Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es estilo GENTESTILO 61 A ESTA ALTURA Arturo Fernández Yo amo la vida por encima de todas las cosas El actor estrenó ayer en Madrid su nueva obra y cambia el esmoquin por el clergyman JULIO BRAVO MADRID MARTA BARROSO MI NUEVO AMOR Joven, guapísimo, Aries como yo y encima piensa en rojo y blanco rturo Fernández, un género teatral en sí mismo, debe de dormir en un congelador. Solamente así se puede explicar que, con 85 años, exhiba todavía su incólume planta de galán que ha servido de percha a una larga nómina de personajes con un denominador común: la seducción. Y la elegancia, claro. En su nuevo trabajo, una exitosa obra del estadounidense Bill C. Davis titulada Enfrentados que acaba de estrenar en el teatro Amaya, ha cambiado el esmoquin por el clergyman: interpreta a un sacerdote, párroco en el barrio más elegante de Madrid y con unos feligreses muy conservadores. Le acompaña David Boceta, que interpreta a un joven seminarista lleno de ideas renovadoras, que quiere dice Arturo Fernández cambiar las formas, las maneras y las reglas de la Iglesia, ante la oposición razonada e inteligente de mi personaje. En el fondo, son dos caras de la misma moneda. El diálogo es irónico, auténtico y sorprendente. Además, es polémica y mueve a la reflexión; y es una obra muy de sentimientos Pero al galán burlón y socarrón le asoma la melancolía. Se le adivinaReconoce que trabajando con Albert Boadella en Ensayando Don Juan descubrió una parte en él desconocida JAIME GARCÍA como actor un actor mayor que Arturo Fernández, la semana pasada en Madrid le hizo pensar. La conclusión: Necesitaba un cambio. aunque mi personaje se parece a otros que yo he interpre- pastillita para quitarse quince años de Usted ha dicho que es católico. ¿Se tado: este sacerdote es diplomático, iró- golpe. Yo amo la vida por encima de to- ha acentuado su religiosidad? nico, socarrón y con un gran sentido das las cosas. Y soy un poco como los Sí, eso nos pasa con la edad, que nos volfutbolistas, que cuando tienen 34 vemos más creyentes... Cuando eres jodel humor. Es un hombre que está años es cuando mejor juegan, ven no piensas en ello; en una iglesia y falto de amor, falto de cariño, ACTUAR pero es cuando tienen que re- mejor si está vacía me siento muy procomo casi todos los sacerdo El escenario tirarse; a mí me pasa un tegido. Se lo aconsejo también a los que tes. El seminarista le recuerme da juventud. poco eso. ¿Por qué no se no son creyentes. Como cuando te queda a él mismo en su juvenLos actores alargará la vida, ahora que das mirando al mar; a los diez minutos, tud, Daría cualquier cosa tomamos lo la empiezo a disfrutar tan- eres otro, como si abandonaras tus senpor ser joven como él Y un mejor de los personajes to? Cuando ya eres mayor, timientos y tus penas. El silencio es lo bon vivant, Tiene también ves que te has preocupado por único bello que todavía nos queda. Es un un estupendo sentido de la cosas que no tenían ninguna im- misterio... Y sí, creo ahora más que lo que vida; para él el vino es esencial, y desconfía de las personas a las que portancia, y ahora quieres acogerte a he creído. no les gusta el vino Como él. Un las cosas importantes y disfrutarlas, El clergyman estará hecho a medida buen vino, una buena mesa y una bue- que no se te escapen. y lo llevará usted impecablemente na conversación son el placer de los dio- Usted tiene el gran regalo de seguir planchado, claro... ses... Y de los abstemios y los vegeta- a su edad sobre el escenario, y en ple- Para qué le voy a contar... sonríe rianos no me fío, no... No sé, no creo que nitud. Creo que el Vaticano ha mandado un Eso es parte de mi juventud. A los ac- emisario para ver cómo voy yo y cómo lo pasen bien ¿Algo de esa melancolía está en la tores el escenario nos aporta juventud. hablo en el púlpito. Y el traje está hecho Tomamos las mejores cosas del perso- a medida. No tolero un Cornejo o un Pevida de Arturo Fernández? Esa melancolía existe. Soy conscien- naje que estamos interpretando, y si te ris... Nada de traje de alquiler. Aunque te de que la vida se acaba, y daría cual- gustan las trasladas un poco a tu pro- sea un sacerdote. Un hombre al que le quier cosa por que se descubriera esa pia vida. gusta el vino es encantador. A M e debato entre lo que quiero y lo que debo hacer. Quiero guardarme para mí este inesperado sueño que ha renovado mi corazón para dar vida a una ilusión. Debo hacer lo contrario y contar a los cuatro vientos que Cupido ha vuelto a tocarme con sus flechas para hacer de mi estómago un aleteo constante de mariposillas. Si les cuento mi vida entera, queridos lectores, ¡cómo ensombrecer mi sinceridad ocultándoles un secreto! Sería indigna de ustedes y no me perdonaría jamás silenciar mi verdad. Tengo un nuevo amor. Joven, apenas tiene 30 años, guapo, guapísimo, Aries como yo y encima piensa en rojo y blanco. Sobran las palabras. Comprenderán que el destino me pone muy dura prueba en el camino. Jamás pensé que volvería a sentir así. ¿Qué hacer cuando la pasión se convierte en mi condena? Lo sé, evitar la tentación para evitar el pecado. Pero ¿y si la ocasión se presenta? ¿No es ella la madre de la tentación? Lucho entre la ética y la estética él, Miguel Ángel, es un Adonis el deber y el querer, el honor y el deshonor, la ilusión y la desesperanza. Soy infiel. Qué terrible conclusión. Tremendamente infiel. Me enamoro y me desenamoro con una facilidad aplastante. Hasta hace poco sentía un amor idéntico por otro joven no tan agraciado físicamente, pero sí tan estupendo. Me abandonó para irse a Inglaterra. Se llama Thibaut Courtois, y era el portero del club de mis amores, el Atlético de Madrid. El dolor fue tal que creí morir hasta que conocí a Miguel Ángel, Moyá, el guardameta que le ha sustituido. Muero de amor por él. Y desde el sábado, la pasión hasta me duele. Qué reflejos, qué seguridad, qué forma de crecer en cada partido. Sus manos evitaron ocasiones del equipo contrario y con su ayuda mi Atleti ganó en el Bernabéu. Contra el Real Madrid. ¿Cómo no amarle? ¿Cómo no morir por él? No digo más. Porque no hay nada más que decir. Qué bien empieza la temporada. Una nueva estrella ilumina mi camino. Ese que siempre aparece en rojo y blanco. Y yo, enamorada. Que no se entere Él son amores tan distintos... ¿Qué puedo hacer? La respuesta está en mi Cholo. La estrategia es su arma letal. Sabrá orientarme. Que me ayude. Por favor. Aúpa, sí, aúpa de nuevo, Atleti. En blanco y rojo. Rojo pasión.