Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN SÁBADO, 6 DE SEPTIEMBRE DE 2014 abc. es opinion ABC A los cuatro vientos Sanidad pública Las medidas de Draghi Aprobado con nota, mal que les pese a algunos Los indicadores de salud y servicios que han permitido elaborar el Observatorio Europeo de Salud de la OMS desmontan muchos mantras y muchas insidias interesados en dibujar un retrato negro de la sanidad pública española. Pues bien: el estudio sobre Los sistemas sanitarios en los países de la UE confirma que el nuestro aprueba con holgura el examen comunitario, lo que, a buen seguro, supondrá un jarro de agua fría para los abanderados del apocalipsis, esos que un día sí y otro también se esfuerzan en pintar con trazos oscuros la sanidad española. A todos ellos, los datos del estudio les parecerán incompletos, parciales, sesgados, porque no van a dar marcha atrás en sus dogmáticos argumentos. Habrá problemas, insuficiencias y situaciones por resolver, pero eso no significa en ningún caso la demolición de la sanidad pública, como proclaman a los cuatro vientos los aprendices de brujo del fatalismo. A la espera de que el crédito vuelva a las familias Las medidas anunciadas por sorpresa el jueves por el presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi, tuvieron un efecto inmediato en las bolsas europeas, que registraron subidas, y también en la prima de riesgo de los países de la periferia europea. Además de la española, bajaron también la italiana, la portuguesa y la griega. De todas formas, estos efectos no son los que en último término busca el BCE con su movimiento, ni lo que puede terminar de impulsar la economía en la eurozona, y en particular la de nuestro país. Mientras las medidas de Draghi no consigan que empiece a fluir el crédito a las familias y las pymes, los esfuerzos habrán sido en vano. Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat EFE En busca de apoyos Acusaciones de censura Pujol y su testimonio histórico crónica de una estrategia Todo lo ocurrido en las últimas semanas en relación con el caso Pujol estaba perfectamente previsto en el manual del expresidente de la Generalitat, que lleva un año preparándose para la cita mediática de estos días. Nada ha sido improvisado, hasta el punto de que su estrategia de defensa ha consistido en establecer contacto con destacadas personalidades del panorama nacional para que dieran testimonio histórico a favor de su figura. Lo que no deja de ser una extraña manera de defenderse, habida cuenta de que cualquier testimonio histórico a favor de la figura de Pujol no significa que Pujol no pudiera como parece aprovechar su figura histórica para satisfacer, violentando la ley, sus intereses estrictamente personales. Es como lo del tocino y la velocidad o lo del culo y las témporas. El independentismo catalán contra el Cervantes Polémica por la decisión del Instituto Cervantes de Utrecht de posponer la presentación del libro Victus de Albert Sánchez Piñol, por temor a que se convirtiera en un acto político, después de que el independentismo catalán aprovechara hace unos días la intervención del autor para hacer campaña. A quienes acusan al Instituto de censura habría que decirles que miren lo que ocurre en Cataluña con quien no le baila el agua al nacionalismo. Y al Cervantes, que se entere de una vez cómo se las gastan algunos. CARTAS AL DIRECTOR Tarradellas tenía razón El primer presidente de la Generalitat tras su restauración, Josep Tarradellas, siempre tuvo una fría relación con Jordi Pujol. Tarradellas era un político humilde y moderado, se sentía catalán y español y se caracterizó siempre por su voluntad de no dividir a los catalanes y, mucho menos, enfrentarnos al resto de españoles. Por el contrario, Pujol mostró desde un principio un carácter más autoritario y vanidoso, consideraba que Cataluña era su finca particular y su acción política se basó en la confrontación permanente con el resto de España. A Tarradellas nunca le gustaron ni el carácter ni las políticas de Pujol y ya en los años ochenta vaticinó de él que dejaría un lastre muy grande Dicen que el tiempo acaba dando y quitando razones. Y es justo reconocer que a Tarradellas se la está dando. ANDRÉS MORENO GERONA ACTUALIDAD NATURAL POR MÓNICA FERNÁNDEZ ACEYTUNO ACEYTUNO. COM El arroaz or el sonido que hace al arrojar el agua, una suerte de murmullo, roaz, roaz se llama arroaz a nuestro delfín mular (Tursiops truncatus) Vive en todas nuestras aguas y es muy abundante en Galicia, donde se estima una población de medio millar de individuos, algunos recién nacidos este verano, asistidos por las tías que hacen de comadrona, como esas tías que cuidan a los cachorros que no son suyos en las manadas de zorros. Cornide, quien también lo llama tursión, señaló en 1788 que los arroaces entran en nuestras Rías siguiendo a las sardinas en grandes bandadas, y caminando a saltos, con lo que descubren fuera del agua todo el cuerpo Hay quien dijo del arroaz que era el delfín más melancólico. Empero cuando se giran nadando bajo la proa, y te miran tras el cristal de la superficie, ese muro, lo que notas es su compasión, por tener que vivir nosotros lejos del agua. P ¿Quo imus? Con el tan cacareado comienzo del curso político y a tenor de los mensajes programáticos sugeridos queda claro que, pese a reconocer de boquilla muchos errores e incongruencias, unos y otros solo están dispuestos a seguir haciendo lo mismo y con idénticas intenciones: cada grupo político con tal de evitar la merma de sus votantes se echan a degüello del rival, pero sin siquiera aceptar el debate de las reformas anunciadas y pulirlas y consensuarlas lo más posible. Cada día salen encuestas sobre la intención del voto y no se paran a constatar el hartazgo y la indiferencia cada vez mayor de los ciudadanos: Son todos iguales no se debe votar son afirmaciones muy usuales en este momento. Todo esto aparece reflejado además en el resultado de las recientes elecciones al Parlamento Europeo: descontento generalizado, disminución