Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 AGENDA Necrológicas y esquelas Carlos Argos (1937- 2014) DOMINGO, 31 DE AGOSTO DE 2014 abc. es ABC El último fraguista fiel Confidente del patrón gallego hasta sus últimos días ara las nuevas generaciones, Carlos Argos García es un completo desconocido, pero los que vivieron y conocen los años finales del franquismo y los inicios de la Transición saben que el jurista que dejó este mundo ayer a las 7 de la mañana en la madrileña clínica El Rosario resultó clave en aquel marasmo político que intentaba bajara del monte al lado de su gran líder Manuel Fraga. Argos, enorme persona como demostró cuando fue jefe de gabinete de Fraga siendo este ministro de la Gobernación, fue clave en la salida de la cárcel de dirigentes socialistas y comunistas como Enrique Múgica o Ramón Tamames. Y que otros volvieran del exilio. Intentó por todos los medios y en alguna manera consiguió humanizar a don Manuel y, lo que es más importante, quitar a Alianza Popular la vitola de extrema derecha. Padeció mucho en los últimos años era secretario del Comité Nacional de Derechos y Garantías al conocer los desmadres de corrupción que algunos dirigentes que no habían hecho nada por el partido se enriquecieran y pusieran en cuestión la honorabilidad de la criatura política de Manuel Fraga que él ayudó decisivamente a montar desde los viejos tiempos de Reforma Democrática Junto con el notario también fallecido (ex jesuita) Félix Pastor Ridrue- P Carlos Argos nació en Madrid el 8 de enero de 1937. Murió el 30 de agosto en la clínica Nuestra Señora del Rosario de Madrid. Fue jefe de gabinete de Manuel Fraga cuando éste era ministro de la Gobernación. Figura clave en la salida de socialistas y comunistas de la cárcel. ABC jo, padeció estos hechos de manera extraordinaria. Gran jurista, ningún médico supo explicar cómo resistió el tremendo infarto de miocardio que padeció siendo precisamente jefe del Gabinete de Fraga en el Ministerio. Fue confidente del gran patrón gallego hasta sus últimos días. Argos recordaba no hace mucho a este periodista el último legado de su líder antes de ser enterrado en Perbes. Argos, dígale a Rajoy que preserve la unidad del partido a toda costa y aún más la unidad de España... Fue el único colaborador que permaneció fiel al patrón en sus últimos años, cuando desde la dirección del PP, los que le debían todo, le consideran ya un estorbo. Fue leal al PP hasta sus últimas ho- ras, incluso siendo crítico con algunas actuaciones de los distintos presidentes, Hernández- Mancha, Aznar, que le maltrató en determinados casos. Especialmente cuando el PP abandonó una de sus señas de identidad primigenia (la deriva social y la economía mixta en beneficio exclusivo del liberalismo) También se opuso, junto con Pastor Ridruejo, con todas sus fuerzas a la guerra de Irak. Con despacho profesional de abogados que fundó junto con otros dos amigos, fue a la política a servir primero intentando restablecer los elementos democráticos y, posteriormente, desde una opción política popular y de contenido socialcristiano. De una honestidad descriptible, Fraga siempre acudió a él cuando desea- ba conocer una opinión sincera acerca de las diferentes cuestiones. Como profesional de la información, Carlos Argos jamás exhaló una queja cuando le llovía alguna crítica o los datos no eran del todo exactos. Entendió este oficio como un servicio extraordinario a la sociedad y a España a la que amaba profundamente. Lo que nunca llegué a entender es su forofismo futbolístico por el Valencia F. C. equipo que lo era porque sencillamente me cae simpático Aunque un poco aislado y abandonado dentro del actual PP, Argos nunca contabilizó enemigos y mucho menos en la izquierda moderada con la que tenía alguna concomitancia desde el punto de vista de la justicia social. Porque en Argos lo que realmente llamaba la atención era su gancho humano, su capacidad de bonhomía antes que cualquier otra consideración de poder o relumbrón. En la madrugada de ayer se fue en busca de su gran amigo y de su mentor político al que intentó remodelar y reconducir en su inmensa humanidad cosida a borbotones. Con el ABC bajo el brazo como todos los días. GRACIANO PALOMO vm nvnlir Z olh mrÕlh RHZKIOJ vm t 0, asx mlh jfv hv m olh