Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 MADRID MARTES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es madrid ABC Puente de Vallecas Secuestran a un joven y lo meten violentamente en una furgoneta C. HIDALGO MADRID La avenida de la Albufera, en el distrito de Puente de Vallecas, fue testigo, el pasado domingo, de un espectacular secuestro a plena luz del día. Los hechos ocurrieron, a las 19 horas, a la altura de la calle de Rafael Alberti, cuando tres mujeres y dos hombres de etnia gitana introdujeron de cabeza a un joven en una furgoneta, según informaron a ABC fuentes policiales. La matrícula del vehículo, una Ford Transit, está registrada a nombre de un vecino de San Sebastián de los Reyes. La víctima, presumiblemente de la misma etnia y de un clan rival, habría sido retenida violentamente por este grupo de personas. No obstante, la Policía Nacional, que investiga los hechos, aún no ha recibido ninguna denuncia por desaparición. Los espeleólogos, en la boca de la cueva, preparan el rescate. Arriba, Cecilio López- Tercero. EFE Doce días sepultado en Perú El rescate El equipo que ha viajado hasta el personas Amazonas ultima el rescate del espeleólogo han sido trasladadas a la cueva. Entre ellas, hay 58 espeleólogos 20.000 euros en joyas Además, la Policía Nacional detuvo ayer en Madrid a tres presuntos atracadores que robaron en un domicilio de la localidad de Móstoles joyas valoradas en 20.000 euros. Los agentes sorprendieron a los detenidos cuando intentaban venderlas al dueño. Para colocar el botín, una colección de gemas y piedras preciosas, se citaron cerca del parque del Retiro con un posible comprador experto en la materia, que era el legítimo propietario de las joyas. Allí fueron detenidos cuando portaban el material sustraído, que ha sido recuperado. Las investigaciones se iniciaron a principios de este mes a raíz de una denuncia presentada por un robo con fuerza en dicho domicilio de Móstoles. Las peculiaridades de la colección de gemas y la existencia de un mercado reducido para su posible venta llevaron a los agentes a la identificación de los presuntos ladrones. Los investigadores también han registrado dos domicilios de los arrestados donde hallaron diversos útiles para cometer robos con fuerza en viviendas, como extractores de bombines. Las pesquisas continúan abiertas y no se descartan nuevas detenciones. 100 IGNACIO BOLEA MADRID socorristas españoles y más de 40 militares, policías y bomberos peruanos. En principio, fueron espeleólogos peruanos los que intentaron sacarlo de la gruta, pero ante la complejidad del proceso, fue necesario movilizar al equipo especializado de espeleólogos socorristas españoles que han llegado a la zona de manera progresiva durante los últimos días. Desde hace doce días, Cecilio LópezTercero espera que lo saquen de las profundidades de la cueva Inti Machay, en la selva del Amazonas. Tiene varias fracturas, heridas por todo el cuerpo y se encuentra inmovilizado por un traumatismo vertebral que le mantiene postrado en una camilla. Pese a la gravedad de su estado, se mantiene animado. A ello contribuyen varios compañeros espeleólogos y un médico que se encargan de permanecer junto a él para entretenerle y cuidarle. Mientras, en la boca de la gruta, situada en una montaña peruana a más de 3.000 altitud, un centenar de personas se afanan en completar el dispositivo necesario para su rescate. Varios espeleólogos se desplazan a lo largo de las escarpadas paredes de la cueva buscando zonas seguras en las que colocar las cuerdas, poleas y anclajes necesarios para fijar los puntos de apoyo por los cuales empezaron ayer a desplazar la camilla que transporta a López- Tercero. El proceso es especialmente complejo debido a las abruptas rocas y la humedad de la zona, debido a las frecuentes lluvias. Se han establecido ya más de la mitad de los puntos de apoyo necesarios, pero aún no se ha completado totalmente todo el dispositivo. En cualquier caso, el rescate está en marcha desde la semana pasada López- Tercero fue trasladado desde los 400 metros de profundidad donde sufrió la caída a un punto caliente 4.800 kilos 400 metros Falta de apoyo Desde la Federación Española de Espeleología señalan que una de las razones principales de esta tardanza son las dificultades que tuvo este equipo de espeleólogos socorristas, que dirige la operación, para llegar a la zona. Según denuncian, el Ministerio de Asuntos Exteriores no les ha prestado ninguna ayuda logística ni económica para el desplazamiento, alegando que no cubren este tipo de casos. Por tanto, los especialistas han tenido que ser trasladados progresivamente en vuelos comerciales en los que había plazas libres. Los últimos miembros de este grupo viajaron ayer. Actitud diferente han tenido las autoridades peruanas, que han trasladado a la zona a casi medio centenar de militares, policías y bomberos; utilizando además a dos helicópteros (en uno de los cuales se trasladará a López- Tercero cuando se consiga sacarle de la cueva) y un avión Hércules para el transporte logístico de material. Los costes del rescate han tenido que ser asumidos de manera prácticamente íntegra por la Federación de Espeleología. Únicamente han contado con la ayuda del seguro que tenían contratado, pero cubre solo una minúscula parte, 18.000 euros, de una operación que, calculan, tendrá un coste total de entre 200.000 y 250.000 euros. Para conseguir cubrir esta cantidad, han solicitado ayudas voluntarias que, de momento, han alcanzado cerca de 50.000 euros. de material han sido desplazados, incluyendo cuerda, taladros y 40 tiendas de campaña. Perú ha aportado dos helicópteros y un avión Hércules. es la profundidad de la cual los rescatadores tenían que sacar a Cecilio. La salida se efectúa de manera escalonada, con puntos intermedios. 200 mil euros será el coste aproximado de la operación, financiada en su mayor parte por la Federación Española de Espeleología. situado a solo 300 metros de la superficie. Solo para completar este trayecto se necesitaron 18 horas. El accidente que ha desencadenado todo este revuelo se produjo el pasado 18 de septiembre, cuando el madrileño se encontraba junto a otros compañeros científicos explorando la cueva. Estaban bajando por una pared de cinco metros de altitud cuando las rocas que servían de punto de apoyo cedieron y el espeleólogo se desplomó con ellas. Quedó herido e incapaz de desplazarse por su propio pie.