Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es opinion OPINIÓN 17 política, se olvida lo más básico: que los hijos son la mayor riqueza y la mejor inversión para el próximo futuro y que el aborto, al atentar contra la vida humana en su inicio, es también una agresión contra la sociedad misma. Nuestros políticos han optado por la comodidad del AVE. JOSÉ FRANCISCO FERNÁNDEZ MALDON ALMERÍA TRIBUNA ABIERTA SANCIONES DE LA UE: NECESARIAS, EFICACES Y OPORTUNAS POR DAVID LIDINGTON Ucrania merece el apoyo de la comunidad mundial en este momento crítico de su historia. Y todos nos merecemos un futuro de prosperidad y estabilidad compartidas STA semana, la Unión Europea impuso nuevas sanciones a Rusia. Esta decisión se produjo tras meses de desestabilización de Ucrania por parte de Rusia y meses de iniciativas políticas y diplomáticas para restablecer la paz y la estabilidad. La UE no ha adoptado estas medidas a la ligera. Sino que hemos decidido colectivamente que no podemos quedarnos parados mientras el presidente Putin pisotea el Derecho Internacional y los derechos de un país vecino soberano. No podemos ignorar las muertes y destrucción que las acciones de Rusia han provocado en el continente que compartimos. Las sanciones son una parte fundamental de la respuesta de la UE. No por elección, sino porque creemos que son necesarias, eficaces y oportunas. Examinemos cada una de estas cuestiones. Son necesarias por una sencilla razón: las acciones de Rusia en Ucrania son inaceptables. Rusia se niega a reconocer la independencia y la soberanía de Ucrania. Se ha anexionado territorio de Ucrania por la fuerza de las armas; primero, Crimea y, a continuación, enviando su Ejército a las regiones orientales del país. Esto no es una afirmación baladí. Se trata de un hecho. Sabemos que miles de soldados y decenas de tanques rusos han estado operando en Ucrania. He escuchado relatos de los testigos, he recibido información irrefutable y he visto las noticias en los medios de comunicación. Sabemos por la historia de Europa lo que puede suceder cuando una nación independiente se ve amenazada y socavada por la fuerza militar. Como el primer ministro Cameron y la canciller Merkel declararon la semana pasada, el incumplimiento por parte de Rusia del Derecho Internacional no puede quedar sin consecuencias. En segundo lugar, las sanciones son eficaces. Están teniendo un claro impacto en la economía rusa, que se contrajo en el primer trimestre de este año. El crecimiento se sitúa en torno al 0 por ciento, y se prevé que la inflación se acerque a los dos dígitos. En julio no se prestó ni un solo dólar, euro o franco suizo a una empresa rusa. Los eurobonos emitidos a empresas rusas desde el inicio de 2014 han disminuido un increíble 93 por ciento. El rublo ha tocado un mínimo histórico frente al dólar. La fuga de capitales se situará en torno a 80.000 millones de dólares este año. No solo las sanciones están teniendo consecuencias, sino que la propia decisión de Rusia de limitar las importaciones de alimentos ha provocado un aumento de los precios de algunos productos, superior al 30 por ciento y de hasta un 60 por ciento en algunos casos extremos, lo que ha generado un nuevo mercado negro de importaciones procedentes de Bielorrusia. Cada familia en Rusia está sintiendo el impacto económico de este conflicto. En tercer lugar, estas sanciones son oportunas. Pese al anuncio de alto el fuego de la semana pasada, aún hay que confirmar que tanto Rusia como los denominados separatistas a los que apoya respetan este compromiso. En estas circunstancias, proceder con las sanciones ha sido la decisión correcta mientras las discusiones sobre un plan de paz siguen adelante. Siempre podremos tomar la decisión de anularlas en el futuro. Aunque ello requiere de un cambio fundamental de dirección desde Moscú. La pelota está en el tejado de Rusia. Podría retirar sus tropas y armas, dejar de armar a los separatistas, dejar que Ucrania celebre elecciones democráticas en octubre, y respetar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Rusia es una gran potencia; debería Repartir más suerte En un momento en el que cada vez crecen más las diferencias entre pobres y ricos y donde se ha multiplicado desmedidamente el número de personas necesitadas, se debería fomentar la existencia de mayor número de premios, aunque de inferior cuantía. Por ejemplo, es mejor que a cien personas les toque un millón y no que a una sola persona le toque cien millones. A mí me animaría más jugar, porque las probabilidades aumentarían. Hay que repartir la riqueza, no concentrarla en unos pocos. J. L GIL VÁZQUEZ PONTEVEDRA E Cataluña y Escocia, víctimas del nacionalismo El nacionalismo independentista que sufren Cataluña y Escocia no tiene otro motivo que el egoísmo. Ahora que disponen o van a disponer de unas condiciones económicas más ventajosas respecto al resto de comunidades que forman el país al que pertenecen, ya no les interesa seguir unidos. Cataluña nunca ha sido una nación, y ningún escocés en pie ha vivido en otro país que no sea el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Escocia, al menos, lo ha hecho de forma consensuada; por el contrario Cataluña, o más bien los nacionalistas catalanes, se han visto arrastrados por su propia verborrea. Si Artur Mas convoca el referéndum debe ser detenido, y si los Mossos no proceden a dicha orden, deben ser disueltos. El respeto de la ley, ante todo. Al Gobierno no debe temblarle el pulso. JORGE IPIÑA PANDO BILBAO PIEDRA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al Director por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. cumplir con sus responsabilidades internacionales. La otra opción es la continua injerencia en Ucrania, lo que supondría más violencia, muertes innecesarias y más privaciones en la región. La elección corresponde al liderazgo de Rusia. Espero sinceramente que Rusia evite la escalada innecesaria de medidas económicas y el aislamiento igualmente innecesario de su propio pueblo. Como analicé con Pavlo Klimkin, ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, en la Cumbre de la OTAN celebrada la semana pasada, el pueblo de Ucrania merece el apoyo de la comunidad mundial en este momento crítico de su historia. Y todos nos merecemos un futuro de prosperidad y estabilidad compartidas. DAVID LIDINGTON ES SECRETARIO DE ESTADO PARA EUROPA DEL GOBIERNO BRITÁNICO