Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 13 UNA RAYA EN EL AGUA MONTECASSINO HERMANN LA GRAN MENTIRA DE ESPAÑA Cataluña es un efecto más de la putrefacción de los problemas que arrastra España N UNCA podrá un personaje menor como Artur Mas ser un problema para España. Si vemos ahora al hombre vulgar que preside la Generalidad de Cataluña como alguien especialmente detestado por hacer un inmenso daño a la convivencia entre españoles, es porque personifica nuestra crisis más inmediata. Nuestros problemas son otros. Los que dejamos entrar en un grado de putrefacción que nos ha llevado a esta postración por septicemia. Mas es aquí un mero virus oportunista. Nuestro problema más serio ni siquiera es Cataluña Por mucho que sea el nacionalismo en esa región española el que ha adquirido la masa crítica para ser el detonante de la crisis de Estado en que nos hallamos. Y no desde ayer, desde que comenzaron las violaciones de la ley, el desprecio y desacato de sentencias y artículos de la Constitución. Como todo ha sido en la más absoluta impunidad y sin réplica desde el Gobierno de España, no ha sido difícil a los caudillos de la sedición nacionalista convencer a los catalanes de que también será impune el salto más osado, la celebración de la consulta que simboliza la rebelión contra el Estado. La organización de un referéndum de autodeterminación en una región europea es una inmensa payasada. Y no deja de serlo porque se organice de forma legal y por invitación de un primer ministro conservador bastante irresponsable. No soluciona nada y rompe para generaciones la concordia en la región afectada, en sus ciudades, sus comunidades, incluso sus familias. Escocia será prueba de ello. Pero insisto, Cataluña es un efecto más de la putrefacción de los problemas que arrastra España. Ante todo la incapacidad de superar la mentira que la izquierda logró imponer ya en la transición política. La que otorgaba esa superioridad moral y cultural a una izquierda a la que nadie se atrevía a recordar sus infinitas miserias. Que obligaba a mentir a toda la sociedad, que en su inmensa mayoría había vivido dócil y satisfecho en el franquismo hasta el final. Los horrores del franquismo, los ciertos y otros fabulados, se convirtieron en escenario y argumentario político y cultural omnipresente. Así nos llegó la mentira decimonónica de los nacionalismos con todo el vigor de su invención victimista y el apoyo incondicional de la izquierda, cuya obsesión era la lucha contra todo identificable con el franquismo. Como España y su unidad. Y una derecha obsesionada por ser centro solo sabía serlo acatando el mensaje de la izquierda. Acobardada y sumisa a la falsaria retórica antifranquista. Desde entonces al menos los problemas capitales de España son la mentira y la cobardía. Todos los conflictos que sufre hoy en día la sociedad española, desde el nacionalismo a la corrupción, desde el totalitarismo revanchista de la izquierda radical al dopaje en el deporte, se deben a lo mismo. A la búsqueda de la solución fácil, inevitablemente con trampa, ocultación y mentira. Y a la cobardía para hacerle frente por parte de los grandes partidos y esas elites de esta sociedad, que vuelven a fracasar como en siglos pasados, de forma trágica y estrepitosa. Todo el discurso del nacionalismo está basado en la mentira. Hoy ya en mentiras pueriles. Grotescas. Que la población catalana cree como otros creen en soluciones bolcheviques. Nadie les ha contradicho. Toda la capacidad del nacionalismo de erigirse en amenaza para España se debe al miedo. Era más lucrativo, corrupto, frívolo, cómodo y armonioso pretender respetables sus mentiras. Parte de la gran mentira antifranquista de España. Ahora, en la hora de la verdad, hay quienes creen que podemos mantenernos en el carrusel de la armonía de esa permanente mentira y cobardía. Va a ser que no. IGNACIO CAMACHO EL DOBLE EXILIO DE MB Boyer era un hijo del destierro que acabó exilado dentro de sí mismo, de su propio espíritu altivo e independiente RA un tipo singular este Boyer. Nunca hubiese ganado un concurso de simpatía porque no le importaba en absoluto parecer simpático. Era inteligente, sabio no es lo mismo erudito, brillante, y fue primero muy poderoso y luego bastante influyente. Tenía dinero sin ser un plutócrata. También era muy altivo, elitista, independiente, y miraba por encima del hombro porque sabía que su hombro estaba muy alto. Con ese equipaje y sin pedir perdón es difícil caer bien en España, un país de resentidos donde la envidia se disfraza de igualitarismo. Y encima era el marido de la Preysler. El paradigma del hombre odioso, en suma: pura casta. La derecha lo detestaba por la expropiación de Rumasa en realidad un expolio, un arrogante golpe de autoridad política que acabó en desastre y la izquierda por su moderantismo ideológico y su estilo beautiful, que irritaba a los ortodoxos obreristas del guerrismo. Para los nuevos profetas perrofláuticos era un representante del sistema, amigo de los políticos, de las empresas y de los bancos. Y para las marujas fue siempre el personaje avinagrado que iba del brazo de la reina del colorín. Tenía un perfil de patricio tan antipopulista que ni siquiera le benefició su sorprendente y radical rasgo de sentimentalismo: fue el único político moderno capaz de renunciar al poder por amor. Con mucho menos que eso construyen algunos una leyenda. Pero, ay, se enamoró de una mujer envidiada. Y fue con ella feliz, otro pecado social inexcusable. Su capacidad de seducción era, sin embargo, ambivalente. No sólo embelesaba a las damas, sino que cautivó a tres presidentes del Gobierno. Sirvió como ministro plenipotenciario a González, como asesor a Aznar y como discreto mentor áulico de Zapatero. Él no cambiaba de ideas fue siempre una especie de liberalsocialista, un socialdemócrata templado sino que la política giraba en torno de las suyas. Colaboró con el pragmatismo de Felipe, ayudó a centrar el aznarismo y trató de poner algo de orden intelectual en la confusión zapaterista. Nunca le hicieron demasiado caso pero amueblaba de talento el entorno cobista y adulador de todo gobernante. Él iba y venía porque, a diferencia de la gran mayoría de los políticos, tenía dónde ir por su propia cuenta. Economista, físico, egiptólogo, deportista, conversador rutilante y multifácetico, Boyer fue un hijo del destierro exterior que acabó exilado dentro de sí mismo. Demasiado intransigente para la política, demasiado ortodoxo para la economía, demasiado rígido para el couché. Habiendo sido un hombre profundo, cultísimo, analítico, se le recuerda más que por sus contradicciones y errores públicos por los detalles frívolos de su vida privada. Triste España en la que el primer gran liberalizador de la rígida economía posfranquista será siempre en el garbancero imaginario popular el hombre que meaba en trece cuartos de baño. E JM NIETO Fe de ratas