Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es deportes DEPORTES 55 LOS CAMBIOS KROOS, equilibrio Eficaz en el corte, robó balones y dio juego a James y a Luka. Todo pivota sobre él JAMES, muy bien El colombiano ligó fútbol con CR 7, Marcelo, Bale y Modric. Clase y un gol. Su mejor día RONALDO, eficiente Siempre rinde. Marcó un gol, el 68 en Europa, y abrió huecos por la derecha y por la izquierda BENZEMA, el gol Criticado por su falta de remate, anotó por fin. El número mil del Madrid en Copa de Europa BALE, espectacular Carrera meteórica culminada con gol y pase de la muerte para que anotara CR 7 VARANE, sobrio Necesita minutos ILLARRA, control Mantuvo la posesión CHICHARITO, bien Abrió huecos. Pide sitio en Europa Íker Casillas, durante el encuentro de ayer ante el Basilea AFP Casillas gana el plebiscito popular La afición silenció los pitos iniciales al capitán con ovaciones y gritos de ¡Íker! TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID IGNACIO GIL das. El público, loco de contento. Tuvo unos minutos Illarramendi, que es una clave del Madrid. Si Illarra rompiese a jugador cuadraría todo, por eso se le escrutó mucho. Algo de adivinado cuajo en las formas. El partido lo cerró Benzema con un gol de antología que pareció sólo bellísimo hasta que surgió por la banda Chicharito para sustituirle. Era un sello del francés. Perfecto y absurdo como el zanco terrible de una top. Todo lo observado y todo lo dicho, claro, ante un Basilea que es como mirar las cosas a escala. Los suizos tenían a Samuel, glaciación calva de lo que fue el Madrid una vez. Es probable que Florentino, en el palco, lo señalara mirando a los suyos: ¡Esto! ¡Esto es que lo me trajeron los técnicos! El fútbol europeo se sorprende ante los silbidos que soporta un mito del balompié mundial, Casillas, que anoche disputó su partido 143 en la Champions, camino del récord de Giggs, 151. En Inglaterra se quedan anonadados al observar cómo en España se derriban iconos en un santiamén. Cristiano y Chicharito, que proceden de otro club idolatrado, el Manchester United, reflexionan que en Old Trafford sería impensable que se produjera una salva de pitos contra Ferguson o el propio Ryan Giggs, por no hablar de eternos dioses como Charlton, Best o Dennis Law. Nuestro país, sin embargo, es clásico en su manera de levantar y derrocar mitos. El capitán del Real Madrid vivió un plebiscito en su casa. Y hubo división de opiniones. El guardameta escuchó aplausos cuando saltó al campo a calentar junto a Vecchi, cuarenta minutos antes del comienzo de la lucha por la Undécima. Su nombre también fue jaleado cuando se cantó la alineación en el estadio. Sus críticos le esperaban. Llegado el comienzo del partido, sus enemigos, que los tiene, se dedicaron a silbarle cada vez que tocaba el balón. Paradón uno contra uno Eran pocos y sus pitos sonaron tímidos, pero quisieron hacerse notar. Casillas auguraba estas protestas. Nunca se quejará por ello. Ni justificará nunca sus errores en la presión de la grada. Va incluida en el precio. En la ficha. Pero Íker ganó finalmente el plebiscito. La afición reaccionó ante los silbidos con salvas de aplausos para anular a los opositores. Hubo un momento en el que sesenta y cinco mil personas ovacionaron al capitán para silenciar la protesta. No hacía falta realizar un recuento de votos en la consulta popular del Bernabéu. Los seguidores de la Champions no son los del abono de Liga. Proceden de toda España y no vienen a criticar a sus ídolos, sino a ayudar al equipo en la competición que define la idiosincrasia de este club, la Copa de Europa. Anoche, el público estaba con Casillas. Y su paradón ante Streller, en una jugada de uno contra uno su especialidad, acabó por santificarle. Fotogalería con las mejores imágenes del partido Ancelotti, a su lado Íker ha jugado bien. No oigo los silbidos, solo escucho el cántico cómo no te voy a querer