Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 AGENDA Necrológicas y esquelas Francisco Javier Zardoya (1917- 2014) MARTES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es ABC El industrial de los ascensores Su compañía fue la primera cotizada que pagó dividendos trimestrales rancisco Javier Zardoya es uno de esos empresarios que funden su apellido con una industria y con una empresa de éxito. En España Zardoya es sinónimo de ascensores. Desde 1919 la familia Zardoya, guipuzcoanos, se dedica a los ascensores, al avance tecnológico en el transporte vertical de personas, que hace posible la construcción de edificios de altura. El primer ascensor apareció en los Estados Unidos en 1853, con un Otis como inventor. La familia Zardoya inició ese negocio en San Sebastián en 1919, para luego instalarse en Madrid y protagonizar una carrera empresarial de crecimiento a base de compras de compañías locales y de consolidar su liderazgo en las tres ramas del negocio, la construcción de ascensores, de motores y componentes y el mantenimiento de más de un cuarto de millón de unidades. Javier Zardoya conoció el negocio en casa desde la infancia, con la titulación de ingeniería técnica montó su propio negocio, en paralelo al familiar que estaba centrado en el mantenimiento, para la fabricación de piezas y componentes. Y leal a esa vocación fue creciendo y ensanchando la empresa hasta el liderazgo del sector durante décadas. A mediados de los años setenta Zardoya protagonizó una fusión con la filial española del líder mundial del sector: Otis Elevator, que previamente había adquirido el negocio de Jacobo Schneider en España. De la fusión salió una compañía líder en España que ha ampliado su ámbito de negocio a otros países próximos. Una fusión que supuso la alianza entre un empresario familiar y una de las multinacionales industriales más importantes del mundo. La familia Zardoya ha mantenido una presencia accionarial significativa en la empresa de forma permanente, con implicación en la gestión y sin distracciones en otros negocios. La familia Zardoya es un caso singular de dedicación y lealtad a la industria y a su empresa, con tanta discreción como eficacia empresarial. Una empresa familiar que entendió muy pronto que necesitaba dimensión y alianza tecnológica, por eso se vinculó con la primera compañía mundial del sector. Una alianza que ha permanecido, fiel a los pactos paritarios iniciales, durante más de cuarenta años. Y además una compañía cotizada en la Bolsa española, una tercera pata de Francisco Javier Zardoya García nació en San Sebastián en 1917 y ha muerto en Madrid el 26 de septiembre de 2014. Heredó el negocio familiar y lo acrecentó hasta el punto de fusionarse con la filial española del lider mundial del sector sin perder nunca el control de la compañía. F estabilidad, con una trayectoria brillante a lo largo de cuatro décadas y con un excelente rendimiento para sus accionistas. Zardoya fue la primera cotizada que empezó a pagar dividendos trimestrales, además de una ampliación anual con cargo a reservas. Desde sus fábricas españolas en Guipúzcoa, Vizcaya y Madrid salen ascensores, motores y componentes para el mercado local y para todo el mundo; exportadores de productos competitivos con tecnologías avanzadas. Javier Zardoya García ha sido presidente de la compañía hasta 2009 y luego presidente de honor. Su hijo Francisco Javier Zardoya Arana también fue ejecutivo y consejero de la compañía hasta su fallecimiento, con 53 años, en diciembre de 2012. Ahora otros dos hijos ocupan asiento en el consejo. Javier Zardoya fue siempre una persona cordial, centrada en sus responsabilidades e intereses, discreta, amigo de sus amigos, guipuzcoano con residencia en su ciudad y en Madrid e industrial ejemplar y sobresaliente. FERNANDO G. URBANEJA vm nvnlir Z olh mrÕlh RHZKIOJ vm t 0, asx mlh jfv hv m olh