Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 31 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional INTERNACIONAL 41 Frente de guerra Conflicto en el Este de Europa Un sacerdote ortodoxo saluda a un soldado ucraniano que defiende el último puesto de control antes de llegar en Mariupol AFP Los milicianos prorrusos avanzan en el sureste ucraniano y amenazan con tomar el principal puerto del mar Azov Cadena humana para defender Mariupol ABC KIEV C ogidos de las manos y con banderas azules y amarillas sobre los hombros, cientos de habitantes de Mariupol (sur de Ucrania) rodearon ayer la ciudad que los milicianos prorrusos han señalado como su próximo objetivo. ¡Ucrania no ha muerto! cantaba el himno que entonaron los jóvenes y adultos, hombres y mujeres reunidos para defender la última de las grandes ciudades de la provincia de Donetsk aún bajo control de Kiev. ¡Fuera Putin, esta ciudad es ucraniana! gritaron a las afueras de Mariupol. ¡Las criaturas del Kremlim saben que Mariupol es Ucrania! insistieron, mientras agitan banderas nacionales. Sin embargo, también en Mariupol están vivas las tensiones entre la Ucrania partidaria de Kiev y la partidaria de Rusia. Las banderas azules y blancas, colgadas en las ventanas desde hace días, aparecen a la mañana siguiente manchadas de pintura roja, color arquetípico de Moscú y lo ruso. Un comandante de los batallones de voluntarios que participan en la defensa de Mariupol admitió ayer a Afp que parte de la población no soporta a Ucrania aunque insistió en que sus soldados no pueden abandonar a aquellos cuyas vidas, casas y ciudad dependen de ellos. Y es que, a menos de 50 kilómetros de Mariupol, las fuerzas prorrusas se afincan en la recién tomada Novoazovsk. La localidad ya ha asimilado la llegada de los milicianos y la vida sigue con normalidad en las calles, de Kiev hasta martes, hoy de Novorossya (Nueva Rusia) como los sublevados denominan al territorio desde Lugansk y Donetsk hasta la zona rusa de Moldavia. ¿Para qué un corredor a Crimea? Vamos a crear un corredor hasta Odessa afirmó ayer uno de los comandantes rebeldes en Novoazovsk. Sin embargo, el ataque no parece in- minente. No tenemos planes de tomar la ciudad por asalto mañana o pasado mañana, pero vamos a entrar en un futuro cercano afirmó a Ria Novosti el primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Alexandre Zakharchenko. Aunque la población se acostó anoche sin la sospecha de encontrar los tanques prorrusos entrando en sus calles esta misma mañana, son muchos los que han huido de Mariupol. Algunos, antes incluso de que cayera Novoazovsk. Las autoridades autoproclamadas rusas no han ocultado su interés por el frente del sur que les aportaría nuevos efectivos, relajaría la presión sobre Lugansk y Donetsk y dispersaría los ataques del Ejército ucraniano. El batallón de voluntarios Azov es uno de los que patrulla la estrecha franja entre ambas ciudades. Esperan el ataque: Podemos detenerlos, ¿pero por cuánto tiempo? Treinta kilómetros al este, el primer puesto de vigilancia separatista, un soldado patrulla: Estamos a la espera