Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PRIMER PLANO Fracasa el desafío al Reino Unido 18 SÁBADO, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es ABC Escocia vota NO Dimite el independentista Salmond tras el batacazo en el referéndum Los partidarios de la Unión ganan por más de diez puntos y Cameron anuncia una gran reforma constitucional LUIS VENTOSO CORRESPONSAL EN LONDRES ras dos años de campaña de apariencia educada, pero en realidad a cara de perro, las urnas hablaron y se impuso el no por 383.941 votos. La solidaridad, la continuidad de una Unión fructífera de 307 años de historia, dobló la mano a las veleidades rupturistas del Partido Nacionalista Escocés (SNP) A las doce de la noche del jueves, solo dos horas después del cierre de los atestados colegios electorales escoceses y sus urnas azules, el poder de Westminster, los mercados, las principales cancillerías europeas y la mayoría de los británicos resoplaron con alivio. Un sondeo de una compañía respetada, YouGov, realizado durante la votación, concluía que el no a la independencia se había impuesto por 8 puntos de ventaja. Se quedaron cortos. Fueron 10,5 puntos, con un 55,3 para el no y un 44,7 para el sí La madrugada de las incógnitas se ponía pronto de cara para los lealistas, minoría en las calles durante la campaña. Comenzaba una madrugada de calvario para Alex Salmond, líder del SNP desde hace 20 años, primer ministro de Escocia desde hace siete. El líder independentista siguió los primeros resultados por la televisión en su domicilio de Strichen junto a su mujer, Moira French McGlashan, una primera dama envuelta en el misterio, célebre por ser 17 años mayor que él. El primer indicio de que la utopía que había llenado las calles de colores azules y blancos se desinflaba llegó cuando Salmond suspendió una aparición que tenía prevista en Aberdeenshire. A las tres de la madrugada salió en su coche oficial para tomar el jet privado y volar a Edimburgo, la capital. Su imagen en la parte trasera del coche, ojeroso, demudado y sin corbata, hacía innecesario esperar a los resultados oficiales: era el rostro de una derrota. A las siete de la mañana locales T (ocho españolas) era un hecho que cerrado el recuento el unionismo se había impuesto en 28 de las 32 autoridades locales. Recién llegado el dato, a primerísima hora, en una mañana de bochorno en Londres tras una noche con una gran tormenta eléctrica, Cameron comparecía a pie de calle, en un atril frente a una de las puertas más fotografiadas del mundo, el número 10 de Downing Street. El premier se declaraba encantado: El debate ha concluido para una generación Pero anunciaba la factura que tendrá que pagar: una amplia reforma del an- damiaje constitucional de un Reino de instituciones muy especiales, que ni siquiera tiene una Carta Magna escrita. El pulso separatista obligará a ceder más poderes a Escocia, acorde a la oferta hecha en la penúltima semana de campaña por los tres grandes partidos de Westminster para intentar salvar la nave. Evitar agravios El primer ministro prometió que esas cesiones serán ley a final de enero. Para no crear un agravio, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte también recibirán más competencias sobre los asuntos que les atañen: Un nuevo acomodo constitucional nuevo y más justo en Escocia habrá de acompañarse de una acomodo nuevo y más justo en el res- to del Reino Unido explicó el primer ministro a la nación. Escocia, merced a la llamada fórmula Barnett, que en 1970 estableció la financiación de los cuatro países de la Unión tras la recaudación de impuestos, está primada y recibe un gasto publico per cápita superior en 1.600 libras. El Gobierno de Salmond aprovechó ese plus para aplicar una dadivosa política social. A diferencia de lo que ocurre en el resto del Reino Unido, en Escocia la Universidad y los fármacos son gratuitos para el usuario. Tal ventaja acalora a muchos diputados ingleses y a los euroescépticos de la UKIP de Nigel Frarage, el dicharachero líder populista que ganó contra todo pronóstico las pasadas europeas.