Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 26.8.2014 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.034 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 14352 8 424499 000013 EL VERANO, TODOS LOS VERANOS Moraira VISTO Y NO VISTO Vigía del Mediterráneo Un pueblecito de pescadores que custodia el Mediterráneo, repleto de calas escondidas, paseos junto al mar y las mejores vistas de la costa alicantina IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL PACTO 75 años del Pacto HitlerStalin y ni un tuit de Monedero ni del alcalde trending topic a cultura del recorte nos impone el fútbol en corto, el con leche corto de café y, por supuesto, el pantalón corto: de los niños que heredaban los pantalones largos de sus padres hemos pasado a los padres ¡y a los abuelos! que heredan los pantalones cortos de los niños. En pantalón corto me figuro a ese alcalde sevillano de El Coronil, Jerónimo Guerrero (Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar se llamaban, ay, los dos intérpretes de Cortés) cuya cortedad glosaba ayer Santiago González, porque el día en que tres guardias se matan por rescatar a un montañero es trending topic tuiteando el supuesto fusilamiento por la supuesta Guardia Civil de dos supuestos rojos con la leyenda Malditos yihadistas asesinos! ¡Con ustedes la claridad es inútil, Savonarolas! tuitea Llamazares, el antiguo jefe de Monedero, para justificar sus miradas de cordero degollado a la causa califal. Más cucos, los de Podemos saludan los setenta años de la liberación de París (ellos creen que por Carrillo) con su inevitable nota cursi: No olvidemos la memoria de la Europa antifascista y decidida a ser libre Y con eso dejan excluidos, sin saberlo, a los comunistas, socios de Hitler en la toma de París, desde donde Maurice Thorez, monaguillo antes de fraile, denuncia a De Gaulle como agente del imperialismo británico Setenta y cinco años del Pacto Hitler- Stalin (que no existe para los libros de texto franceses) y ni un tuit de Monedero ni de Llamazares ni de ese pobre trendingtopicero de El Coronil. Ni un solo español puede prestarse al juego infame de los gobiernos francés e inglés avisa, en noviembre del 39, Dolores, convertida en fanática de Stalin como lo había sido de la Virgen de Begoña, y que, reconvertida por Llanos, morirá católica. Menudo carisma, el de Stalin. ¿Tiene usted revólver, camarada Koltsov? Koltsov (corresponsal de Pravda en España) asiente. ¿Y no tiene usted la intención de utilizarlo para suicidarse? L Desde la playa de L Ampolla se puede apreciar el castillo de Moraira; al fondo, El Portet ABC A tiro hecho MARIANO CALLEJA Dónde dormir Puede alquilarse por días un bungalow en la cumbre del sol. D esde la salida 63 de la AP- 7 se llega a Moraira, un antiguo poblacho de pescadores situado al sur del Cabo de la Nao, transformado en un núcleo de turismo internacional de calidad. Moraira es una joya escondida en medio de la Costa Blanca, sin grandes playas ni rascacielos como los de la vecina Calpe o la cercana Benidorm, ni tampoco con el ambiente juvenil y siempre festivo de la próxima Jávea, pero sus atardeceres con el Peñón de Ifach al fondo son únicos y sus terrazas con algunas de las mejores vistas de la costa del Mediterráneo, también. Jean Luc y Marta fueron dos de los descubridores de Moraira, allá a finales de los 70, cuando el boom de la construcción todavía quedaba muy lejos. Amigos españoles les habían hablado bien de un pequeño pueblo escondido entre montes y acantilados de la costa alicantina, con un clima que era la pura envidia de franceses y alemanes y donde podía vivirse todo el año con sol junto al mar, en una especie de Florida a la europea. Así, compraron una pequeña casa en la zona, en su caso sobre un acantilado, desde donde por las noches se escucha el rugir del mar. Desde entonces, Moraira ha sido un foco de atracción para miles de franceses, alemanes e ingleses, aunque tam- Dónde comer Si quieres enamorar a tu pareja, Le Dauphin. Para comer sobre el mismo mar, El Chamizo y El Portet. Un restaurante preferido por los autóctonos: Antoniet. La buena calidad también está en La Sort y The Olive Tree. Dónde divertirse La noche puede empezar de forma relajada en el Club Náutico, seguir en La cucaracha y acabar en Saxo abierto hasta el amanecer. bién pueden encontrarse noruegos y rusos que han construido lujosas mansiones (algunas con clara tendencia hacia lo hortera) en este rincón del planeta, que Sorolla inmortalizó en una de sus obras Calle de Moraira Ni que decir tiene que en el pueblo de Moraira, por las noches, el idioma español llega a ser minoritario en muchos de sus restaurantes. Los españoles de Moraira, saben reconocer lo que es disfrutar de una buena paella en El Portet, sobre el mismo Mediterráneo, en un lugar que ha sabido adaptarse bien a la locura inmobiliaria previa a la crisis, sin perder uno solo de sus encantos y tradiciones, como la fiesta de moros y cristianos y la romería a la Font Santa. Moraira tiene dos playas tan pequeñas como coquetas: L Ampolla y El Portet, vigilada de forma permanente por la Torre Cap d Or, en lo alto del cabo del mismo nombre, que cierra la playa en uno de sus extremos. Hay que subir hasta la atalaya (el paseo por la montaña dura unos 30 minutos) para disfrutar de una vista espectacular, desde el cabo de la Nao a la izquierda, hasta mucho más allá de Benidorm por la derecha. La playa de L Ampolla tiene su propio vigía: el castillo de Moraira. Este y la Torre Cap d Or formaban parte de las antiguas defensas contra las continuas incursiones piratas, que mantenían a la población autóctona concentrada en el interior, en el pueblo de Teulada, mientras los pescadores locales eran los únicos habitantes junto al mar. En los ocho kilómetros de costa que se recorren por la carretera Moraira Calpe hay otras calas (es recomendable visitar Algas y, sobre todo, Cala del Moraig, conocida como la playa de los piratas y acantilados perfectos para despedir el día en la mejor compañía. El toque chic de Moraira lo pone su club náutico, con la terraza chill out sobre el puerto deportivo, que es posible atravesar a nado de forma organizada... si las aguas limpias lo permiten. MAÑANA, Valle del Eresma