financiera, en caso de secesión Cataluña asumiría también parte de la deuda del Estado. Su deuda subiría hasta el 145 de su PIB. Aunque en los últimos años se ha reducido, el superávit comercial medio con respecto a España (17.445 millons) compensa el déficit con el extranjero. 9 PIB El saldo comercial con el resto del Estado supone un 9 del PIB catalán (hace quince años era el 16 frente al 8,3 neagtivo con el exterior. La deuda de Cataluña llegaría al 145 del PIB en caso de secesión La situación de la Generalitat es tan grave que ya no puede hacer frente a su pasivo ÀLEX GUBERN BARCELONA Evolución del deficit y la deuda de Cataluña En millones de euros en del PIB Déficit Deuda 29,9 26,4 22,1 32,1 13,1 10,4 8,1- 0,22 8,0- 0,62- 2,60 2006 2007 2008 El pasado lunes, de manera simultánea a la reunión con la que el Tribunal Constitucional (TC) tumbaba la consulta soberanista, la Generalitat presentaba el Libro Blanco de la transición nacional, una compilación de informes que pretenden demostrar la viabilidad de una Cataluña desgajada de España. Entre los informes sobresale el número 7 (de un total de 18) dedicado a glosar como sería el reparto de activos y pasivos entre Cataluña y España en caso de secesión; la primera, sostienen los asesores del presidente catalán, debería asumir una parte proporcional de la deuda del Estado siempre y cuando se la compensase con la misma proporción en forma de bienes. El trabajo, curiosamente, obvia lo fundamental: las cifras que describen la sombría realidad financiera de una Generalitat que, si ahora mismo ya no puede hacer frente a su propia deuda, menos aún lo haría si a esta se le sumase la parte proporcional de la del conjunto del Estado. Según los últimos datos publicados por el Banco de España (correspondientes al segundo trimestre de 2014) Cataluña acumula un pasivo de 61.836 millones de euros, lo que equivale a un 32,1 de su PIB. Una mochila fiscal que, con los mercados cerrados a cal y canto, solo puede hacer frente con la asistencia de los préstamos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) que proporciona el Estado. -2,41- 4,57 2009 2010 -2,21- 4,09 2011 2012 -1,97 2013 Evolución de la deuda pública catalana En millones de euros 57.146 51.319 43.101 61.836 34.697 34 697 25.402 25 402 20.825 14 873 14.873 (2 Trimestre) i e 15.776 (2 Trimestre) 17,8 -1,00 2014 por el pago de los bienes españoles en Cataluña. En conjunto, 290.000 millones de deuda, el 145 de su PIB, un volumen insostenible. Incluso sin esa carga adicional política ficción en cualquier caso el diagnóstico sobre el devenir financiero de la Generalitat es muy poco optimista, tal y como describió con total asepsia la agencia calificadora Fitch el pasado lunes. Si el Estado retira su apoyo a Cataluña, el rating de la región se verá rebajado al menos dos escalones hasta el nivel de bono basura Frente al país de fantasía que dibuja el Consejo de Transición Nacional de la Generalitat en la que el fin del déficit fiscal compensaría cualquier merma, aseguran la pregunta que tampoco respondieron los sabios de Artur Mas en su informe es cómo se ha llegado hasta aquí. La tesis que expuso hace pocos días el presidente de la patronal CEOE, el catalán Juan Rosell, fue demoledora: Una gestión catastrófica Ciertamente, los números son demoledores. Frente a una deuda de 14.873 millones en 2006 (el 8,1 del PIB) los 34.697 millones de 2010 (17,8 del PIB) en el último año del Gobierno tripartito. Apenas cuatro años después ya con gobiernos de CiU la cifra prácticamente se ha doblado, una base más bien de barro sobre la que construir la Cataluña independiente. 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 Números rojos Si los números describen el quebranto de las finanzas de la Generalitat, la realidad comercial de Cataluña pone también sobre la mesa lo que para muchos sería una catástrofe económica en caso de divorcio. Así se deduce del último informe del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (órgano asesor de la Generalitat) que constata que, pese a la cada vez más notoria internacionalización de la economía catalana, solo la profundísima relación comercial entre Cataluña y el resto de España permiten a la primera no caer en los números rojos. El informe demuestra que son las ventas de Cataluña en el resto de España las que compensan el déficit comercial de la comunidad con respecto al extranjero. En el periodo 20082013, la balanza comercial catalana ha ofrecido un saldo positivo anual medio con respecto a España de 17.445 millones de euros, en contraste con el saldo negativo de 16.114 con respecto al extranjero. En conjunto pues un superávit comercial de 1.331 millones solo posible por la realidad de una España que sigue siendo el principal mercado de Cataluña. Saldo comercial con el resto del Estado y con el extranjero Saldo comercial: diferencia entre lo que se compra y se vende En millones de euros 30.000 20.000 10.000 0- 10.000- 20.000- 30.000 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 Con el resto del Estado Con el extranjero Carga financiera Sobre esta realidad, economistas y expertos llevan meses especulando sobre la capacidad de una Cataluña independiente para sobrellevar en solitario una carga financiera que en caso de separación se vería notablemente incrementada. Este asunto fue objeto de debate hace pocos meses en el Colegio de Economistas de Cataluña, donde el exdirector de la Bolsa de Barcelona, José Luis Oller, recordó que a los Fuente: Banco de España, Intervención General de la Administración del Estado, INE y Departamento de Economía y Conocimiento 60.000 millones de deuda propia el nuevo Estado debería cargar también con unos 180.000 millones de la del Estado (en proporción al peso de la economía catalana en el PIB de España) además de otros 50.000 millones Dependencia comercial Solo las ventas catalanas al resto del Estado compensan el déficit comercial con el extranjero