Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 INTERNACIONAL Crisis de Gobierno en Francia La situación económica MARTES, 26 DE AGOSTO DE 2014 abc. es internacional ABC El Elíseo quiere acelerar ahora las reformas con dos años de retraso La izquierda critica que son medidas adoptadas por Rajoy, Cameron y Merkel en sus países J. P. Q. PARÍS En vísperas de la gran crisis de su Gobierno, François Hollande anunció una nueva política económica destinada a acelerar las reformas e intentar conseguir un crecimiento económico; empantanado tras la puesta en práctica de sus primeras promesas electorales, pronto abandonadas. El diario Liberation resumió las reformas anunciadas por el presidente con este titular: Hollande roba a la derecha sus ideas de reforma Robo que no convence a la derecha y pone los pelos de punta a la izquierda. Cuando aspiraba a la presidencia francesa en la primavera de 2012, Hollande prometió que el país volvería a crecer a finales de 2013. Pero ocurrió lo contrario: ese año Francia e Italia crecieron menos que España y lo mismo sucederá en 2014. Ante tal fracaso, el pasado enero Hollande confirmó las reformas anunciadas tres meses antes: 50.000 millones de recortes presupuestarios y un pacto de responsabilidad destinado a crear empleo firmado por el Estado, la patronal y los sindicatos. Los recortes anunciados tardan en llegar. Francia tampoco cumplirá este año los compromisos del pacto fiscal europeo. Y el Tribunal Constitucional censuró el pacto de responsabilidad, que había prometido 40.000 millones de bajada de impuestos a las empresas si se comprometían a crear empleo La sentencia del Constitucional desmontó por ilegal un plan que preveía ciertas bajadas de impuestos y cotizaciones, a cambio de creación de puestos de trabajo El empleado de una empresa de tabaco de Carquefou (oeste de Francia) protesta con el casco de Astérix El futuro plan de relanzamiento económicotendrá tres grandes capítulos: construcción y vivienda, reforma del mercado laboral, fiscalidad y financiación de las empresas. Hollande espera que la construcción y la vivienda saquen a Francia del hoyo negro donde se encuentra, a través de medidas bien conocidas en España y el Reino Unido: créditos especiales para la compra de una primera vivienda o para quienes inviertan en vivienda o cons- AFP trucción a título especulativo. Algunos publicistas han comenzado a trabajar en una posible campaña de comunicación gubernamental, con anuncios tipo: Pague menos impuestos invirtiendo en el sector inmobiliario El incumplimiento del pacto fiscal europeo dinamita al Ejecutivo J. P. Q. PARÍS Otoño caliente Anticipándose a un otoño social y político muy caliente que ha comenzado con una crisis de gobierno, Hollande prefirió dar un golpe de efecto al anunciar reformas por venir, esbozar las grandes líneas del plan de relanzamiento de la economía, cuya concepción práctica ha sido encomendada al primer ministro, Manuel Valls. El número dos francés deberá detallar el nuevo plan a lo largo del próximo otoño. Hollande se ha limitado a anunciar unas medidas que Liberación considera robadas a la derecha porque se trata de iniciativas puestas en práctica hace tiempo por Mariano Rajoy en España; David Cameron en el Reino Unido y Angela Merkel en Alemania. La crisis gubernamental francesa afecta a toda Europa: si París no cumple el pacto fiscal europeo formalmente Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria, firmado el 2 marzo 2012 por 25 estados miembros de la Union Europea (UE) ese incumplimiento afectará muy negativamente a toda la zona euro. Hollande y sus ministros llevan muchos meses pidiendo comprensión a la Comisión Europea y a Angela Merkel. Pero una inmensa mayoría de los miembros de la UE se niegan a conceder a Francia ligerezas presupuestarias que perjudican a toda Europa. Cuando era candidato a la presidencia, Hollande declaró que Francia no firmaría el pacto fiscal. Una vez elegido presidente, el pacto fue ratificado por la Asamblea Nacional seis meses más tarde. Aceptada esa disciplina de Estado, Hollande y varios de sus gobiernos intentaron que Alemania y la UE hiciesen gestos a favor del empleo, con un cierto relajo presupuestario. En vano. El Tribunal de Cuentas en París, la Comisión Europea y el Gobierno alemán continúan pidiendo a Hollande que cumpla compromisos estatales que Francia tampoco asumirá ni este año ni previsiblemente en 2015. Dos corrientes Hollande fue elegido presidente gracias a una síntesis entre partidarios y adversarios socialistas, comunistas y ecologistas del pacto fiscal europeo. Esa cohabitación fallida ha terminado dinamitando el último Gobierno socialista, donde se habían enfrentado los partidarios de la disciplina (primer ministro Manuel Valls) y los adversarios de esa austeridad (ministro de Economía Arnaud Montebourg) ratificada por la Asamblea Nacional en el otoño de 2012, votada masivamen- te por la mayoría socialista. Hollande intentó sortear enfrentamientos de fondo en su propio gobierno al nombrar a dos ministros de Economía: Michel Sapin, ministro de Economía y Cuentas Públicas, y Arnaud Montebourg, ministro de Economía y Recuperación Nacional. Sapin era y es partidario de sanear las cuentas públicas y el cumplimiento del pacto fiscal europeo, aplazando en el tiempo el cumplimiento de los objetivos presupuestarios (deuda y déficit) Montebourg era y es un adversario frontal del pacto fiscal europeo. Y llevaba meses pidiendo una nueva política. En vano. Hollande, primero, y Valls, después, confirmaron una y otra vez que no hay alternativa Ese enfrentamiento ha terminado precipitando una crisis gubernamental que afecta a toda Europa: el inmovilismo y el enfrentamiento ideológico francés se ha transformado en un cáncer para la zona euro.