Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA El desafío soberanista Las contradicciones de la Generalitat MARTES, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es españa ABC Mas reconoce que tendrá que adelantar las elecciones si el 9- N no hay consulta El presidente catalán asegura que el referéndum sería bueno para España ÀLEX GUBERN BARCELONA Agotado políticamente, a merced de ERC y sin más horizonte que la consulta del 9 de noviembre, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, confirmó ayer que la imposibilidad de celebrar el referéndum de autodeterminación con plenas garantías democráticas le impedirá agotar la legislatura, lo que conducirá, de nuevo, a un adelanto electoral en Cataluña. En el discurso que abría el debate de Política General en el Parlamento catalán, la misma semana que la cámara aprobará la Ley de Consultas antes de que se firme el decreto de convocatoria de la consulta, el presidente de la Generalitat abonó la hipótesis más sólida sobre lo que sucederá en la comunidad tras el frustrado 9- N: un adelanto de las autonómicas que los partidos soberanistas intentarán que se celebren en clave plebiscitaria, a modo de sustituto o sucedáneo de la consulta. Si se puede, me gustaría acabar la legislatura final de 2016 Esa es una decisión que está en mis manos, pero no solo. Y para que sea así se tiene que poder votar con plenas garantías democráticas el 9- N explicó Mas desde la tribuna del Parlamento en un pasaje que, de manera significativa, no estaba en el discurso escrito que entregó el departamento de Presidencia antes de que terminase su intervención. Mas midió sus palabras e hizo una pausa para que se entendiera que aquella no era una reflexión a la ligera. Enric Millo muestra unos datos a Alicia Sánchez- Camacho en el Parlamento autonómico INÉS BAUCELLS Artur Mas PRESIDENTE DE LA GENERALITAT Me gustaría acabar la legislatura Para que sea así se tiene que poder votar con plenas garantías el 9- N Enric Millo PORTAVOZ DEL PP Carina Mejías PORTAVOZ DE C S Oriol Junqueras PRESIDENTE DE ERC Maurici Lucena PORTAVOZ DEL PSC Mas tiene un objetivo que no puede cumplir y, desesperado, pide auxilio a ERC Ha sido el último discurso de Mas como presidente en un debate de Política General No hace falta adelantar los comicios. Hay mayoría para hacer la consulta La salida más natural son las elecciones anticipadas, un fracaso de Mas Sin capacidad de maniobra La conclusión, más que clara: sin votación en noviembre no podrá acabar la legislatura. Todos los partidos lo entendieron así, y particularmente ERC, cuyo apoyo imposible sería la única forma de parar una cadena de acontecimientos que conducirán a un nuevo periodo de inestabilidad en Cataluña. Apenas transcurridos dos años desde las elecciones de noviembre de 2012, también adelantadas tras la primera gran manifestación de la Diada, y que acabaron con un importante retroceso de CiU, ERC se dipone a dar el gran salto adelante. En cualquier caso, en su dicurso Mas se mostró como un presidente sin apenas capacidad de maniobra, tan maniatado por la arquitectura constitucional como por su acuerdo con ERC; un presidente, en definitiva, que no pudo más que asumir su incapacidad. Mucha épica, pero pocos anuncios concretos más allá de anunciar su intención de convocar y organizar la consulta del 9- N. Probablemente para no encender a Oriol Junqueras (ERC) evitó precisar qué hará la Generalitat cuando llegue el veto del TC, en lo que ya se anticipa que va a ser un acatamiento para luego, en un plazo ahora desconocido, disolver la cámara y convocar comicios. Sí lanzó un aviso, casi un ruego, para que los partidos que defienden la consulta preserven la unidad, algo cada día más difícil tras la llamada a la desobediencia civil de ERC y la alarma consiguiente en CiU, y de manera particular en Unió. Todos los que defendemos la consulta somos igualmente y directamente responsables apuntó el presidente de la Generalitat. Ante las dudas que genera el proceso, Mas tiró por elevación, asegurando que las decisiones que se tomarán en este final de 2014 marcarán un antes y un después en la historia de Cataluña Espero y confío plenamente en que sea para bien añadió. Para bien o para mal, lo cierto es que la presión de ERC y de las asociaciones independentistas no se detiene, y la ANC entregó ayer en el Parlamento las casi 750.000 firmas que ha conseguido para exigir la consulta. Por parte de Mas, ninguna alusión directa al caso Pujol; sí, de manera elíptica, el reconocimiento de que internamente ha habido decepciones Y como es habitual, de nuevo, una sostenida reivindicación de la necesidad de que los catalanes se pronuncien en las urnas sobre su futuro, aunque en esta ocasión con un argumento inédito: la consulta sería buena también para España un país en el que, dijo, se han evaporado el espíritu de la Transición y el pacto constitucional Cataluña no se ha cansado de España, sino de un Estado español de pulsión recentralizadora añadió el presidente autonómico. La respuesta de los partidos fue casi unánime al valorar un debate de Política General que ya todos ven como el último de la legislatura. El PSC vio a Mas arrinconado y en despedida mientras que el PP y Ciutadans lo vieron en el final de su carrera política En ERC, Oriol Junqueras, observando desde la barrera cómo su socio se inmola, se mostró convencido de que no hará falta anticipar las elecciones porque hay mayoría para la consulta