Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 GENTESTILO SÁBADO, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es estilo ABC ref ln p eopa t pfb Alex Salmond y su mujer Moira ABC Moira Salmond, la frustrada reina de Escocia La mujer del líder independentista es 11 años mayor que él. Su influencia es decisiva ANA MELLADO LONDRES Àc ô CIWFS? NSFS? SI NS FS? O mE 7 S WSHE? IW ERS W CS RSU W- F UNUIE TS UEFUNS E? A S? S USISV W Í SF eUPE 7 HSTNE WIW s 4 TçFTS CET Í? S W pi i lhe prlfe u jeje mrt u kep rapd r ie u htkp tqv ermeZhpqle 5 tit s rX sW USIç- (v yDD %5 hWT NTv (y) B pF W SF ERS CIWFvWVUvS? 7 SQÏ? W S SISUUNEFW IW ERS W 7 r hdatit rWFMSW U CçF SF SI S? WVISUNHNSF E SISQNTE Podría haber emergido como la primera dama de Escocia. En cambio, para su satisfacción, continuará entregada a sus plantas, a la costura y al scrabble, en su modesto molino del recóndito pueblo escocés de Strichen en el que reside con su marido, Alex Salmond (59 años) Moira McGlashan (77) encarna a la perfección el prototipo de mujer a la sombra que abraza la discreción. Quizá ahí radique el éxito de un matrimonio de más de tres décadas integrado por un político deslenguado y una silenciosa ama de casa. Once años mayor que su marido, el destino quiso que accediera como funcionaria al Departamento de Agricultura y Pesca, en los años 70, donde conocería a Salmond. A pesar de la diferencia de edad, ella tenía 43 y él sólo 26, se casaron en 1981. Casarse con una mujer en la cuarentena le sentenciaba de alguna manera a renunciar a una descendencia. Algo que durante la campaña del referéndum no le han dejado de reprochar. Qué le importará el futuro de Escocia si sus hijos no lo padecerán A pesar de que ella misma promulga su satisfacción de mujer a la sombra, tiene más influencia sobre él de lo que pretende y no sólo en el ámbito del estilo. Es una mujer amable La pareja en su juventud, en un acto político ABC y optimista, que decidió permanecer en un discreto segundo plano. Nunca habla con la prensa o aparece en una plataforma política, pero es evidente que todos los que la han conocido saben que Alex no podía tener un aliado más fiable escribió el exdiplomático Paul Henderson Scott. Pese a la discreción de la que hace gala, tampoco tuvo mayor reparo en revelar que su marido no sabe freír un huevo, ni desempeñar ningún menester del hogar. La pobre Moira esperó más de seis meses a que le colgase el palo de la cortina del salón. Por aquel entonces quizá andaba empantanado dando forma a su sueño separatista. A partir de mañana, después de haber anunciado su dimisión, ya no tendrá excusa.