Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 26 DE AGOSTO DE 2014 abc. es estilo CULTURA ABCdelVERANO 59 CADA DÍA, UN LIBRO ocho textos GALERÍA DE FANTASMAS JUAN LUIS PANERO Editorial Visor, Madrid. 64 páginas Fábula y sueño l verano es la estación en la que la poesía, como género literario, se lee con el detenimiento del tiempo que no pasa. El atardecer, las largas horas de la sobremesa, el tiempo detenido. La poesía se salva si es escrita para ser escuchada, leída en un tono de voz cadencioso. En soledad y silencio. El silencio de la canícula. La poesía, con su mezcla de fábula y sueño, de fantasma y fracaso con su oscura verdad que nunca se define escribió Juan Luis Panero (Madrid, 1942- Torroella de Montgrí, 2013) en su volumen Galería de fantasmas primer premio de poesía Loewe en 1988. Pero la gracia de la poesía, de la gran poesía, es que siempre habla del paso del tiempo pero el tiempo no pasa por ella, al contrario, la engrandece. Esto ocurre con este magistral conjunto de poemas del más ignorado de los Panero. No poseía la innata provocación de Leopoldo, ni la gracia atractiva y personal de Michi. Era el mayor, el más cercano al padre, y por ello, quien más tuvo que distanciarse de él. Estos fantasmas que pueblan cada uno de los excelentes versos que componen el libro son un recorrido por los asuntos esenciales de la poesía occidental desde Homero: la memoria, los desdichados días de noches sin fin, el alcohol, ese brebaje mágico que transporta al paraíso y al infierno, la galería de sombras de otros poetas de manera especial Malcolm Lowry se cruzan y modelan unos versos encendidos y melancólicos. Una cansada ironía rebrota y cómo no cansada si hay que ver y vivir con lo que hay que ver y vivir alrededor en cada una de las evocaciones. Toda poesía es una profunda evocación y un exorcismo. Será el citado Lowry quien, en el frontispicio, recuerde que para empezar, el fantasma más poderoso al que tenía que enfrentarse era él mismo Fantasmas de sí mismos, sombras en el tiempo, la invención del sueño en palabras sencillas y directas. Nada de florilegios vacuos. Todo es esencial en Juan Luis Panero. Como ese tiempo que es eternidad en cada verso. E matar hormigas en Roma, etcétera. Las Instrucciones para subir una escalera explican, en un tono cordial y seo cortazariano, que sigue en esto a relajado, la manera correcta de subir los surrealistas, de no hacer literatuuna escalera. La idea de que para vi- ra, sino de crear acciones vitales. No vir sean necesarias instrucciones hay verdadero autor de este texto, que a ratos es de Cortázar y a ratos de nos recuerda de nuevo que toda la los libros que cita. Tampoco existencia es un juego. Nos ayuLA tiene un verdadero sustento da, además, a desaprender VIDA ES literario, ya que las frases lo aprendido, y a hacer de UN JUEGO Para Cortázar, la que aparecen en mayúscuforma consciente aquello literatura es un las proceden de pintadas que ya no percibimos a caujuego porque hechas en las paredes. El sa de la costumbre y la retambién la Cortázar revolucionario es petición. vida lo es el que sigue al Cortázar de las NOTICIAS DEL MES DE indagaciones metafísicas y mísMAYO EL COLLAGE, LA POLÍTICA ticas de Rayuela Cortázar se sentía Las Noticias son un collage de tex- encerrado en un mundo solipsista y tos, poemas, citas, eslogans y fotogra- cerrado a los demás, e intentó abrirse fías, cuyo tema son las revueltas estu- a la vida y a la historia por medio del diantiles de mayo de 68 en París. Buen ideal de la revolución. Probablemenejemplo de antiliteratura y del de- te no es el Cortázar favorito de nadie NIETO y, como podemos comprobar en estas Noticias... tampoco el más interesante literariamente. PARA LLEGAR A LEZAMA LIMA LA FASCINACIÓN CON LA LITERATURA Este ensayo está incluido en La vuelta al día en ochenta mundos una maravillosa colección de miscelánea. Hallamos aquí la verdadera pasión de Cortázar: la escritura, acto mágico, sorpresa incesante, diversión sin fin. El ensayo pretende descubrir la obra de Lezama Lima en una época en que no suscitaba mucha atención, y está ilustrado con una maravillosa colección de grabados. FERNANDO R. LAFUENTE