Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 GENTESTILO SÁBADO, 6 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es estilo ABC ABC IGNACIO GIL AFP AFP Najat Vallaud- Belkacem La ministra de Hollande luce camisas con escote y vestidos cortos sin mangas María Dolores de Cospedal Se embute en vestidos que le quedan como un guante. Hace bien. Es una mujer, no un sargento Helle Throning- En Dinamarca la llaman Gucci Helle Es una gran aficionada a la moda y se atreve a enseñar pierna Maria Elena Boschi Esta italiana tiene 33 años y se nota. Va a menudo en pantalones pitillo y tacones MODA 24 HORAS Políticas vestidas para mandar Se acabaron los trajes de corte masculino. Ahora las políticas se visten de mujer para gobernar MARÍA LUISA FUNES Las cosas están cambiando. Desde el inicio de sus funciones públicas, la mujer se tuvo que limitar en el terreno de la moda a trajes de chaqueta tipo Kim Jong Un, el líder norcoreano. Un atuendo incómodo, impersonal y anticuado. Sí, sí, igual que el de los hombres occidentales. Pero las mujeres no nos resignamos. Hace ya más de dos siglos que, en plena Revolución Industrial, el hombre renunció a las medias blancas, los bombachos de terciopelo y las camisas con florituras para vestir más cómodo de cara a las nuevas profesiones emergentes. El arte de vestir de modo sofisticado quedó reservado exclusivamente para las mujeres. A partir de ese momento, la apariencia de una señora se convirtió en el símbolo del estatus de su marido. Pero en los años 40, la Segunda Guerra Mundial sacó a las mujeres de casa y las metió en un dos por tres en fábricas, oficinas y hospitales. Su nuevo atuendo se creó como la réplica perfecta del uniforme del masculino. Y así empezaron a generalizarse los trajes con falda, las chaquetas con hombreras y las guerreras de larga botonadura. De ahí a Thatcher y Merkel, varias décadas sin cambiar un ápice. Pero las mujeres, más díscolas y creativas para las cosas del vestir, nos rebelamos como gato panza arriba. Cuando ellas están en el poder, deben mimetizarse con la sociedad a la que representan. Si bien es cierto que están en su derecho de vestir con naturalidad, es prudente no olvidar mostrarse de acuerdo con las expectativas de sus votantes y en realidad, con las de todo su pueblo. Recientemente, un elenco de ministras europeas han dado un nuevo giro al tradicional atuendo de las mandamasas. Najat Vallaud- Belkacem. Francesa. 36 años. Ministra de los Derechos de la Mujer y portavoz del Gobierno de François Hollande. Nacida en Marruecos, viste sin embargo con un estilo muy moderno. A veces lleva camisas con escote de pico pronunciado, minifaldas, vestidos cortos sin mangas o modelos vaqueros mini. Quizás a veces se pase de desaliñada. Su corte de pelo le da un toque de frescura y sus pantalones relajados son el contrapunto de lo que hubieran utilizado antiguas ministras. ra bien, nadie admitiría que Rajoy fuese al Congreso con la chaqueta blanca de Travolta en Fiebre del Sábado Noche Por consiguiente, mesura señoras, mesura. Helle Throning- Danesa. 47 años. Primer ministro de Dinamarca. Socialista y anteriormente miembro del Parlamento Europeo. Fue la causante de los celos incontrolados de Michelle Obama durante el funeral de Nelson Mandela. Es apodada en su país Gucci Helle Moderna y decidida, no dudo en hacerse una foto con Obama que hizo correr ríos de tinta. Preparada y con experiencia, es también una aficionada a la moda y las grandes marcas. Se atreve a enseñar pierna sea donde sea. Maria Elena Boschi. Italiana. 33 años. Ministra de las Reformas Constitucionales y Relaciones con el Parlamento. El rol no sabemos bien en qué consiste, pero ella está estupenda. A menudo va embutida en pantalones pitillo y tacones. Cuando firmó el cargo ante Giorgio Napolitano, se inclinó en exceso hacia la mesa. Las fotografías dieron lugar a todo tipo de montajes y causaron revuelo en internet. No era para tanto. Hasta Silvio Berlusconi dice de esta socialista del Gobierno de Renzi: Es demasiado guapa para ser comunista La llaman ministra superstar o Miss Parlamento 2 1 María Dolores de Cospedal. 49 años. Presidenta del Gobierno de Castilla- La Mancha y secretaria general del Partido Popular. Una mujer inteligente y con dotes de mando, de las que al pasar deja sin hipo a los señores de 30 a 80 años. Ni corta ni perezosa, se embute en unos vestidos sin mangas que le quedan como un guante. Y hace bien. Es una mujer y no un sargento de caballería. No por eso deja de ser profesional y respetada. Se acabaron las tonterías. Aho- 3 4 Ideología Silvio Berlusconi dice que Boschi es demasiado guapa para ser comunista