Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO, 31 DE AGOSTO DE 2014 abc. es españa ABC Convulso inicio del curso político El Gobierno asumirá las competencias en Está decidido a intervenir la autonomía con el aval del Senado en un caso extremo de desobediencia MANUEL MARÍN S i en los últimos dos años el inicio del curso político estuvo prioritariamente marcado por las medidas de recuperación económica, este otoño la principal preocupación del Gobierno es la evolución de la última fase del desafío secesionista alumbrado por Artur Mas y Oriol Junqueras. Agosto se despide entre la percepción de que el llamado souflé catalán ha ido desinflándose tras la reunión en Moncloa entre Mariano Rajoy y Artur Mas del pasado 31 de julio; el chantaje de ERC apelando abiertamente a desobedecer un fallo del TC cuando desautorice la consulta a finales de septiembre; y los rumores que apuntan a un adelanto electoral en Cataluña, de corte plebiscitario, el 9 de noviembre o entre febrero y mayo de 2015. Alarde independentista durante la Diada del pasado año REUTERS mía en España por parte del Gobierno central. El artículo 155 El diseño de la respuesta jurídica El 19 de septiembre, clave La suspensión de la consulta instrumentos jurídicos de Mas y formalmente quedará anulado el referéndum independentista. De hecho, una impugnación del Gobierno obliga a paralizar la norma recurrida de modo inmediato. achacable a la represión española contra la voluntad de los catalanes. Nuevas dosis de victimismo para rearmarse políticamente. El desmarque de ERC Sin listas conjuntas con CiU En este contexto, el Gobierno tiene diseñadas todas sus respuestas a Mas en función de las decisiones que la Generalitat vaya adoptando. Incluida la más drástica para el supuesto de que la desobediencia sea extrema. Solo en ese caso, de común acuerdo con el Senado, activaría la previsión incluida en el artículo 155 de la Constitución y asumiría las competencias transferidas a Cataluña en materia de educación y de seguridad para prohibir expresamente la celebración de la consulta. Ni un solo colegio se convertiría en sede electoral, y ni un solo mosso d Esquadra podría permitir su apertura. El Gobierno tampoco permitirá sucedáneos o simulacros de votación ni en ayuntamientos ni en diputaciones. La decisión sería política. Y personal de Mariano Rajoy. Pero fuentes del Gobierno admiten que tanto el Senado como los servicios jurídicos del Estado tienen diseñada al detalle y con todo rigor la ruta jurídica para su aplicación. Aun así, confían en la palabra dada por Artur Mas no haré nada ilegal para no verse obligados a poner en marcha ese proceso, que por primera vez supondría de facto la intervención política de una autono- La agenda política en Cataluña está ya predeterminada y no hay novedades. El próximo 19 de septiembre, una semana después de la Diada, quedará aprobada la ley de consultas en el Parlamento catalán y, horas o días después, Mas reunirá a su Ejecutivo para firmar el decreto de convocatoria de la consulta con las dos preguntas conocidas desde diciembre de 2012: ¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado? Y si es así, ¿independiente? Una vez publicados en el Boletín Oficial de la Generalitat, el Gobierno impugnará tanto la ley como el decreto ante el Constitucional, que dejará automáticamente en suspenso los dos Las dudas de Mas ¿Un adelanto electoral? Las dudas ahora se ciernen en CiU, ERC y el Gobierno en las decisiones que adoptará Mas desde ese momento crucial para él. Son una incógnita aún pese a las múltiples especulaciones. Moncloa maneja varias opciones. La primera pasaría por una renuncia de Mas a la consulta para disolver de inmediato el Parlamento catalán y precipitar elecciones el 9 de noviembre. Pdría argumentar ante su electorado que ha cumplido su palabra y convocado el referéndum. Así, la no celebración de la consulta sería Bloqueo inmediato desde el Constitucional La decisión del TC de suspender la ley de consultas y el decreto que convoque el referéndum será de aplicación automática e inmediata; desde ese momento la consulta será abiertamente ilegal Declaración unilateral de independencia El Ejecutivo ve poco factible que Mas, acuciado por la división interna en CiU, llegue a pactar con Junqueras una salida extrema a su desafío y aprobar una declaración unilateral de independencia en 2015 Por el momento CiU no se cansa de generar confusión: el día 9 habrá urnas repiten con un guión aprendido. Pero ya muchos de sus dirigentes no cuentan con las urnas del referéndum, sino con las de unos comicios autonómicos plebiscitarios que sustituyan a la consulta en la forma y en el fondo. En ese caso, lo que haga CiU es un misterio. Pocos cuentan en ERC y menos aún en Unió con concurrir con una lista conjunta Mas- Junqueras y con un único punto en el programa electoral: la declaración unilateral de independencia. Lo que es seguro es que CiU no tendría tiempo de reorganizar su proyecto con un nuevo líder y Mas sería el candidato para prolongar su agonía política. Y difícilmente ERC entraría en su juego. El Gobierno no podría hacer nada ante este escenario porque la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones compete solo al presidente catalán. La refundación de CiU Esquerra, la protagonista La segunda tesis que maneja Moncloa sería un adelanto electoral en la próxima primavera, con ERC ya abiertamen-