Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 ABCdelVERANO TOROS DOMINGO, 31 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo ABC El toreo sin ley de Iván Fandiño Pierde el triunfo con el acero y El Fandi corta la única oreja ROSARIO PÉREZ ALMERÍA FERIA DE ALMERÍA PLAZA DE TOROS DE ALMERÍA Sábado, 30 de agosto de 2014. Última corrida. Media entrada. Toros de Benjumea, correctos de presencia y de juego desigual. RUIZ MANUEL, de marfil y oro. Tres pinchazos y estocada caída. Aviso (saludos) En el cuarto, media atravesada y cinco descabellos. Dos avisos (saludos) EL FANDI, de blanco y plata. Estocada baja tendida (oreja con petición de otra) En el quinto, estocada defectuosa y tres descabellos (saludos tras leve petición) IVÁN FANDIÑO, de purísima y oro. Dos pinchazos y tres descabellos (saludos) En el sexto, estocada corta defectuosa y descabello. Aviso (saludos tras petición) Dueño de un mágnum 44, el revólver más potente del mundo, pareció dejar su arma letal en el desierto de Tabernas. Por la bala final perdió el doble premio frente al tercero. Antes, Iván Fandiño, uno de los sheriffs de esta temporada, había desempolvado naturales de alta escuela, del western más auténtico. Perfecta la colocación, verdad en el cite, quieta la planta, con poder y todo el temple que permitía el toro, que no era el mejor aliado para la limpieza por su violencia descompuesta y un mareante cabeceo. Hubo una mano de naturales, así, como la manita del Real Madrid al Bayern, que quedará inmortalizada en esta feria por su transparente concepto, por su belleza sin ley, porque aquel Rematador no merecía tanta pureza. Cinco que supieron a gloria, hartos del justito tres y el de pecho. El torero de Orduña se hizo con el mansote desde las dos primeras series diestras. Pronto se puso a torear, aunque hubo de cambiarlo de terrenos. Siempre intentando llevarlo sometido y por abajo. Pero la explosión llegó a izquierdas, que ya está escrito, una prologada con un cambiado. Pero el vasco ambicionaba más y se ciñó por manoletinas, con su personal firma. La gente buscaba ya en los bolsillos los pañuelos, las servilletas de la merendola, pero falló su mágnum y la recompensa quedó en una gran ovación. Pero sus naturales, sin más ley que la suya propia, bien valieron un puñado de dólares. Con la muleta puesta y dispuesta y técnica cabal, tiró del sexto desde la primera serie diestra. Hasta tres, in crescendo y explotando el boyante pitón de este Pardillo No era igual por el izquierdo, y aun así le pespunteó una ron- da meritoria. En las cercanías le buscó las vueltas por el lado bueno, con el animal ya a menos. Otra vez en los terrenos donde los hombres se la juegan. Pero la muerte tenía un precio, y que no fuera perfecta debió esta vez sí importarle al presidente, que ha demostrado un rasero muy desigual y peculiar. Su tarde merecía el galardón. Su artillería El único trofeo lo paseó El Fandi, que salió con toda su artillería desde la larga cambiada de rodillas, enlazadas a verónicas y chicuelinas. Desató por saltilleras los plácemes, acrecentados en banderillas. El toro, aunque buscó el refugio de chiqueros, acudía pronto al cite. De rodillas con un molinete prologó Fandila, que firmó tres naturales de buena nota entre otros ensuciados por el punteo del animal. Había que ahormar la embestida, pero eso apenas sucedió. Lo que sí se vio fueron más rodillazos. Oiga, y la gente feliz. Pues benditos sean. Al ensabanado quinto, que parecía repara- Iván Fandiño da un pase a su primer toro do de la vista, le crujió el granadino cuatro pares de rehiletes, con un cuarto al violín que provocó el éxtasis colectivo. Pero aquello declinó pues no le agradaba ese defecto de Rescoldito que pegó un arreón de manso cuando lo despachó. Si no llega a usar el verduguillo, este ídolo de Almería se marcha en volandas. A Ruiz Manuel le tocó el lote fácil del desigual sexteto de Benjumea. El primero enseñó su nobleza y sus mermadas fuerzas desde el saludo capotero del torero de la tierra, que lucía unas EFE medias blancas que deslumbraban a la vista. En la muleta trató de cuidarlo en una somnolienta faena, acorde a la sosería del toro. También se dejó el notable cuarto, con el que el almeriense se confió mediada su labor para desgranar algunos naturales de buen aire. Mucho de esto último cabía entre él y su rival. Hambriento de torear- era su primer paseíllo- oyó un aviso antes de la fea estocada. Lo más legítimo del cierre de feria fue el toreo sin ley de Fandiño. SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES Talavante, triunfador frente a El Juli y Perera Alejandro Talavante se alzó triunfador al cortar dos orejas y salir a hombros ayer en San Sebastián de los Reyes compartiendo cartel con El Juli y Miguel Ángel Perera, que se fueron de vacío por fallar a espadas. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Victoriano del Río. El Juli cortó una oreja al primero y malogró con el estoque una buena faena al cuarto. Como Perera con el quinto, al que había cuajado al natural. Con el segundo tuvo pocas opciones. Talavante, que perdió los trofeos por marrar con el descabello en el tercero, con el que cerró plaza desató el entusiasmo del público lo que le valió el doble trofeo. En Palencia, toros de Pereda y Camacho, para Juan Bautista, oreja y ovación tras aviso; Daniel Luque, pitos y oreja, y Jiménez Fortes, ovación y oreja. En Alcalá de Henares, toros de Saboya, para El Cordobés, palmas en los dos; Padilla, ovación y oreja, y Miguel Abellán, ovación y oreja.