Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE MIÉRCOLES, 1 DE OCTUBRE DE 2014 abc. es ABC El director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, en un taller de impresión de la localidad de Poliyà (Barcelona) donde se prepara la 23 edición del Diccionario INES BAUCELLS El nuevo Diccionario se hace en Barcelona Cataluña, cuna del canon del español En una imprenta catalana y de la mano de un catedrático de la Autónoma de Barcelona, José Manuel Blecua... Ayer tuvo lugar la presentación de la 23 edición del Diccionario de la Real Academia Española, que vendrá al mundo en Cataluña en plena urticaria independentista y que con solo el valor de la palabra y el curso irrebatible de una historia común debiera hacer añicos el cliché soberanista que se emperra en demostrar que el castellano es una lengua impuesta a sangre y fuego a los catalanes, como se insiste en los libros de texto que subvenciona la Generalitat. La patraña, para que sea efectiva, hay que inocularla desde la infancia, que así prende más eficazmente y germina en un catalán- catalán como Pujol, Mas y Puigcercós mandan. Blecua, director de la Docta Casa, convocó a los medios para conocer los procesos de alzado, cosido, encuadernado y estuchado del volumen, que recogerá 195.439 acepciones, entre ellas cerca de 19.000 americanismos, y en el que se han introducido 140.000 enmiendas, que afectan a 49.000 artículos. Está previsto que del nuevo Diccionario, tal vez el último que se lleve a imprenta, se editen en una primera tirada 50.000 ejemplares, a un precio de 99 euros. En medio de ese literario y sugestivo olor a tinta recién impresa, Blecua eligió la palabra libertad como su preferida entre todo el corpus del castellano, y su explicación de esta preferencia tuvo un mensaje vivificante en el actual contexto secesionista: La libertad dijo supone que hay una sociedad en la que hay una convivencia regida por leyes que se eligen Toda una lección, a pie de obra, que limpia, fija y da esplendor ante la intransigencia de quienes se sitúan fuera de la ley y tratan de convertir en proscrita una lengua que también es de los catalanes. CULTURA