Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 DEPORTES MARTES, 26 DE AGOSTO DE 2014 abc. es deportes ABC El Madrid empieza la temporada al ralentí Estupendos goles de Benzema y Cristiano, pero escaso juego Meritorio partido del Córdoba, que mantuvo vivo el encuentro HUGHES MADRID REAL MADRID 2 CÓRDOBA J. Carlos Gunino I. López Pantic Crespo Rossi L. Garai Matos (61) L. Silva Pinillos (46) Havenaar (65) Cartabia (46) Fidel (61) Xisco (65) 0 E stos partidos ligueros del Madrid tendrían que tener una perspectiva lounge Se agradece el intento del club de poner rock and roll en los prolegómenos, pero, definitivamente, es más emocionante ver una partida de petanca. Quedaría mejor bajar las expectativas. Introducir una forma moderada de kitsch y que sonaran, no sé, los Pink Martini por megafonía. Al rosa, además, ya nos hemos acostumbrado. Durante la primera parte, el balón y los dos equipos iban por el campo con la inercia benigna que tiene el bañista cuando hace el muerto. Algo que no es solo el viento le mece, una concurrencia suave de fuerzas. Pues así. La posición de James es casi política. En el centro del campo abusa del toque. Una décima de segundo, sólo eso, pero se nota. Le falta la fluidez de Modric. Aun con todo, fue la gran iniciativa en esos minutos. Vertical, vivo de ideas, tiene la insidia del zurdito y funcionó como lanzador de las puntas, que tampoco es que se moviesen mucho. Benzema hacia adentro, fiel a su natural introspección, con un par de controles virtuosos. Empezó de dulce y el día no era complicado. Pero los primeros desmarques fueron fundamentalmente los de Bale. El primer desmarque es algo que se agradece poco. Ese movimiento, dentro de la placidez estival de los madridistas, parecía un arranque de epilepsia. Las estadísticas deberían anotar los desmarques. Cristiano empezó algo más flojo. Extrañamente apagado. Kroos de Alonso, ordenado, sin alardes; Modric fluyente y los laterales poco vibrantes. Algún centro de Marcelo; Arbeloa, más peligroso en el retuit que doblando al galés. Merkel y Rajoy caminaron más rápido en Santiago. En el treinta llegó el gol en un córner. Modric buscó a Benzema en el punto exacto donde remata Ramos. Hizo el movimiento perfecto de cabeza y la ajustó al palo. El club celebró el gol por megafonía con una ráfaga del nuevo himno. A veces es todo intensamente corpo- Casillas Arbeloa (71) Pepe S. Ramos Marcelo Modric Kroos James (71) Bale Benzema (75) C. Ronaldo Isco (71) Carvajal (71) Khedira (75) GOLES 1- 0, m. 29: Benzema. EL ÁRBITRO Gil Manzano (Colegio extremeño) Amonestó a Pinillos, López Garai, Benzema LO MEJOR La afición del Cordoba y la voluntad del equipo, que plantó cara. LO PEOR Muy poco juego del Madrid, Premioso en el ataque y poco firme en defensa rativo en Chamartín. Hasta el gallinero, la nueva grada, parece perfecta ¡son los de Glee! Hubo un bello tuya- mía entre el 11 y el 9 ¡11 9! y un par de meritorios intentos de Mike que permitieron al numeroso público cordobés despedir la primera parte gritando el yes, we can En este inicio, lo más divertido son Poca tensión en el Madrid Escaso nervio en los jugadores. Lento en el ataque estático, además se olvidó de contragolpear Jugó Khedira; James luchó El alemán contribuyó a un 4- 4- 2 que cerró el partido. James estuvo voluntarioso, pero poco atinado Vacilaciones en defensa Arbeloa tuvo algunos apuros en la marca. Ramos, por su parte, despistes y atropellos con el balón los córners que le tiran a Casillas. Son la nueva moviola. La gente silba, aplaudeo protesta y Casillas se queda en ese nuevo limbo suyo, petrificado como la viva imagen de la indecisión. Esta desazón, esta indefinición en el acto propio del portero, nos hace simpático a Casillas y nos enseña algo sobre la madurez, que muchas veces adopta la forma de lo irresoluto. Como si se nos secara el instinto. La segunda parte se inició, por cierto, con un gesto cariñoso del portero hacia Arbeloa, que andaba, el hombre, algo fallón en defensa. James al correr recuerda al primer Raúl. Tiene esa voracidad en la carrera. Le falta jugar a un solo toque. Usa un delicioso primer control para orientarse, algo que gusta ver, pero que ralentiza lejos del área. Fue sustituido por Isco y al cruzarse con el malagueño pareció que compartían destino. En el 56 hubo una alteración en el sismógrafo. Era una contra de Bale. Vieja emoción, nos dimos cuenta de que era el primer contragolpe del partido. El Madrid, híbrido el año pasado, no debería desmouriñizarse hasta el punto de perder el hábito de la contra, que hace soportables estos encuentros. Le falta energía (estamos en el trauma postvacacional) pero también la intención al presionar. A la altura del 70, un córner del Córdoba recordó que el partido estaba vivo. Hubo otra jugada, el gol justamente anulado a Xisco, precedido de una inquietante, por profunda, penetración del equipo andaluz. Fue entonces cuando Ancelotti quitó a Benzema y colocó a Khedira. Un lujurioso 44- 2 en el campo. Khedira, que es titular de la selección campeona del mundo, es un símbolo para cierto tipo de aficionado. Símbolo de la pereza de la grada a la hora de entender su fútbol. Símbolo del avatar táctico en el florentinismo. Uno no puede recordar un gol, un pase, una jugada del alemán, pero con él en el campo el partido parece de verdad. No se puede arar el campo sin tractor. Khedira es el caprichito de todo míster que Ancelotti no se quiere permitir. A partir de ahí, el partido se cerró. Había salido Carvajal, que alargó la banda entre tanto interior. Ramos se hacía con el balón los líos de Pepe Viyuela con la silla y en el 89 un robo de Isco lo aprovechó Ronaldo para acabar con el partido. El chutazo botó igual que las pelotas que golpea Nadal. Ante un efecto así, ¿qué puede hacer un portero? Galería de imágenes del Real Madrid- Córdoba