Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es sociedad SOCIEDAD 49 Cataluña insiste en seguir marcando a los terminales pese al malestar de los médicos La Generalitat ya ha señalado las historias clínicas de 10.000 pacientes que podrían morir en menos de un año ESTHER ARMORA BARCELONA La consejería catalana de Salud no retirará la polémica pregunta: ¿Le sorprendería que este paciente falleciera en los próximos 12 meses? del programa que ayuda a los médicos de los centros de salud a identificar los pacientes terminales. Tal y como denunció ABC, la polémica pregunta aparece en la pantalla del ordenador de los facultativos al consultar la historia clínica de sus enfermos y se les pide que marquen la casilla del sí o del no La respuesta afirmativa puede condicionar el tratamiento que recibirá el paciente a partir de aquel momento según han denunciado médicos de atención primaria. El PP y el PSC ya han pedido explicaciones en el Parlamento de Cataluña y el Defensor del Paciente ha solicitado esta semana al Fiscal Jefe de Cataluña que investigue el caso, según informa Efe. Los responsables del Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad (PPAC) negaron ayer en rueda de prensa que este plan, que solo aplica Cataluña, estigmatice a estos enfermos y subrayaron que el objetivo de la clasificación no es ahorrar aunque las acciones que prevé puedan suponer un ahorro Precisaron que el objetivo final del cambio de atención a estos pacientes con pronóstico de vida limitado es conocer con anticipación qué personas requieren cuidados paliativos para mejorar su atención La Generalitat respondía así, tras cinco días de silencio, a la información publicada por este diario. Nuestra intención es aplicar un modelo más acorde con las necesidades asistenciales de estas personas. Ofrecer una atención más personalizada precisó el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carles Constante. Reconoció, no obstante, que no hay ningún protocolo médico en España que incluya una pregunta que responda a una cuestión tan subjetiva. ciales se consumen en el último año de vida y defendieron la necesidad de racionalizarlos. En este sentido, abogaron por evitar los ingresos hospitalarios de estos enfermos y atenderles en sus domicilios en pro de su mejora asistencial. No tiene sentido hospitalizar a determinados pacientes. Están mejor atendidos en casa aseguraron. Ambos reconocieron el debate ético y las reticencias que ha generado la aplicación de este marcaje a través de la pregunta denunciada por ABC. Está claro que ha sorprendido pero es necesaria dijo Blay. Los datos de la propia consejería demuestran que ha sido un escollo en el programa: los médicos solo han identificado a 10.000 de los supuestos 100.000 enfermos con Enfermedades Crónicas Avanzadas (MACA) que el Govern estima que hay en Cataluña. Hemos visto que a los médicos les cuesta marcar la casilla precisaron. Pese Clasificación polémica El objetivo no es ahorrar, aunque las acciones previstas puedan suponer un ahorro dice la Generalitat a ello, se ratificaron en su intención de mantenerla, y aseguraron que el programa nace del consenso y cuenta con dos informes (uno del Colegio de Médicos de Barcelona y otro del Comité de Bioética de Cataluña) que avalan su aplicación. No obstante, el malestar sigue entre los profesionales tras conocerse que no hay cambios en la formulación del plan. Es increíble que mantengan el programa y la pregunta tal cual, cuando saben que nos resulta muy incómoda a los profesionales, que no se ajusta a los parámetros clínicos lógicos en cualquier programa de estas características y cuando nadie más lo hace así en España indicaron fuentes médicas consultadas por este diario. Un médico atiende a un niño con malaria en el Centro de Investigación de Salud de Manhica, en Mozambique IGNACIO GIL Objetivo, acabar en 2020 con la infección en Mozambique La Caixa y la Fundación Gates se alían para erradicar la malaria E. ARMORA BARCELONA Precedente en Gran Bretaña Prestigiosas revistas científicas defienden que los profesionales se hagan este tipo de preguntas dijo Carles Blay, responsable del PPAC. No obstante, al ser preguntado sobre qué países la incluyen en sus protocolos de clasificación, respondió que solo Gran Bretaña formulaba una cuestión similar. Blay y Constante recordaron que la mayor parte de los recursos asisten- La Obra Social la Caixa y la Fundación Bill Melinda Gates se han unido para limpiar definitivamente uno de los focos calientes de la infección, Mozambique, país que concentra más del 80 de la incidencia de esta enfermedad en el mundo y en el que se registran 40.000 muertes cada año por esta causa. Ambas instituciones han lanzado un programa conjunto destinado a eliminar la malaria en este país en un período de cinco años (2015- 2020) El programa, que será dirigido por el científico Pedro Alonso, director del Programa contra la Malaria de la OMS, será implementado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) entidad que también dirige Alonso, junto con su socio en Mozambique, el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) El proyecto, que arranca con un presupuesto inicial de 10 millones de euros (cinco aportados por la Caixa y cinco por la Fundación Gates) atacará el grave problema de la infección desde distintos ángulos según avanzó Alonso. Una de las acciones centrales será, según precisó el investigador, tratar a individuos sin síntomas pero portadores del parásito para evitar que la enfermedad se siga propagando. Nuestra prioridad será atacar el reservorio asintomático porque pensamos que es un camino efectivo para acabar con la malaria dijo el director del ISGlobal durante la presentación de la iniciativa. Además se prevén otras acciones como rociar las mosquiteras con una nueva formulación de insecticidas de alta efectividad, fumigar los domicilios, y mejorar el sistema sanitario del país. En el acto estuvieron presentes también el director general de la Fundación La Caixa, Jaume Giró; el presidente del Programa de Desarrollo Global de la Fundación Bill Melinda Gates, Christopher Elias y el presidente de CaixaBank, Isidro Fainé.