Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO, 31 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional ABC Los peshmerga kurdos de Irak, el brazo armado de EE. UU. contra el califato La movilización para combatir a los yihadistas del EI despierta en el Kurdistán iraquí el deseo de luchar también por crear un Estado propio DANIEL IRIARTE CORRESPONSAL EN ESTAMBUL Yo he sido peshmerga. Toda mi familia ha sido peshmerga dice Shej Avraz Atrushi, jefe de la municipalidad de Dohuk y un respetado cargo en el Partido Democrático del Kurdistán. Mi hermano murió como mártir para que algún día veamos una patria independiente asegura. Los milicianos kurdos peshmerga son el orgullo de muchos ciudadanos kurdos, que los consideran los defensores de la nación y veneran su espírito bélico. Pero las declaraciones de Atrushi ponen de manifiesto la delicada disyuntiva a la que se enfrentan muchos países occidentales estos días: el equilibrio entre armar a los milicianos kurdos peshmerga, la única fuerza confiable capaz de oponerse a los avances del Estado Islámico en Irak, e intentar mantener unido aquel país. Tanto EE. UU. como Alemania se han mostrado contrarios a la celebración de un referéndum de independencia, tal y como anunció esta primavera el presidente kurdo Massud Barzani en una entrevista con la BBC. Un Kurdistán independiente desestabilizaría aún más la región y daría espacio para nuevas tensiones declaró hace dos semanas el Ministro de Exteriores alemán, Frank- Walter Steinmeier. Pero a pesar de estos recelos, ya son casi una decena los países que han op- tado por proporcionar armas a los peshmerga como el menor de los males. EE. UU. el Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Croacia, Dinamarca, Albania e Italia participan desde hace unos días en las operaciones de suministro de armamento a las milicias kurdas, que ya han comenzado a recuperar terreno frente a los yihadistas. Así, la amenaza del Estado Islámico ha supuesto una oportunidad para una causa kurda por la que la comunidad internacional ha mostrado siempre un escaso interés. Desde la disolución del Imperio Otomano, los más de treinta y cinco millones de kurdos se encuentran repartidos entre las modernas Turquía, Irán, Irak y Siria. Y aunque el Tratado de Sèvres firmado tras la Primera Guerra Mundial otorgaba un territorio propio a los kurdos desde el Éufrates hasta la frontera iraní, la fundación de la República de Turquía en 1923 abortó el plan. Desde entonces, los intentos de rebelión de los nacionalistas kurdos no han tenido mucho éxito. Se produjeron levantamientos infructuosos en Irán y Turquía en los años 20 y 30, y la llamada República de Mahabad, un Estado kurdo esta- blecido en el Occidente iraní con apoyo soviético en 1946, apenas duró unos meses. En Irak, los clanes kurdos se alzaron contra Sadam instancias de EE. UU. en 1975 y 1991, en ambas ocasiones con resultados nefastos para ellos. En esa última ocasión, sin embargo, ocurrida inmediatamente después de la Guerra del Golfo, las masacres de kurdos a manos de las tropas iraquíes y la consiguiente catástrofe humani- taria llevó a EE. UU. y Gran Bretaña a imponer una zona de exclusión aérea por encima del paralelo 32. Desaparecida la superioridad aérea, las milicias kurdas peshmerga pudieron hacer frente a la infantería iraquí en una efectiva guerra de guerrillas. El ejército iraquí desapareció del norte del país, lo que permitió a los kurdos comenzar a establecer los fundamentos de una administración propia. El Kurdistán se convirtió en una especie de santuario prooccidental, desde el que la CIA dirigía su red de espionaje en el Irak de Sadam Hussein durante los años 90. Milicianos kurdos peshmerga en el norte de Irak La gran oportunidad En todo este tiempo, la esperanza de muchos kurdos es lograr apoyo internacional para la fundación de un Estado propio. Necesitamos el apoyo de los EE. UU. para crear un nuevo país en Oriente Medio, como Israel dice Nayad Ibrahim, un kurdo que trabaja en la ciudad de Majmur, una de las ciudades amenazadas por el Estado Islámico en el Kurdistán iraquí. Estamos en la misma situación que Israel, rodeados de árabes que no nos quieren asegura. Ahora, la voluntad de los kurdos iraquíes de enfrentarse al Estado Islámico es evidente. Miles de ellos se han alistado como voluntarios para combatir en los diversos frentes, a menudo pagándose las armas de su propio bolsillo. Y la amenaza yihadista está galvanizando los sentimientos de muchos kurdos, que no ocultan su deseo de luchar por un Estado propio en el futuro. La independencia es nuestro derecho insiste Atrushi. Hemos derramado demasiada sangre PARA LUCHAR CONTRA LOS YIHADISTAS DEL EI El Golfo espera que Washington dé detalles sobre su coalición AFP KUWAIT El secretario de Estado, John Kerry REUTERS Las monarquías del Golfo Pérsico quieren tener más detalles sobre lo que Estados Unidos espera de ellos en el marco de una coalición para combatir a los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Siria y en Irar, según declaró ayer el ministro kuwaití de Asuntos Exteriores. Sabah Khaled Al- Sabah pidió a la Casa Blanca más precisiones durante una rueda de prensa, al término de un encuentro en Yedah (oeste de Arabia Saudí) con sus cinco colegas del Consejo de Cooperación del Golfo. A este organismo pertenecen Arabia Saudí, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Omán y Bahréin. Todos hemos oído lo que el presidente Obama dijo el jueves sobre una coalición, y sobre su decisión de enviar a su secretario de Estado, John Kerry, a la región para formar ese frente dijo el ministro de Exteriores de Kuwait. Ahora esperamos tener más detalles, para saber qué espera de nostros en la siguiente fase de este proceso Al- Sabah insistió en que en estos momentos los países árabes del Golfo Pérsico no tienen información suficiente ni detalles sobre lo que la Casa Blanca tiene previsto hacer. Esperamos la visita de John Kerry concluyó el ministro. El pasado jueves, el presidente Obama declaró sin rodeos que Estados Unidos todavía no tiene una estrategia para combatir a los yihadistas del Estado Islámico, que controlan una amplia extensión de Siria y de Irak y han proclamado en ese territorio un califato Tras subrayar la necesidad de apoyarse en socios regionales fuertes Obama anunció que Kerry se desplazará en breve al Golfo Pérsico para tratar de formar una coalición. Antes de hacerlo, el secretario de Estado tiene previsto participar junto al ministro de Defensa Chuck Hagel en una cumbre de la OTAN en Gales, los días 4 y 5 de septiembre. En un artículo publicado ayer en el New York Times, Kerry solicitó una coalición lo más amplia posible de países, liderada por Estados Unidos para luchar contra los yihadistas del EI, que recientemente degollaron a un periodista norteamericano.