Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es españa ESPAÑA 29 Un ministro reformador y decisivo Muere Miguel Boyer M. A. Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España J. R. LADRA 6- 8- 1986 Con Vargas Llosa en Marbella ABC 2- 1- 1988 Boda por lo civil con Preysler KORPA El exministro Serra ISABEL PERMUY rrigues Walker con su señora. El nobel Mario Vargas Llosa se esforzó por reconciliar el Miguel Boyer de antes, el de los tiempos de Felipe González y el de después, el socialista de lujo. Dijo de él que fue magnífico y culto y un hombre que en las distintas etapas de su vida prestó servicio a la democracia, a España y a la libertad José María RuizMateos expresó sus condolencias a través de un comunicado. Ruiz- Mateos indicó que en mi lucha legítima, nunca he deseado mal a nadie pese a mi gran calvario provocado con terrible injusticia y es mi deseo que Boyer descanse en paz una vez finalizado el tránsito efímero de lo terreno 11- 3- 1986 Como padrino en la boda de su hija primogénita Laura Boyer Arnedo 31- 7- 2012 Boyer y Preysler posan juntos EFE El superministro y la reina del corazón ROSA BELMONTE lipe González. Eso quedaría para el futuro, y él tenía que pasar a ser una especie de vicepresidente responsable de la reestructuración de la economía española que respondiese a las exigencias comunitarias. Los ministros económicos salieron de La Moncloa, se fueron al Paseo de Rosales, y al lado del teleférico de ahí el nombre de Pacto del Teleférico de su acuerdo retornaron a La Moncloa y expusieron al presidente González otro proyecto expansivo que impedía que naufragase la promesa de los 800.000 puestos de trabajo. Se aceptó esa propuesta y Boyer presentó la dimisión. Como era de esperar, así surgió la crisis que solo logró apagar Aznar. Por estas dos reacciones pasará Boyer con alta nota a la historia económica contemporánea española. El comienzo de la relación entre Miguel Boyer e Isabel Preysler dio lugar a un principio: cualquier rumor, por disparatado que parezca, puede ser cierto. Ambos estaban casados. Boyer, con Elena Arnedo, ginecóloga, feminista, hija de la escritora Elena Soriano (fundadora de la revista El Urogallo Preysler, con el marqués de Griñón, su segundo marido tras haberse divorciado de Julio Iglesias. En aquella época de encuentros secretos, Isabel fue a un programa de televisión donde le preguntaron quién era más fiel en un matrimonio. Yo pondría una x dijo quien se veía con el ministro de Felipe González. Un personaje habitual del corazón y el superministro. Era verdad y lo ha sido durante más de 25 años. La boda tuvo lugar el 2 de enero de 1988 en los juzgados de la calle Pradillo a las nueve de la mañana (Ana Boyer nacería en abril del 89) Carlos Falcó había abandonado el hogar familiar en julio de 1985, el mismo mes de la dimisión de Boyer. De la pareja se hablaba mucho en todos los ambientes. Fernando Morán llegó a aludir en el Club Siglo XXI a quien traicionaba su ideología por una bella oriental El romance se hizo público en 1985, aunque las primeras imágenes juntos son de 1986. Preysler contó en Vanity Fair que la clandestini- dad la sobrellevaron con organización. Aunque la primera vez que salieron a cenar a un restaurante, en las afueras de Madrid, se presentó un autobús de señoras. Empezaron a gritar ¡la Presley, la Presley! Preysler tuvo que aguantar a los enemigos de su marido. El más notorio, José María Ruiz- Mateos, que había sufrido la expropiación de Rumasa por el Gobierno socialista, y quien desde ese momento emprendió una dura campaña de desprestigio personal para ridiculizar a Boyer. Llegó a colocar inodoros en la puerta de la vivienda del nuevo matrimonio. Los vigilantes de seguridad los retiraron antes de que llegara la prensa. Y fue el empresario quien filtró los planos de la casa, con todos sus baños, provocando las conocidas chanzas. Isabel Preysler llevó a Boyer, un intelectual completo según dijo ayer Carlos Solchaga, a las portadas del ¡Hola! La muerte del exministro ha llevado a Preysler a ser la nueva viuda de España.